guía de compras navideñas

Microsoft elige a Satya Nadella como nuevo presidente ejecutivo

Nadella reemplaza a Steve Ballmer y tomará las riendas en un momento en el que Bill Gates deja la presidencia del directorio.

satya-nadella-microsoft_610x358.jpg

Ahora comienza lo difícil.

Después de seis meses de una ardua búsqueda, Microsoft le ha dado la responsabilidad de su futuro a Satya Nadella, quien reemplaza a Steve Ballmer y se convierte en apenas el tercer presidente ejecutivo en las casi cuatro décadas de existencia de la empresa.

El fundador Bill Gates, mientras tanto, pasará a ser un “asesor en tecnología”, lo cual sugiere que tomará un rol más activo en el desarrollo de los productos de Microsoft. John Thompson asumirá el rol de presidente del directorio.

“Satya es un líder consumado con sólidas habilidades de ingeniería, visión de negocios y la habilidad de acercar a la gente”, dijo Gates en un comunicado. “Su visión sobre cómo se usará y se vivirá la experiencia de la tecnología en el mundo es exactamente lo que Microsoft necesita en momentos en que la empresa empieza su nuevo capítulo con la expansión en el desarrollo de producto y mayor crecimiento”.

Al escoger a Nadella, que viene del grupo Empresarial y de la Nube de Microsoft, Microsoft ha dado las riendas a un ejecutivo con muchos logros y con un perfil muy similar al de su cofundador, Bill Gates, quien según reportes apoyó a un candidato con suficiente peso técnico como para inspirar – y de ser necesario, cambiar – la cultura de Microsoft, centrada en la ingeniería. También, la designación desbancó la noción inicial durante el proceso de selección de que el directorio necesitaría buscar un candidato de afuera para modificar las cosas al interior de la empresa.

Artículos relacionados


A la relativamente corta edad de 46 años, Nadella estaba encargado de una de las divisiones de mayor crecimiento de Microsoft – el Grupo de la Nube y Empresarial – que representó US$20,300 millones en ingresos y US$8,200 millones en ganancias operativas durante el más reciente año fiscal de la empresa.

Tanto los observadores de la empresa como sus colegas le dan crédito a Nadella de ayudar al grupo de servidores y herramientas de Microsfot a pasar a un modelo de desarrollo más rápido y ágil – por lo que ya no están innovando en largos ciclos de 18 meses. Al mismo tiempo, ha sido un pieza clave para forzar un cambio en el enfoque de las empresas a los servicios en la nube y en el software como un servicio. Brad Silverberg, quien cofundó la firma de inversión de riesgo Ignition Partners después de una larga y exitosa carrera en Microsfot, apuntó que Nadella hizo un “trabajo excepcional” al pasar a Microsoft a la nube, donde su servicio Azure es hoy en día un fuerte rival de Amazon Web Services.

El nuevo jefe llega a un puesto donde hay mucho que celebrar pero también mucho de que preocuparse en una empresa que aún sigue intentando entender su lugar en un mundo post-PCs. Quizá la pregunta más urgente que tiene que responder Nadella es si vale la pena mantener las diferentes piezas de Microsoft juntas o reconfigurar la empresa con menos líneas de negocios. Pero los analistas que están familiarizados con Nadella dicen que su historial es prometedor.

“Satya Nadella es un líder duro e impulsado por los números”, dice Ted Schadler, de Forrester. “Es un visionario, que tiene pasión por el cambio, que lo está haciendo, y sabe lo que se necesita para lograr cambios en la cultura única de Microsoft. Una persona de afuera se las vería negras para lograr esto llegando de cero. Y el tiempo es esencial”.

Hay una línea de pensamiento que sugiere que Microsoft es simplemente demasiado grande para poder competir con empresas más ligeras y ágiles que nacieron durante la era de Internet. Si Nadella se cree esa visión del mundo, podría decidir vender los negocios de Xbox y Bing, como ha sugerido Rick Sherlund de Nomura Equity Research. Este mismo año, Sherlund diseñó una escenario en el que Microsoft vende Bing a Facebook o Yahoo, al tiempo de buscarle comprador al negocio de Xbox entre las empresas de productos electrónicos de consumo, donde encajaría mejor. Esa es la visión de Wall Street, por lo menos. Ahí no hay nada nuevo, ya que los inversionistas se han mostrado negativos hacia Bing desde hace tiempo. La división de servicios en línea, la organización corporativa que es hogar de Bing, perdió US$1,300 millones el año pasado. Un año antes, perdió US$8,100 millones. Pero ahora que Microsfot integra su tecnología de búsqueda en casi todo su software y hardware como un servicio, Nadella podría decidir, al igual que Ballmer, que es un pieza que encaja estratégicamente.

También, hay buenos argumentos a favor de quedarse con Xbox: es un área de crecimiento con excelentes posibilidades. Entonces, ¿por qué deshacerse del negocio cuando apenas está alcanzando su potencial?

Obviamente, Nadella tendrá que considerar esas visiones del futuro que compiten entre sí, pero no necesita apresurar una decisión. Las buenas noticias son que no hay nada inmediatamente preocupante en los negocios básicos de la empresa de Windows y Office, y esos son los que pagan los gastos. También, Windows Azure, la plataforma en la nube de la empresa, está calificada como un éxito rotundo, con más de US$1,000 millones en ingresos por trimestre. Y dados los conocimientos de Nadella del negocio empresarial de Microsoft, que es el motor detrás del impulso actual en ingresos, los inversionistas pueden sentirse optimistas de que el nuevo jefe no arruinará una fórmula ganadora.

Una vez que la batuta pase oficialmente de manos de Ballmer, que anunció en agosto pasado su intención de dejar el puesto dentro de los siguientes 12 meses, comenzará el conteo. El nuevo presidente ejecutivo aún tiene que decidir hacia dónde llevar a Microsoft en un mundo crecientemente dominado por las tabletas y por el software que vive en la nube. Las estadísticas finales no estarán listas sino hasta dentro de un tiempo, pero se espera que muestren una mayor caída de las ventas de PCs en el cuarto trimestre de 2013 – y eso no cambiará, lo cual es una señal preocupante para el exitoso monopolio de la empresa con Windows.

Otro reto: ¿podrá Microsoft impulsar el tipo de ecosistema de aplicaciones que Google y Apple han creado exitosamente? La atrevida decisión de comprar el negocio de dispositivos de Nokia abre un frente más directo en la competencia con sus dos principales rivales. Pero la entrada al negocio de hardware de celulares, un mercado en donde Microsoft ha tenido un éxito relativo, enfrenta al nuevo presidente ejecutivo con la dura realidad. Ahora, le toca a Nadella hacer que esta división más reciente funcione con el resto de la empresa de tecnología que hoy hereda.

Muchas preguntas que no tienen respuestas sencillas.