CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

'Mission: Impossible - Fallout' son dos horas y media de excesos y acrobacias

[Reseña con pocos 'spoilers'] La sexta entrega de la franquicia de Misión: Imposible tiene capitales europeas, a Tom Cruise haciendo piruetas, persecuciones a toda la velocidad y una fotografía que te dará vértigo. Pero hay veces en las que un poco menos bien podría haber sido más.

null

Tom Cruise en París en Misión: Imposible - Fallout.

David James/Paramount Pictures

La primera Misión: Imposible de esta franquicia protagonizada por Tom Cruise y que adapta la serie de televisión de los 60 y 70 se estrenó en 1996. Venía con el tema musical original de Lalo Schifrin adaptado por Larry Mullen y Adam Clayton, de U2, un Tom Cruise que apenas tenía 34 años y estaba en uno de los mejores momentos de su carrera (acababa de robarle a Brad Pitt el protagonismo de Interview with a Vampire y al año siguiente lo nominarían a un Oscar por su papel en Jerry Maguire) y volvía a poner de moda el género de espías. Sin embargo, me he dado cuenta de que lo mejor de esa primera Mission: Impossible era que duraba 1 hora y 50 minutos.

Veintidós años después llega esta Mission: Impossible - Fallout o Misión: Imposible - Repercusión, la sexta entrega en la franquicia del espía Ethan Hunt (Tom Cruise). Me gustaría decirte que se trata de una historia de acción y aventuras entretenida y espectacular, que en realidad no hace falta que hayas visto o no las películas anteriores (o si lo hiciste, pero ya no las recuerdas). También me gustaría decirte que esta Mission: Impossible - Fallout es la perfecta película del verano. Pero no es así. Al menos no del todo.

null

Tom Cruise como Ethan Hawke por las calles de París.

Paramount Pictures

A ver, si eres un fan de la marca M:I este nuevo título incluye todos sus ingredientes habituales. Vas a ver a Tom Cruise colgado de helicópteros, colgado de acantilados, en una persecución en moto a toda velocidad y sin casco, en una persecución a toda velocidad corriendo y saltando entre los tejados de Londres, tirándose al vacío encima de un París lleno de luces nocturnas y recibiendo más de una paliza. Las localizaciones internacionales están garantizadas por supuesto: Belfast, Berlín, mucho París, un poco de Londres y una Cachemira tan espectacular que te van a entrar ganas de buscar esta región en Wikipedia y hasta de irte allí de vacaciones a la aventura.

Cruise, además, cumple a la perfección su papel de estrella de acción. Es el Cruise de los últimos años. El de Edge of Tomorrow, Jack Reacher o American Made. El Cruise comprometido con hacer sus propias secuencias de acción y peligrosas. El Cruise que está en forma y parece tener un pacto con el diablo para no envejecer. El Cruise comprometido con la causa de entretenerte y de que te vayas del cine satisfecho y convencido de que has visto una película que valía el dinero que has pagado por la entrada. Un Cruise que es un profesional consagrado.

mcj-01734-src.jpg

Rebecca Ferguson y Tom Cruise en 'Mission: Impossible - Fallout'.

Chiabella James/Paramount

Pero Mission Impossible 6 no es sólo eso. Está escrita y dirigida por Christopher McQuarrie, que curiosamente también se ha encargado de otras películas recientemente protagonizadas por Cruise como Edge of Tomorrow, Jack Reacher y Valkyrie, y que además escribió y dirigió la anterior Mission: Impossible - Rogue Nation. A esta entrega anterior, Fallout le debe mucho.

Para empezar vuelven los compañeros de equipo de Ethan, Luther (Ving Rhames) y Benji (Simon Pegg). También su jefe, interpretado por Alec Baldwin. Pero es que hasta vuelve el malo de Rogue Nation, ese terrorista de cara siniestra llamado Solomon Lane (Sean Harris). Y también la espía británica con la que tan bien congenió Ethan en aquella película, Ilsa (Rebecca Ferguson). De ahí que, si no viste Rogue Nation o no recuerdas muy bien lo que pasó, puedas ir un poco perdido en Fallout.

Reproduciendo: Mira esto: Las series de TV que más esperamos
3:11

También podrías ir un poco perdido porque en esta Mission: Impossible - Fallout pasan muchas cosas. Y hay muchos otros personajes. Algunos no lo suficientemente distintivos. Angela Bassett interpreta a otra jefa en las altas esferas del gobierno estadounidense, no muy contenta con el trabajo de IMF, la unidad de espionaje de Hunt. Henry Cavill y su bigote interpretan al agente Walker, el hombre de confianza del personaje de Bassett y alguien que tiene que encargarse de que a Hunt no se le vaya la misión de las manos. La misión en cuestión: evitar que unos terroristas compren titanio para activar armas nucleares e iniciar así su cruzada de destrucción.

De modo que en el camino de nuestros protagonistas se cruzan una tal White Widow y sus secuaces para hacer de intermediarios en la supuesta compra de titanio. A esa White Widow la interpreta Vanessa Kirby recién salida de The Crown, pero afortunadamente teñida de rubio porque lo único que necesitaba esta película era otra mujer de treintaipocos blanca, delgada, guapa y castaña. Y es que, además de Ilsa, Ethan se va a reencontrar con su ex, Julia (Michelle Monaghan). De modo que vas a tener que hacer memoria sobre lo ocurrido en Mission: Impossible III y Ghost Protocol. Si se te dan mal las caras, también vas a tener que encontrar alguna forma de distinguir a Ilsa de Julia. A mi colega Marta Franco, que me acompañó al pase para prensa de la película, no le resultó nada sencillo.

Mission: Impossible - Fallout

Henry Cavill, su bigote, y Angela Bassett en 'Mission: Impossible - Fallout'.

Chiabella James/Paramount Pictures

¿Te has perdido ya con la trama? Lo entendería y eso que he omitido mencionar a unos tales Apóstoles, los seguidores anarquistas de Lane y un misterioso John Lark, que creen algo así como que para conseguir la paz primero debe haber devastación.

Todo esto en dos horas y media de película con demasiados momentos de exposición narrativa y que se acaba haciendo larga, a pesar de la espectacularidad de muchas de sus secuencias. Y a pesar de que las máscaras de goma para hacerse pasar por otra persona sigan teniendo un papel protagónico y vuelvan a conseguir el típico golpe de efecto y sorpresa, se echa un poco de menos el humor que Rhames y sobre todo Pegg aportaron en tanta abundancia en la entrega anterior. 

En conclusión, si Misión: Imposible - Fallout hubiera sido una película de 1 hora y 50 minutos, con una o dos localizaciones internacionales menos, varios personajes menos y un par de subtramas menos, sería mucho mejor. Y es que a veces parece que lo mejor para ver una película de acción sea remontarse a los 90. Los efectos especiales dejaban mucho que desear, pero no deja de ser la década que consagró a Cruise, Bruce Willis y Harrison Ford como héroes del género.

Misión: Imposible - Repercusión se estrena en México el 26 de julio. Mission Impossible - Fallout se estrena en España y Estados Unidos el 27 de julio.

¿Te gusta el cine? No dejes de leer nuestra entrevista con el actor de Narcos y The Equalizer 2, Pedro Pascal, o nuestro artículo sobre lo mejor y peor de Ant-Mand and the Wasp.

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.