Microsoft planea ganar en la realidad virtual sin fabricar un dispositivo

Imagínate que las HTC Vive y las HoloLens de Microsoft trabajaran en conjunto. Pues, ésa es la idea que Microsoft espera inspirar entre desarrolladores de Windows.

James Martin/CNET

La realidad virtual ya está aquí, pero no así las gafas HoloLens de Microsoft.

Microsoft no quiere construir un equipo tradicional de realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés), y no sabe cuándo sus gafas de realidad aumentada estarán listas para el mercado. Pero mientras eso sucede, Microsoft tiene un plan. Utilizará el encanto combinado de la realidad virtual con la realidad aumentada para ayudar a convencer a los usuarios, desarrolladores y fabricantes de equipos de VR de usar su sistema operativo Windows 10.

El miércoles, Microsoft anunció que Windows Holographic, la versión especial de Windows que alimenta sus gafas HoloLens, ya no será especial. En un futuro próximo, Microsoft llevará todas sus características a las versiones normales de Windows 10, y abrirá las compuertas para que los fabricantes de equipos construyan sus propios auriculares o gafas para computadoras usando el último sistema operativo de Microsoft.

Mediante la adición de soporte de software para VR y AR a Windows 10, Microsoft espera que conectar un auricular a tu PC tan simple como conectar una impresora, según la compañía.

Y Microsoft tiene una gran visión de lo que podría suceder una vez que los equipos jueguen en concierto con Windows. Estos podrían dejar que las personas trabajen juntas en diferentes zonas horarias como si estuvieran en la misma habitación -- no importa qué tipo de gafas, visor o equipo use una persona en particular.

Para darse una idea, échenle un vistazo a este nuevo video Microsoft:

Aun cuando una persona tenga puestas unas gafas HTC Vive, en lugar de HoloLens, la plataforma de Microsoft permitirá que tres personas vean entre sí y su entorno lo suficientemente bien como para colaborar en un proyecto. ¿Cómo? Cuando los sensores de las HoloLens escanean una habitación, la plataforma de Microsoft puede compartir esa exploración con el usuario de las HTC Vive también.

Por supuesto, ese escenario en realidad sólo tiene sentido si al menos una persona tiene un kit de desarrollo de HoloLens (que cuesta US$3,000 y no está totalmente listo para el mercado). Y eso nos lleva a la realidad virtual.

Incluso si se necesitan años para que llegue una versión lista para el consumo de las HoloLens y para que la idea de una colaboración entre realidad virtual y realidad aumentada dé sus frutos, Microsoft puede aprovechar el entusiasmo de inmediato, diciendo a los desarrolladores que si construyen aplicaciones universales de Windows para auriculares de realidad virtual en este momento, esas mismas aplicaciones funcionarán en equipos de realidad aumentada como las HoloLens posteriores.

Es una manera de vender la idea más fácil a los desarrolladores, en lugar de pedirles que creen aplicaciones para las HoloLens, pues éstas pueden tardar años en salir.

"El anuncio extiende Windows Holographic de ser una tecnología interesante, pero relativamente estrecha, a algo que realmente abre las oportunidades para nuevos modelos de uso y tipos de aplicaciones", dijo Steve Kleynhans, analista de Gartner.

Mientras tanto, le permite a Microsoft trabajar su camino en el mercado de VR -- uno en donde según la firma de investigación de mercado IDC se enviarán 9.6 millones de unidades de hardware VR este año, y 64.8 millones en 2020.

Aunque los equipos Oculus Rift y HTC Vive existentes técnicamente se conectan a las PC con Windows, Microsoft actualmente no se beneficia tanto como se podría pensar. Los desarrolladores para Oculus y Vive no crean experiencias de realidad virtual utilizando herramientas de Microsoft y los propietarios de los equipos no comprar software de realidad virtual en la Microsoft Windows Store. Facebook (dueña de Oculus) y Valve (socio de HTC) tienen sus propios escaparates y sus propias herramientas, lo que significa que éstas ganarán dinero del ecosistema de VR hasta que alguien más entre al ruedo.

Y ese alguien podría ser Microsoft, siempre y cuando pueda convencer a sus socios a juntarse alrededor de Windows en lugar de Oculus o de Valve.

Hasta el momento, el apoyo parece fuerte: Intel, AMD, Qualcomm, Acer, Asus, Dell, HP, Lenovo, MSI y otras fabricantes de PC más pequeñas como Falcon Northwest, CyberpowerPC y iBuyPower están comprometidos con la idea de Microsoft, de acuerdo con Microsoft.

Aunque fabricar auriculares especiales podría parecer arriesgado para los fabricantes, eso podría ser una necesidad si es que VR realmente despega, dijo el analista de Moor Insights & Strategy, Patrick Moorhead. "Si das un paso atrás, verás que la realidad virtual, la realidad aumentada y la MR [realidad mixta] son un reemplazo de una pantalla, teclado, ratón y lápiz, por lo que es un riesgo enorme si no lo hacen".

En la remota posibilidad de que sus negocios tradicionales queden rezagados por los auriculares, no querrán quedarse fuera de la jugada.

Close
Drag