Las metidas de pata en la industria de la tecnología en 2016

Nadie es perfecto, pero estos errores y controversias no sólo le cuestan miles de millones de dólares a estas empresas sino también su reputación y — lo más importante — la seguridad del consumidor.

Las grandes metidas de pata este año en el mundo de la tecnología tienen un común denominador -- o un destino en común --: la muerte.

La muerte de un dispositivo, la muerte de una marca, la muerte de una reputación. La muerte de una persona.

Y es que los faux pas de 2016 en la industria de la tecnología fueron tan graves que su destino final ha sido la desaparición. Las causas son varias: desde defectos en el producto que ponen en riesgo la seguridad física y digital del consumidor hasta estrategias erradas o retrasadas que fracasan en su intento por revivir o recuperar la gloria de antaño.

La siguiente lista, que recaba cinco casos, no pretende registrar todas las metidas de pata, sino las que más sonaron y las que más repercusión han tenido tanto para la empresa que cometió el tropiezo como para los consumidores. Claro, está, el factor escándalo no se ausenta en estos casos.

5. Tesla y Takata: Un giro inesperado

elon-musk.jpg

Elon Musk, el fundador y presidente ejecutivo de Tesla.

Foto de VCG, VCG vía Getty Images

La empresa de carros eléctricos Tesla tiene en sus manos, en la perspectiva de muchos, la clave del futuro automotriz. Sin embargo, en mayo, una de sus funciones estrella -- el piloto automático -- fue el supuesto causante de una muerte. Un hombre en Florida murió en mayo mientras conducía un Tesla Model S con la función de Autopilot activada. La empresa investigó el incidente y en septiembre anunció que actualizaría la función con mejoras, no sin que antes surgiera un reporte de otra muerte en Hong Kong que podría haber estado vinculada con la función de piloto automático.

Por otra parte, Takata, la fabricante de bolsas de aire integradas en los autos de automotrices como Toyota, Honda, Dodge y Ferrari se vio en aprietos mayores cuando las fabricantes automotrices hicieron un llamado al retiro de docenas de millones de vehículos del mercado mundial.

Por un defecto en la fabricación, las bolsas de aire se pueden convertir en dispositivos explosivos.

Las bolsas de aire fabricadas por Takata fueron utilizadas a lo largo y ancho de la industria automotriz, por lo que no sorprende que el número de vehículos retirados sea tan inmenso y suceda simultáneamente.

Hasta el momento, 13 muertes y 100 lesiones se han asociado a este problema, que Takata ha arrastrado desde hace dos años.

4. BlackBerry: Fin de una era

BlackBerry, la empresa canadiense que disfrutó de una impresionante popularidad durante los primeros días de los teléfonos móviles, confirmó a finales de septiembre lo que ya muchos veían avecinarse: su negocio de telefonía llegó a su fin.

blackberry-dtek50-2566-001.jpg

Chau, BlackBerry.

Foto de Josh Miller/CNET

La decisión se dio en base al fracaso de su último intento por utilizar software Android para impulsar el interés en sus dispositivos. En lugar de fabricar sus propios dispositivos, BlackBerry dependerá de otros para diseñar, fabricar y vender dispositivos. BlackBerry, por su parte, le dará su nombre a estos productos.

BlackBerry, como muchas otras, no ha sabido cómo erigirse frente al éxito del iPhone y los teléfonos inteligentes de empresas como Samsung. Y, de ser una de las fabricantes de teléfonos móviles más exitosas (en 2009 controlaba una quinta parte del mercado de telefonía, detrás de Nokia) pasó a ser un vestigio, con una participación del 1 por ciento en el mercado.

Los resultados del segundo trimestre tampoco pintan un buen futuro: la empresa volvió a experimentar una pérdida del US$372 millones, o 71 centavos por acción, frente a una ganancia de US$51 millones o 24 centavos por acción del año anterior. Los ingresos cayeron en un tercio a US$334 millones.

3. Theranos

La premisa de la startup Theranos era brillante: con sólo una gota de sangre, la tecnología de Theranos era capaz de realizar cientos de pruebas, ahorrándole al paciente el dolor de y la molestia de las aguja, y aumentar el acceso a pruebas que de otra forma resultarían muy costosas. Esta premisa, que resguardaba el potencial de irrumpir un sector de la industria de los servicios de salud que está dominado por un pseudomonopolio encabezado por LabCorp y QuestDiagnostics, no sólo atraía inversiones millonarias por su aspiración de cambiar el mundo sino por la figura que la potenciaba: Elizabeth Holmes, nombrada la más joven mujer multimillonaria cuya estética, ideología y comportamiento eran claras señales de su adulación por Steve Jobs.

gettyimages-490572420.jpg

La fundadora y presidenta ejecutiva de Theranos, Elizabeth Holmes, fue de la cima a la lona en cuestión de meses.

Foto de JP Yim / Getty Images

Pero esta promesa empezó a mostrar su talón de Aquiles cuando un reportaje del diario The Wall Street Journal puso en cuestión la fiabilidad de la tecnología y de su originalidad. La investigación del diario puso en tela de duda si la tecnología de Theranos, personificada en una máquina de análisis nombrada Edison, en efecto podía realizar de forma precisa y confiable cientos de pruebas con una cantidad tan mínima de sangre. Por otra parte, el periódico subrayó que esta clase de tecnología no es necesariamente original ya que existen otras máquinas de fabricantes como Siemens que pueden realizar pruebas a partir de una muestra mínima de sangre; además, estas máquinas ya contaban con la aprobación de la FDA, mientras que Theranos no.

Holmes negó todas las acusaciones, pero el daño ya estaba hecho. La valuación de Holmes fue de US$4,500 millones a cero en cuestión de meses. Y para octubre de este año, Theranos dijo que iba a detener las operaciones de sus laboratorios y centros de cuidado para enfocarse en trabajar en pequeñas máquinas de pruebas de sangre.

2. 'Hackeo' en Yahoo

La presidenta ejecutiva de Yahoo, Marissa Mayer.

Foto de Ethan Miller / Getty Images

Fue una tormenta perfecta, y no pudo llegar en mal momento. La ya abatida Yahoo acababa de cerrar un trato para su adquisición de parte de Verizon cuando la una vez gigante reinante de Internet reveló que fue víctima del peor hackeo de la historia. El ataque cibernético, que tomó lugar en 2014, puso en peligro la información personal de unos 500 millones de usuarios de Yahoo, como direcciones de correo electrónico, contraseñas cifradas y otra clase de datos personales. Pero eso no es todo, porque cuando se creía que no se podía llegar a peor, la una vez pionera del Internet reveló en diciembre que fue víctima de otro hackeo en 2013 que impactó a 1,000 millones de usuarios.

Estas malas nuevas no sólo le dieron otro duro golpe a la pionera de Internet que ya venía sufriendo desde 2012, sino que hicieron a Verizon pensarlo dos veces sobre su flamante compra realizada en julio por una suma de US$4,800 millones. De hecho, Yahoo dijo en noviembre que la gigante de telefonía podría estar replanteándose la compra --hasta pidió que se le descontara US$1,000 millones de la oferta -- y que era posible que diera marcha atrás en su propuesta de adquisición.

1. Galaxy Note 7

spiralbinder-2016-4436-014.jpg

El Galaxy Note 7.

Foto de Josh Miller/CNET

Por la envergadura del problema, por el alto perfil de la empresa y por la triste ironía que representó el incidente, el retiro mundial del Galaxy Note 7, uno de los teléfonos consentidos de Samsung -- y por un corto tiempo, el consentido de los expertos que llegaron a probarlo -- es la metida de pata más gigante en la industria de la tecnología de este año.

El Note 7, que arribó más temprano de lo normal para competir con el iPhone 7 y 7 Plus, se ganó el corazón de los amantes de la tecnología. Pero poco después de haber salido a la venta, empezaron a surgir rumores de unidades que se incendiaban y explotaban. Esto detonó una reacción en cadena: Samsung llamó al retiro mundial del dispositivo; dos semanas después llegaron las unidades de reemplazo; surgen más reportes de unidades de reemplazo que se incendiaban; Samsung llama a un segundo retiro del mercado del dispositivo; y, finalmente, la gigante surcoreana le da el último golpe al ataúd del Note 7 al suspender las ventas del teléfono y cancelar su producción.

Este fiasco le costó a Samsung un total de US$5,000 millones y una herida reputación, que fue más magullada con otro llamado al retiro de un producto de Samsung (lavadoras) y otro reporte de un teléfono que se incendia (el Samsung J5).

Los siguientes casos se merecen una mención honorífica:

1. El cierre de Vine le da otro golpe a la ya magullada Twitter.

2. Gawker vs. Hulk Hogan: El luchador deja en la lona al sitio de chismes Gawker, que tiene que pagarle US$31 millones por invasión a la privacidad. La abatida Gawker fue luego adquirida por Univision.

3. GoPro le corta las alas a su dron Karma, ya que el vehículo parece perder energía al volar.

Close
Drag