CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este mapa de la Vía Láctea confirma que nuestra galaxia está deformada y retorcida

Años de estudio y 206,726 imágenes del cielo nos traen este increíble mapa galáctico.

milkybarkid

Las vistas superiores de la Vía Láctea muestran datos simulados (izq.) y las posiciones observadas de las Cefeidas.

J. Skowron/OGLE/Astronomical Observatory, University of Warsaw

No tenemos un sistema de GPS para nuestra galaxia "deformada y retorcida", por lo que los astrónomos han tenido que ser muy astutos a la hora de identificar nuestra ubicación entre las estrellas y crear mapas de la Vía Láctea. Hemos visto una épica cartografía cósmica antes, gracias a la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea. Y ahora astrónomos de Estados Unidos y Europa han creado un nuevo modelo 3D de la galaxia basado en la distancia entre las estrellas.

Cada punto de color se relaciona con una estrella en la Vía Láctea. El sol está designado por el círculo amarillo con púas.

J. Skowron/OGLE/Astronomical Observatory, University of Warsaw

La investigación, publicada en la revista especializada Science, se basa en una población de estrellas conocidas como las Cefeidas (Cepheids, en inglés), que son estrellas jóvenes y masivas que brillan más que el sol. Utilizando datos del Experimento de Lente Gravitacional Óptica (OGLE), un estudio del cielo realizado por la Universidad de Varsovia desde el Observatorio Las Campanas en Chile, los astrónomos pudieron detectar 2,431 de las Cefeidas a través del espeso gas y polvo de la Vía Láctea para hacer un mapa de la galaxia.

Dorota Skowron, autora directora del estudio y astrónoma de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wroclaw, dice que el proyecto OGLE detectó el disco galáctico de la Vía Láctea durante seis años, tomando 206,726 imágenes del cielo con 1,055,030,021 estrellas. Ahí dentro, encontraron la población de Cefeidas, que son especialmente útiles para trazar un mapa porque su brillo fluctúa con el tiempo.

Esto permite a los científicos observar cuán brillante es la estrella en realidad en comparación con lo brillante que nos parece desde la Tierra. La diferencia nos puede decir qué tan lejos podría estar una estrella de nuestro sol.

Usando esa fluctuación, el equipo produjo un modelo 3D de la galaxia, confirmando el trabajo que previamente demostró que la galaxia se incendió en sus bordes. También pudieron determinar la edad de la población de Cefeidas, determinando que las estrellas más jóvenes están ubicadas más cerca del centro del disco galáctico y las más viejas, más lejos, cerca del borde.

Al simular la formación de estrellas en la Vía Láctea, el equipo mostró cómo la galaxia podría haber evolucionado en los últimos 175 millones de años, con estallidos de formación de estrellas en los brazos espirales que resultaron en la distribución actual de Cefeidas que van de 20 millones a 260 millones de años.

"Esperamos que nuestro documento sea un muy buen punto de partida para un modelado más sofisticado del pasado de la galaxia", dijo Skowron. "Nuestras Cefeidas son un excelente banco de pruebas para verificar la confiabilidad de tales modelos".

Con la colaboración de Laura Martínez.