Médicos prueban 'animación suspendida' en humanos

Una nueva técnica médica extrae la sangre del paciente y la reemplaza con una solución salina para enfriar el cuerpo y reducir las funciones corporales.

cryosleep.jpg
Crédito: 20th Century Fox
 

Los primeros intentos por colocar a los humanos en animación suspendida utilizando una nueva técnica se realizarán este mes en el Hospital Presbiteriano UPMC en Pittsburgh, Pennsylvania. El objetivo de ello no es viajar por el espacio, sino salvar vidas.

Esta técnica será utilizada en 10 pacientes cuyas heridas serían letales a no ser por la animación suspendida para concederles a los cirujanos un poco más de tiempo durante la operación. Como lo sugiere la ciencia ficción, esta técnica consiste en enfriar el cuerpo a través del desangrado. Eso es, un equipo de cirujanos extrae toda la sangre del paciente y la reemplaza con una solución salina fría. Esto ayudará a enfriar el cuerpo y a reducir las funciones corporales para que se detenga o disminuya el consumo de oxígeno. Fenómenos similares se han visto en accidentes. Por ejemplo, la sueca Anna Bågenholm sobrevivió 80 minutos atrapada bajo una capa de hielo después de un accidente de esquí; y Mitsutaka Uchikoshi, de Japón, sobrevivió 24 horas sin comida ni agua después de entrar en un estado de hibernación hipotérmica.

  

“La verdad es que estamos suspendiendo vida”, dijo el Dr. Samuel Tisherman, quien encabeza el la prueba experimental, a la revista New Scientist. “No nos gusta calificarlo de animación suspendida porque suena como a ciencia ficción. Le llamamos, por ello, preservación y resucitación de emergencia”.

Esta técnica fue desarrollada por el Dr. Peter Rhee, quien realizó experimentos exitosos en cerdos en el año 2000. En 2006, Rhee y sus colegas publicaron los resultados de sus estudios. Después de que cortarle las arterias a los cerdos, los investigadores reemplazaban la sangre con solución salina, la cual disminuía la temperatura del cuerpo a 10 grados centígrados.

Los cerdos, cuyas temperaturas corporales no fueron manipuladas, perecieron. Por otro lado, los cerdos que fueron resucitados a una velocidad mediana exhibieron una tasa de supervivencia del 90 por ciento. A algunos de estos cerdos, sin embargo, hubo que reactivarles el corazón. Después del procedimiento, estos cerdos no mostraron deficiencias físicas ni mentales.

Por esta razón, esta técnica sólo se utilizará como una medida de emergencia en pacientes que han sufrido un paro cardíaco como resultado de una lesión severa y traumática, que tienen la cavidad pectoral abierta y que han perdido por lo menos la mitad de su volumen de sangre; o sea, pacientes con lesiones que tienen una tasa de supervivencia del 7 por ciento. La tasa de supervivencia de estos pacientes se comparará con la cifra de un grupo de pacientes que no ha recibido este tratamiento. 

Aunque esta técnica no es del todo una realidad (después de todo, el cuerpo humano sólo puede permanecer en estas condiciones durante pocas horas sin que haya repercusiones mayores), es sin duda un avance si aumenta la tasa de supervivencia del paciente.

Si deseas conocer más acerca de la prueba experimental de esta técnica, visita el sitio web de Acute Care Research.

Close
Drag