Magic Leap tiene algo más importante que un producto: potencial

Parecería que la excitación alrededor de las nuevas tecnologías de realidad virtual no podría crecer más. Pero una nueva inversión de US$800 millones en Magic Leap nos demuestra que las promesas importan más que la realidad.

Magic Leap promete colocar imágenes generadas por computadora sobre el mundo real.

Magic Leap


Magic Leap tiene una forma casi mágica de obtener dinero.

La reservada startup está trabajando en algo que llama tecnología de "realidad mixta". En contraste con la realidad virtual, que utiliza gafas para pegar una pantalla a tu cara y desplegar imágenes generadas por computadora, la realidad mixta es cuando esas imágenes generadas por computadora se colocan como una capa encima del mundo real.

¿Qué tan impresionante es el trabajo de Magic Leap? Eso aún es una pregunta abierta, en gran parte porque casi nadie lo ha visto, a pesar de que la compañía con sede en Dania Beach, Florida, ha estado hablando al respecto por más de un año. Así que incluso si aún no tienen un producto terminado y nadie realmente lo ha visto, importantes inversionistas, incluyendo Warner Bros. y el gigante chino Alibaba, están inyectándole US$800 millones para poder ser parte del proyecto. De esa ronda de financiamiento reciente, una parte fue usada para ayudar a financiar la manufactura de Magic Leap. La compañía no ha dicho cuándo lanzará su producto, ni cuánto costará, ni qué aspecto tendrá.

Esta ronda de financiamiento, que lleva la valoración de Magic Lap a los US$4,500 millones, es el último ejemplo del bombo y arrobo que rodea a la posibilidad de que estos dispositivos se conviertan en la próxima gallina de los huevos de oro. ¿Qué importa si Google Glass, el intento más cercano que hemos visto por hacer realidad estos productos, prácticamente haya desaparecido? Mark Zuckerberg, el presidente ejecutivo de Facebook, que compró al fabricante de gafas de realidad virtual Oculus por US$2,000 millones hace dos años, no ha escatimado palabras al hablar del potencial de esta tecnología para convertirse en el siguiente gran avance de la computación.

Brian Wallace, director de mercadotecnia de Magic Leap, estuvo de acuerdo en que hay mucha palabrería en el mercado. Pero dijo que Magic Leap será diferente.

"Magic Leap no es realidad virtual. La realidad virtual está enfocada actualmente en los videojuegos y no es portátil. Nuestro Magic Leap Lightfield de realidad mixta es portátil y tiene múltiples aplicaciones, incluyendo los juegos, y son considerablemente más amplias", dijo el martes. "Esas aplicaciones se pueden usar tanto dentro como fuera de la casa y la oficina".

La tecnología de realidad modificada podría ser un negocio de US$120,000 millones para 2020, según Digi-Capital, una firma de investigación. Esa es en parte la razón por la que la última ronda de financiación elevó tanto la valuación de Magic Leap.

Desde luego, Magic Leap no es la única empresa detrás de estas oportunidades. La lista de competidores en el negocio de la realidad modificada es larga. El Gear VR de Samsung, que costará US$99, saldrá a la venta este año, y las gafas Oculus Rift, de US$599, tienen fecha de llegada a las tiendas en marzo. Google creó un dispositivo para realidad virtual llamado Cardboad, que se coloca en tu teléfono. Se vende por unos US$20, pero tú mismo puedes construir el tuyo con un poco de cartón, cinta adhesiva y tiempo. Todos estos dispositivos o gafas buscan aislar el mundo exterior y engañar a tu cerebro para que acepte la realidad que ellos quieren que veas.

Al mismo tiempo, Microsoft está fabricando las HoloLens, unas gafas que colocan imágenes de computadora sobre el mundo real como si fueran capas, a la manera de Magic Leap. Actualmente, la compañía está vendiendo prototipos a desarrolladores, aunque no ha dado una fecha para la llegada de este dispositivo a las tiendas.

Pocas personas saben a ciencia cierta si Magic Leap es mejor o igual a estos otros dispositivos que están a punto de salir a la venta. Pero a pesar de la algarabía causada, incluso Zuckerberg ha dicho que no hay que esperar mucho al respecto, y que espera que las ventas iniciales de este tipo de productos sean bajas.

Brian Blau, analista de Gartner y quien alguna vez trabajó para una compañía de realidad virtual, dijo que la noticia de que Magic Leap estará usando parte del dinero recaudado para fabricar su tecnología es una buena señal. Históricamente, fabricar estos dispositivos --particularmente sus pantallas-- ha sido la parte más difícil, ya que son muy especializadas.

"Realmente tienen buenas posibilidades de resolver ese problema", dijo.

Ahora sólo nos falta ver si son realmente mágicas.

Scott Stein de CNET contribuyó con información para este artículo.

Close
Drag