Mira estallar un 'océano de soda' de esta luna de Saturno

Puede que Encélado tenga un océano tibio bajo su helada superficie, pero podría salir disparado en grandes trozos que podrían estar plagados de monos de mar.

pia19060hires.jpg
Un simulacro de 'erupciones heladas' en Encélado.Foto de NASA/JPL-Caltech/SSI/PSI

Ya sabemos que Encélado, un satélite de Saturno, podría estar escondiendo algunas características bastante interesantes por debajo de su aparentemente muerto y congelado exterior -- a saber, un océano bajo la superficie que podría ser lo suficientemente caliente como para sustentar la vida. Nuevos hallazgos revelan más detalles sobre la composición de ese mar y que sus aguas están en erupción en forma de enormes hojas, tipo "rayas de tigre", y no en estrechos chorros como parecía previamente.

Dos equipos distintos han publicado sendos artículos en revistas académicas sobre el agua observada en Encélado; ambas utilizando datos de la nave espacial Cassini, que ha estado espiando a Saturno y sus lunas durante ya varios años.

Los investigadores del primer estudio, publicado en Geochimica et Cosmochimica Acta (PDF aquí, en inglés), utilizaron datos de espectrometría de masa de granos de hielo y gases en una de las fumarolas que salían disparadas del satélite. Espectrometría es una forma elegante y fascinante de ver los elementos de la luz que el ojo humano no puede detectar para determinar la composición de una muestra.

Mirando esos datos, el equipo fue capaz de determinar que el contenido de esas fumarolas -- y por extensión del subsuelo marino -- es altamente salado con un pH alcalino de alrededor de 11 o 12. La sal es el familiar cloruro de sodio que se encuentra en nuestros océanos y en nuestras papitas fritas aquí en la Tierra, pero también hay una buena dosis de carbonato de sodio, también conocido como "ceniza de soda", que usamos aquí en detergentes como un ablandador de agua y, a veces en la cocina.

Esto hace que el océano de Encélado sea más similar a uno de los "lagos de soda o sosa" aquí en la Tierra, como el Lago Mono en California. Debes saber que el Lago Mono no es renombrado por su pesca, pero eso no significa que este tipo de agua no pueda sustentar la vida. De hecho, hay ciertos tipos de peces que pueden prosperar en los lagos de sosa, y a los monos de mar (sea monkeys) les encanta, también.

El alto pH en el agua de Encélado podría ser causado por un proceso llamado serpentinización, que es el resultado del océano interactuando con el núcleo rocoso en su fondo del mar, y es bastante importante a la hora de considerar el potencial de la luna como un destino futuro para ir de buceo.

"¿Por qué despierta la serpentinización tanto interés? la reacción entre las rocas metálicas y el agua del océano también producen hidrógeno molecular (H2), que proporciona una fuente de energía química que es esencial para sostener una biósfera profunda en ausencia de luz solar dentro de lunas y planetas", dijo Christopher Glein, el autor principal de la Institución Carnegie para la Ciencia, en un comunicado. "El descubrimiento de la serpentinización hace de Encélado un candidato más prometedor para una génesis separada de la vida."

Una segunda publicación científica concluyó que la presión de ese sorprendente subsuelo del mar de soda en Encélado está creando otro fenómeno impresionante -- a saber, que el agua de soda salada no está saliendo de la luna en forma de chorros discretos como se pensaba anteriormente, pero en realidad como erupciones enormes a lo largo de fracturas conocidas como "rayas de tigre" en la superficie.

"La mayor parte de la actividad que se ve en las imágenes se pueden explicar sin la presencia de chorros discretos", dijo Joseph Spitale, autor principal del estudio publicado en la revista Nature, en un comunicado de la NASA.

Básicamente, esa explicación es que tienes agua, hielo y gases en erupción a lo largo de estas grandes grietas en la superficie -- algo que a veces vemos con la lava en Hawai e Islandia. A lo largo de gran parte de la longitud de estas grietas, las erupciones no eran lo suficientemente grandes para que Cassini las viera, excepto en los lugares donde las "rayas de tigre" se plegaban sobre sí mismas -- como los pliegues de una cortina. Esos pliegues también podrían explicar los chorros discretos que Cassini observó anteriormente.

Mira el video a continuación para darte una mejor idea de este efecto.