'Mission: Impossible - Rogue Nation' es un derroche de adrenalina

La quinta entrega de la saga de espías protagonizada por Tom Cruise se estrena en EE.UU. con buenas críticas, apoyada en su combinación de vertiginosas escenas de persecución, 'gadgets' ingeniosos y una buena combinación de humor y suspenso.

foto13.jpg
Rebecca Ferguson y Tom Cruise protagonizan la nueva entrega de la saga.Foto de Chiabella James / Paramount Pictures

Todas las películas de espías tienen como referencia a James Bond. En Estados Unidos se ha intentado reproducir su éxito con personajes tan variados como Matt Helm (Dean Martin), Flint (James Coburn) y Jason Bourne (Matt Damon). Pero la única saga de espías estadounidense que se le acerca en impacto e ingenio a las películas del agente 007 es la de Mission: Impossible, que nació como una serie televisiva en 1966.

El viernes, 31 de julio, se estrenó mundialmente la quinta entrega de esta franquicia cinematográfica. Se llama Mission: Impossible - Rogue Nation y hasta ahora la crítica ha coincidido en que se trata de la mejor película de la saga protagonizada por Tom Cruise.

Durante cinco películas -- la primera se estrenó en 1996, hace casi dos décadas -- Cruise ha dado vida al agente Ethan Hunt, miembro de una agencia de espionaje llamada IMF, que emprende las tareas más difíciles, como infiltrarse en lugares altamente protegidos por medio de máscaras y lo último en gadgets ingeniosos. Ah, y siempre en lugares exóticos. Y con una persecución a máxima velocidad.

Uno de los elementos que todo geek disfruta de estas películas es el uso de tecnología para lograr introducirse en sitios protegidos. En Mission: Impossible - Rogue Nation se emplea una impresora 3D para crear máscaras que reproducen de manera realista el rostro de algunos personajes (similar a la que Bryan Cranston usó en la Comic-Con de San Diego en 2014).

El filme también muestra escáners de movimiento, que permiten identificar a una persona por su manera de caminar. Además, se muestran teléfonos con tecnología de encriptamiento, capaces de "bloquear" cualquier intento de interceptación de una llamada en curso sólo con deslizar el dedo por la pantalla del dispositivo.

Otros gadgets muy divertidos usados en Mission: Impossible - Rogue Nation son unos cajetines que caben en la palma de la mano que abren cualquier cerradura y un catálogo de ópera que al abrirse revela una laptop ultraliviana, con pantalla líquida.

Esa es la fórmula tech de todas las películas de la saga, elementos que están presentes con creces en Mission: Impossible - Rogue Nation. La novedad está en que en la nueva película la historia es clara y directa, no exige verla varias veces para entender qué es lo que están buscando los protagonistas. Los personajes evolucionan al ritmo del guión, de manera que la historia resulta satisfactoria.

En Mission: Impossible - Rogue Nation el equipo de espías de Ethan Hunt corre el riesgo de ser eliminado por el gobierno estadounidense. Esta falta de apoyo se produce en el momento en que se enfrenta a su mayor enemigo, el Sindicato, una organización de espías renegados que desea crear el caos en el mundo.

foto12.jpg
Una de las escenas de acción más riesgosas de la película.Foto de Paramount Pictures

Hunt debe lidiar con esta amenaza reuniendo a los agentes más leales y capaces con los que cuenta: William Brandt (Jeremy Renner), enlace con la CIA; Benji Dunn (Simon Pegg), el hacker del equipo; y Luther Stickell (Ving Rhames), experto en reconocimiento facial y piratería informática.

El reparto lo completan la actriz sueca Rebecca Ferguson (Hercules) en el rol de la misteriosa Ilsa Faust; Sean Harris (Prometheus) como Solomon Lane, líder del Sindicato; y Alec Baldwin, tres veces ganador del Golden Globe, como Alan Hunley, director de la CIA.

Además de la claridad y foco de la trama, Mission: Impossible - Rogue Nation se destaca por introducir a una actriz que dará mucho de qué hablar en el futuro: Rebecca Ferguson. Su personaje de Isla Faust es el corazón de la película. Un carácter que exhibe dureza y vulnerabilidad al mismo tiempo, con grandes habilidades físicas para el combate. Es una agente que está al mismo nivel físico e intelectual de Ethan Hunt.

Escrita y dirigida por Christopher McQuarrie (The Usual Suspects), colaborador habitual de Cruise en varios proyectos previos (Valkyrie, Jack Reacher), la nueva Mission: Impossible cuenta con tres grandes secuencias de acción: una persecución en moto en Casablanca (Marruecos), un combate en la Ópera de Viena durante una presentación de Turandot, y el abordaje de un avión en pleno vuelo por parte de Hunt, que produce vértigo.

Mission: Impossible - Rogue Nation es una versión depurada de la estructura empleada decenas de veces en las películas de espías. Es la película en la que las aventuras de Ethan Hunt encuentran su voz propia y donde logran construir una fórmula propia y digna, que nada tiene que envidiar a los filmes de James Bond.

Close
Drag