CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Marcelo Claure de Sprint habla de su pasión por el fútbol

El ejecutivo, dueño del Bolívar de la liga boliviana e involucrado en un proyecto de la MLS en Miami, es uno de varios titanes de la industria que han invertido en los deportes.

El presidente ejecutivo de Sprint, Marcelo Claure, es parte de un grupo que busca llevar el fútbol de la Major League Soccer a Miami.

Troy Tomas/Sprint

Marcelo Claure, multimillinario y presidente ejecutivo de la telefónica Sprint, es un amante del fútbol.

Claure es dueño del Club Bolívar de la liga boliviana y es socio de David Beckham en un grupo que busca llevar un equipo de la Major League Soccer a Miami.

"Me encanta el hecho de poder llevar dos negocios separados que son dos pasiones para mí", dijo Claure en entrevista el jueves en anticipación al comienzo de la Copa América Centenario este viernes, cuando se enfrentarán las selecciones de Colombia y Estados Unidos en Santa Clara, California.

Pero el interés de Claure por ser dueño de un equipo deportivo es común entre los magnates de la industria. Varios de ellos están usando su dinero para comprar o invertir en equipos de todo tipo. Algunos esperan que sus inversiones en el deporte les ayude a ampliar su riqueza; otros quieren replicar su éxito en la industria de la tecnología en otros campos.

"Todos somos gente altamente competitiva a quienes nos encanta ganar", dijo Claure. "Mi equipo es una extensión al 100 por ciento de mí".

Además de Claure, el cofundador de Microsoft Pal Allen es dueño de una participación en los Seahawks de Seattle en la NFL y los Portland Trailblazers de la NBA, y el multimillonario Mark Cuban es dueño de los Mavericks de Dallas. Ambos han tenido cierto éxito: los Seahawks ganaron el Super Bowl en 2013 y los Mavericks ganaron el título de la NBA en 2011.

Más recientemente, el ex presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, compró el equipo de la NBA Los Angeles Clippers por US$2,000 millones, uno de los precios más altos que se ha pagado por una franquicia deportiva en Estados Unidos.

Y Joel Jacob, un inversionista de capital de riesgo en Silicon Valley, y Peter Guber, un productor de Hollywood, antes compraron a los Warriors de Golden State por lo que en ese momento fue un récord: US$450 millones, superando en la puja al presidente ejecutivo de Oracle Larry Ellison. Los Warriors están luchando en este momento por conseguir su segundo campeonato consecutivo.

Michael Goldman, un profesor de gestión deportiva de la Universidad de San Francisco, explica que el deporte es un imán para los ejecutivos porque los equipos tienen un gran proyección pública pero son organizaciones relativamente pequeñas, lo cual le permite a los magnates amplificar su presencia.

"Ser dueño de una franquicia les da una cierta autonomía que podrían no tener en otras compañías que gestionan", dice Goldman. Claure está de acuerdo.

El ejecutivo tuvo mucho que ver en el patrocinio de Sprint del centenario de la Copa América, que se celebra fuera de Sudamérica por primera vez. Junto con su interés por llevar el fútbol profesional a Miami, Claure dice que quiere ayudar a que el fútbol crezca en Estados Unidos, donde la diversidad de su población lo convierte en un campo natural para el crecimiento de este deporte.

Claure dice que este torneo es "el evento más importante de fútbol" que se ha realizado en EE.UU. desde el Mundial de 1994.

También, a Claure le encanta tomar las decisiones del Club Bolívar. Su voz se llena de orgullo cuando cuenta que su equipo, al que ha apoyado desde su niñez, ha ganado cinco ligas bolivianas desde que lo compró en 2008. Club Bolívar tenía una cotización negativa, pero ahora vale US$8 millones.

Sus responsabilidades como presidente ejecutivo de Sprint no le permiten más que ir a un puñado de partidos del Bolívar cada año, pero de todas maneras intenta ver todos los juegos, incluso si tiene que contratar a un equipo de producción privado para que le manden transmisiones de los partidos.

"Realmente espero con ansias los domingos durante la temporada", dice Claure. "Cuando no estamos jugando, siento que algo le falta a mi vida".
Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO