CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Ciencia

Mira cómo un agujero negro se devora una estrella

Un equipo internacional de astrónomos ha sido testigo de un evento 'extremadamente raro': un hoyo negro comiéndose una estrella para luego expulsar un chorro de material a una velocidad cercana a la de la luz.

Cualquier estrella que se acerque a un agujero negro corre con la inevitable suerte de ser destrozada y consumida por la enorme fuerza de gravedad. Los astrónomos, usualmente, observan esta masacre después de los hechos. Pero el ver a un agujero negro en plena acción es algo muy raro.

Un equipo internacional de astrónomos ha realizado una nueva observación de un hoyo negro con las manos en la masa y devorándose su almuerzo. El evento que los astrónomos describen en un ensayo publicado en la revista Science es espectacular. No sólo pudieron observar la muerte de una estrella, sino al agujero expulsar una ráfaga de materia a una velocidad cercana a la velocidad de la luz.

"Estos eventos son extremadamente raros", dijo el autor principal del ensayo Sjoert van Velzen, de la Johns Hopkins University. "Es la primera vez que vemos todo desde la destrucción de la estrella hasta la expulsión de un flujo cónico, también conocido como chorro, y lo vimos desarrollarse durante varios meses".

blackhole.jpg

Ilustración hecha por un artista de una estrella que cae dentro de un agujero negro (izquierda) y los chorros de plasma (derecha).

Amadeo Bachar/Johns Hopkins University

Un grupo de investigadores de la Ohio State University fue el primero en observer a la estrella, del mismo tamaño del Sol, desviarse de su trayectoria hacia el campo gravitacional del agujero negro. El equipo anunció este descubrimiento en diciembre pasado. Cuando Velzen leyó la noticia, supo que tenía muy poco tiempo para captar los chorros en acción.

"Intentos anteriores por encontrar pruebas de estos chorros, que incluyen mis propios intentos, llegaron tarde", dijo.

Pero el equipo de van Velzen lograron su cometido justo a tiempo. Organizó un equipo de 13 astronautas provenientes de Estados Unidos, Holanda, Gran Bretaña y Australia. El equipo utilizó telescopios terrestres para obtener datos ópticos, de radio y rayos X para armar un retrato compuesto de varias longitudes de ondas del evento.

Es difícil estudiar los agujeros negros porque no podemos verlos. Su fuerza gravitacional es tan enorme que ni siquiera la luz puede escaparse de ellos. La única forma en la que los astrónomos pueden estudiar los agujeros negros es observar el efecto que tienen en el espacio que les rodea, que incluye lo que consumen y lo que emiten.

Una estrella, que representa un gran banquete para un hoyo negro, haría que el agujero negro emita chorros de material y plasma desde sus polos. No se sabe a ciencia cierta cómo se forman estos chorros, pero según una hipótesis, a medida que el material cae dentro del agujero, éste se supercalienta y se expulsa a lo largo del eje de giro del agujero

Los agujeros negros también están rodeados de materia conocida como discos de acrecimiento. Pero al descartar la posibilidad de que el súbito aumento de luz proviene del disco de acrecimiento del agujero negro, el equipo pudo confirmar que lo que estaban observando era, en efecto, el masacre de una estrella.

"La destrucción de una estrella por un agujero negro es algo hermosamente complicado, y aún estamos muy lejos de entender este fenómeno", dijo van Velzen. "En base a nuestras observaciones, sabemos que los flujos de restos estelares pueden organizarse y formar un chorro de una forma bastante rápida, que es una información muy importante para armar una teoría completa de estos eventos".