CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Creador de Momo: 'Los niños pueden estar tranquilos. Momo está muerta'

Keisuke Aiso, quien realizó la terrorífica escultura, aseguró que ya no existe. La obra no estaba pensada para durar en el tiempo. Lamenta que la imagen haya sido usada para generar miedo en las redes sociales.

Al menos que vivas en Marte, es imposible que no hayas escuchado de Momo, el supuesto reto viral que pone en peligro las vidas de los niños y adolescentes. Y si no has escuchado, a lo mejor la siguiente imagen te resulte conocida:

Momo

Esta escultura, expuesta en una galería de arte en Tokio, llamada 'Vanilla Gallery', que se centra en exponer obras de arte "extrañas".

Keisuke Aisawa/Instagram

El creador de esa imagen es Kaisuke Aiso, un artista de 43 años que vive en Japón. El diario The Sun lo localizó el pasado domingo y le realizó una entrevista. En ella, el autor de la obra asegura que se siente "responsable" de la controversia que se ha generado en Internet al rededor de la siniestra figura. 

Supuestamente el terrorífico rostro aparecía en el servicio de mensajería Whatsapp e invitaba a los niños y adolescentes a autolesionarse a través de diferentes retos. El último, llevaba a la muerte. Posteriormente, sin comprobarse, se dijo que también aparecía en videos de YouTube y Facebook, causando el mismo efecto.

Pero Aiso explicó que el modelo real ya no existe: "Nunca fue pensado para durar. Estaba podrido y lo tiré lejos. Los niños pueden estar tranquilos. Momo está muerta, ella no existe y la maldición desapareció".

La obra original se llama Mother Bird y data de 2016. Fue exhibida en Vanilla Gallery, una galería de arte alternativo en la capital japonesa. "Por un lado, no me ha causado más que problemas, pero por otro lado, como artista, tengo un poco de apreciación de que mi obra de arte haya sido vista en todo el mundo", aceptó Aiso.

Finalmente, el artista aseguró que se siente responsable del miedo que ha trascendido a través de las redes sociales: "La gente no sabe si es verdad o no, pero aparentemente los niños se han visto afectados y me siento un poco responsable por ello".

El regreso de Momo

Como cada cierto tiempo estos retos virales regresan a la discusión en los medios de comunicación, sobre todo gracias a las noticias falsas o las bromas en redes, el miércoles 27 de febrero, YouTube tuvo que publicar un comunicado en el que informaba que desde su plataforma no está impulsando el #MomoChallenge:

"Queremos aclarar algo con respecto al Momo Challenge: no hemos visto evidencia reciente de videos que promocionen el Momo Challenge en YouTube", escribió la compañía en Twitter. "Los videos que alientan los desafíos dañinos y peligrosos están en contra de nuestras políticas", añadió.

Debido al sorprendente regreso de este tema, el diario The Guardian, en su sitio Web, publicó un artículo titulado "El 'reto de Momo' es un engaño malicioso, dicen las organizaciones benéficas". Y afirma: "La fábrica de rumores parece haber creado un circuito de retroalimentación, donde la cobertura de noticias sobre el desafío de Momo está impulsando a las escuelas o la policía a advertir sobre los supuestos riesgos planteados por el desafío de Momo, que a su vez ha producido más noticias que advierten sobre el desafío".

Y The Guardian no es el único en lanzar la advertencia. Este viernes, The Washington Post también se refirió al tema en su sitio dedicado a la "Cultura en Internet".

"Momo estaba perfectamente sintonizado para activar las alarmas en la mente de cualquier padre: hay algo en línea que usted no conoce y está a punto de matar o traumatizar a su hijo. Solo un problema: hay poca evidencia para confirmar que el desafío de Momo es real", dice el artículo.

Tanto The Guardian como The Washington Post aclaran que si bien han habido muertes que padres han relacionado con el reto, la policía no ha podido comprobar tal relación.

Como cierra el Post: "La propagación viral de este tipo de historias puede decir menos acerca del peligro que estos desafíos representan para los jóvenes y más sobre el temor que Internet inspira a los padres".