De cómo las gafas Oculus Rift convencieron a una escéptica de la realidad virtual

Tuve la oportunidad de ponerme las gafas de realidad virtual que lanzará la división de Facebook para el consumidor el próximo año, y quedé muy impresionada con el diseño y la experiencia.

Su servidora, Claudia Cruz, probando las Oculus Rift para el consumidor durante E3 2015. Cortesía de Oculus

LOS ÁNGELES, California -- Seré honesta, siempre he dudado de que la realidad virtual -- ese concepto de que podemos tener experiencias verdaderas dentro de mundos creados por una computadora -- sea para mí.

Pero dos experiencias con las nuevas gafas Oculus VR esta semana me han cambiado la opinión.

El martes, el primer día de la feria de videojuegos Electronic Entertainment Expo (E3), tuve la oportunidad de estar entre las primeras 1,000 personas no afiliadas con Oculus VR o Facebook, en ponerme las nuevas gafas de realidad virtual Oculus Rift.

Frente a mis casi media docena de experiencias con las Rift para desarrolladores desde enero de 2014, esta versión, que Oculus piensa sacar al mercado durante el primer trimestre de 2016, me asombró por su calidad, su comodidad y por la variedad -- aunque pequeña -- de juegos que pude probar.

Estas gafas se revelaron por primera vez en una previa para la prensa en los estudios de cinematografía de Oculus VR en San Francisco. Oculus aún no ha divulgado el precio

Lo primero que noté en comparación a la versión anterior es que las Rift para el consumidor son mucho más livianas. Definitivamente el equipo de ingenieros de Oculus encontró una manera de comprimir toda la computadora, sensores y lentes dentro de una cubierta de material plástico menos pesada y menos ancha que la versión anterior.

Como verán en la foto, yo tengo el pelo rizo, y antes tenía que recogerme el cabello para ponerme las Rift de desarrolladores que tenían unas bandas elásticas. Estas no eran incómodas, pero me despeinaban.

Esta vez, en cambio, el joven que me ayudó durante la demostración en el booth de Oculus en E3 sólo tuvo que despegar el ajuste de velcro en la parte superior de las gafas para ponérmelas. También me ayudó a quitarlas, pero me imagino que no sería muy difícil hacerlo yo misma.

Lo que sí diré es que, a pesar del montón de cabello que tengo, pude escuchar bastante bien por los audífonos integrados (Oculus permitirá que los usuarios puedan cambiarlos). Como las gafas que probé fueron para demostración, no tenía el botón para cambiar la distancia de los lentes para que se ajusten a los ojos del usuario. Sin embargo, no tuve ningún problema.

El momento de la verdad: jugar con las Oculus Rift

Yo soy aún novata en mi experiencia con los videojuegos, por ello, decidí comenzar esta experiencia jugando algo simple: hockey sobre hielo.

Antes de comenzar el partido en el que jugaría como portero, pasé por una sección de instrucción bastante rápida. En este caso, un jugador de hockey se me acercó y me dijo que fijara la vista en su dedo (primero al centro, luego a la derecha y después a la izquierda) para que el sensor de la cámara de seguimiento de movimiento pueda rastrear mis movimientos. Esto ayudó porque me di cuenta de que cuando fijaba la mirada en al disco de hockey se ponía color verde y, cuando no, estaba rojo. Era mi deber como guardameta evitar que anotara el equipo contrario, por lo que era sumamente importante no perderle la vista ni un momento al puck.

Usando el control de Xbox, que se venderá con las gafas Rift, comencé a defender la portería. Cuando me disparaban el disco desde la izquierda tenía que oprimir el botón 'L' del control y viceversa presionando la 'R'. Aunque el juego -- que sólo se llamaba VR Sport,tal vez un nombre seleccionado para marcar la categoría de juegos de realidad virtual que pronto llegarán -- es técnicamente fácil, perdí 5 goles a 4 porque no reaccioné lo suficientemente rápido. Durante el juego también tienes la oportunidad de jugar a delantero y dispararle al gol. Tristemente nunca llegué a anotar.

Esa experiencia de deporte me hizo querer tener unas Rift para jugar al fútbol, hockey y, tal vez, hasta al baloncesto. La resolución estuvo muy buena y el movimiento de las imágenes fue rápido, tan rápido que me sentí lenta. Y como sólo tenía que mover la cabeza en horizontal, de derecha a izquierda, no sentí nada de náuseas.

También tuve la oportunidad de jugar Eve: Valkyrie. Este es un juego de guerras intergalácticas y tienes que batallar contra naves enemigas. Este juego es sumamente impresionante porque realmente te sientes como si estuvieses viajando por el espacio. El control del mando es muy importante para que no te pases el tiempo dando vueltas boca arriba (como yo). Si mantienes el sentido de orientación, no sólo evitarás el vértigo sino que también matarás al enemigo.

No pude en esta ocasión probar los Oculus Touch, unos controles para las manos que permitirán que los jugadores tengan la sensación de tocar y levantar los objetos dentro de sus experiencias de realidad virtual. Los Touch serán inalámbricos. (CNET en Español pronto tendrá un Primer Vistazo, entonces asegúrate de seguirnos en redes sociales).

La pregunta es: ¿compraría yo unas Oculus Rift? Posiblemente. Los usuaría para videojuegos de deportes y también para ver películas y los suplementos para las películas que comenzarán a salir. Actualmente Oculus tiene 12 juegos disponibles para las Rift, pero también ha lanzado un programa para desarrolladores y tiene películas animadas en producción. Sin embargo, el precio será una consideración: actualmente podría costar entre US$500 y US$800.

Verano de la tecnología

El verano es una de las épocas más activas en la industria de la tecnología. Te traemos toda la cobertura de Google I/O, E3 y WWDC y todas las noticias más importantes de la temporada.

All Verano de la tecnología Noticias
Close
Drag