Marcelo Claure: 'vamos a cambiar el rumbo de Sprint'

El nuevo jefe de Sprint tiene apenas unos días en el cargo, pero ya promete un cambio de rumbo radical en la atribulada operadora.

4554-2014a170b.jpg
Marcelo Claure se dirigió a los empleados de Sprint en una reunión el 14 de agosto en Kansas City.Foto de Cortesía de Sprint

Marcelo Claure tiene apenas 10 días a cargo de Sprint, la tercera operadora de telefonía celular de EE.UU., pero su estilo agresivo de management ya se deja ver.

En apenas unos días -durante la misma semana para ser exactos- Sprint anunció dos planes que tienen en la mira a su archirrival T-Mobile: un plan de datos ilimitados por US$60 al mes y un plan familiar con 20GB de datos, llamadas y textos ilimitados por US$100 al mes.

Pero los nuevos planes son apenas una probadita de lo que Claure, un empresario boliviano nacido en Guatemala, quiere hacer para volver a poner a la empresa en la trayectoria del crecimiento. "Esta es una compañía que estuvo estancada", admitió Claure durante una entrevista con CNET en Español. "Quiero instaurar una cultura de una compañía que quiere volver a pelear".

Pese a su entusiasmo, Claure sabe que el camino no será fácil. Sólo en el primer trimestre de este año Sprint perdió casi medio millón de clientes netos, una cifra 12 por ciento más alta que la del mismo período el año anterior. Y si bien en julio Sprint dijo que había vuelto a reportar utilidades en el primer trimestre fiscal, aún así perdió una cifra neta de 220,000 suscriptores.


Además, no sólo se enfrenta a dos gigantes como AT&T y Verizon, sino a un competidor más pequeño, pero superagresivo: T-Mobile, que por un tiempo estuvo incluso en la mira como objeto de adquisición. Y, por si esto fuera poco, la reputación de Sprint en cuanto a la calidad de su red se ha visto empañada por un larguísimo proceso de actualización de infraestructura mediante el cual la compañía está modificando su actual red 3G por una 4G LTE. La transición ha sido difícil, ha interrumpido el servicio y enfurecido a muchos suscriptores.

Nada de esto parece desanimar a Claure, que a sus 43 años está lejos de ser un novato. El empresario nacido en Guatemala de padres bolivianos, viene a Sprint después de haber fundado Brightstar en 1997, una compañía con sede en Miami que tiene operaciones en más de 100 países y factura unos US$10,000 millones anuales. (En 2013 Brightstar fue adquirida por el japonés Softbank, que a su vez es dueño mayoritario de Sprint).

Su experiencia al timón de Brightstar arroja mucha luz sobre Claure, un amante del fútbol que si bien se describe a sí mismo como un "ejecutivo agresivo", se conduce en entrevista con un tono muy suave, pausado e inusualmente amable para alguien con tanta prisa por darle la vuelta a las cosas. Y esto, asegura, ocurrirá más pronto de lo que muchos podrían esperar.

"Cuando eres CEO, tienes la capacidad de revisar lo que se hace y no se hace; lo que no se ha hecho y debe hacerse; quiénes son los buenos proveedores y quiénes no", dice Claure. "Sprint va a dejar de ser una empresa que sigue a otras para ser una empresa que lidera".

Si bien declinó por el momento ofrecer detalles sobre los cambios que se vienen en materia de empleos, estrategia de marketing o sobre cuándo terminará por fin la actualización de su red, sí aprovechó la entrevista para enviar un mensaje sencillo, pero claro.

"El mensaje que quiero enviar es el mismo que di a los 37,000 empleados de la compañía durante la reunión del 14 de agosto: vamos a cambiar el rumbo de la empresa".