CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Evita estos errores en Amazon Prime Day 2020 Los mejores regalos para estar sano The Haunting of Bly Manor Pixel 5 Trucos ocultos de tu suscripción de Amazon Prime Consejos para las mejores ofertas de Prime Day

Medallas de Tokio 2020 serán los residuos de computadoras y teléfonos desechados

Estos serán los Juegos Olímpicos más ecológicos de la historia. Los organizadores esperan recoger unas ocho toneladas de metal para las 5,000 preseas que se entregarán.

Las medallas de oro que se entregaron en los Juegos Olímpicos de 2016 estaban compuestas casi al 99 por ciento de plata reciclada y el resto de oro. Pero para 2020, el material principal será: basura.

Olímpicos y Paralímpicos que se realizarán en Tokio, Japón, repartirán medallas de residuos electrónicos reciclados, incluidos teléfonos inteligentes, cámaras digitales y otros juegos de mano y computadoras portátiles, según revelaron los organizadores este viernes.

Nota del editor: El Comité Olímpico Internacional informó el 24 de marzo que los Juegos Olímpicos Tokio 2020 fueron suspendidos por el coronavirus. La competencia se realizará en algún momento de 2021. Cuando la fecha se anuncie, actualizaremos esta nota.

En estos dispositivos electrónicos se encuentran pequeños residuos de oro, plata y bronce.

En un comunicado, los organizadores explican que esperan recoger unas ocho toneladas de metal para las 5,000 medallas que se repartirán entre los atletas ganadores en los Olímpicos y Paralímpicos. 

Existen diferentes fechas para cumplir con la meta. Por ejemplo, en junio se alcanzó la cantidad de material que se necesita para la elaboración de las preseas de bronce. Mientras que ya se llegó al 90 por ciento de lo que se requiere para el oro y 85 por ciento para la de plata. Se espera que en marzo se llegue al 100 por ciento. El proyecto ya había sido anunciado en un video en 2017:

Si bien en ediciones anteriores se ha usado material reciclado para las medallas, esta es la primera vez que una organización de Juegos Olímpicos involucra a todo un país en la recolección.

Las primeras preseas recicladas se empezaron a utilizar en los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver en 2010.