CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Magic Leap One: Probamos las gafas de realidad aumentada más esperadas del momento

Visiones fantasmales, portales hacia otros mundos: Magic Leap promete una salvaje inmersión en un futuro de realidad aumentada. Pero todavía hay un largo camino por recorrer.

Sarah Tew/CNET

Una puerta se abre en la pared. Más allá, hay una ciudad reluciente. Un robot pasa volando, lanzándome misiles. Mi mano tiene un control, pero lo veo como una espada de láser. Aprieto el gatillo en mi control, enviando rayos de energía al robot. Se derrumba contra una parte del sofá otomano. Un misil pasa cerca, reluciente y un poco fantasmal, y me vuelvo para mirarlo volar hacia la pared opuesta, donde el equipo de cámara de CNET, varios empleados de Magic Leap, y el presidente ejecutivo de la compañía, Rony Abovitz, miran cómo me agacho y me muevo. El misil pasa sobre ellos, desapercibido, porque solo lo veo a través del equipo Magic Leap One que llevo puesto.

No estoy acostumbrado a que me miren tanto cuando pruebo cosas nuevas, pero tal vez ese sea el futuro. En el tipo de realidad aumentada creada por gafas como las que estoy probando, todos somos actores en una experiencia dividida: una parte del mundo real, una parte de la ilusión.

Estoy probando el equipo Magic Leap One para la realidad aumentada por primera vez, poniéndolo en funcionamiento en la sede central de Plantation, Florida, unas semanas antes de su debut público. Durante años, la puesta en marcha de este equipo se ha visto envuelta en un misterio: recibió fondos de US$2,300 millones de empresas como Google y Alibaba, pero la compañía lanzó al público solo un pequeño puñado de videos experienciales, lo que plantea dudas sobre la veracidad de la empresa. Pero ahora, el hardware tiene un precio y una fecha de lanzamiento --las gafas de US$2,295 ya están disponibles-- y Magic Leap está listo para mostrar su creación al menos a algunas cuantas personas.

Puedo decirles esto: Magic Leap One no es un producto que se vaya a esfumar. Es algo real, y funciona. Ahora, si es más que un prototipo para desarrolladores y si es algo que te sorprenderá, esa es otra historia. Mi experiencia inicial no me impresionó, a pesar de las múltiples promesas de Magic Leap. Y, sin embargo, salí pensando que es la mejor experiencia de gafas para la realidad aumentada (AR) que he tenido a la fecha, incluidas mis escapadas con las Hololens de Microsoft. Aunque no es totalmente diferente a las Hololens, que han estado disponibles para que los desarrolladores compren por US$3,000 desde 2016, Magic Leap One se siente mejor en términos de visualización, controles, gráficos e inmersión. Y por inmersión, quiero decir, las cosas con las que veo e interactúo se sienten más reales frente a mí. Aún así, sin embargo, existen inconvenientes significativos para el hardware de AR de Magic Leap, principalmente en términos de su campo de visión limitado.

Este sistema es un paso adelante, pero no un cambio radical del juego. Todavía no, al menos. Todo depende de lo que venga después.

Soy una audiencia difícil. He probado todos los competidores de AR de Magic Leap en los últimos años, incluyendo las Hololens, Meta 2 y prototipos como sombreros de realidad mixta de Avegant. También probé todos sus primos de realidad virtual (VR). La VR te lleva directamente a otro mundo y bloquea la realidad actual, pero la AR hace malabarismos en una tarea mucho más desafiante al intentar colocar cosas virtuales en el mundo que te rodea. Pero es la AR a lo que muchos gigantes tecnológicos, desde Apple hasta Facebook, están apostando como la próxima revolución tecnológica, por lo que Magic Leap enfrenta altas expectativas.

Me quedé impresionado por mis primeras experiencias con las Oculus Rift y las HTC Vive. Y, en última instancia, esa es probablemente la razón por la cual Magic Leap se parece a la versión de realidad aumentada de una gran secuela de Hollywood: es una producción pulida con grandes efectos especiales, algo derivado de lo que vino antes, pero lo suficientemente atractiva como para tenerme esperando la próxima entrega.Y hay otra cosa que se me hizo muy clara: esto aún no está hecho para clientes comunes y corrientes.

67-magic-leap-one
Sarah Tew/CNET

Magic Leap One: Primera impresión

Comencemos con una advertencia frustrante: no teníamos forma de capturar el metraje del punto de vista como lo vimos a través de las gafas Magic Leap One. Magic Leap compartió algunas imágenes para nuestros videos (enlace), que no se ven tan bien como se siente en persona la pantalla de las gafas. Según Magic Leap, Magic Leap One utiliza una tecnología patentada de campo de luz creada a través de pequeños chips de lentes en las gafas para proyectar imágenes. Estos chips se fabrican en la planta baja de la sede de Magic Leap en Florida, que es una antigua fábrica de Motorola. Tuve la oportunidad de recorrer todo el lugar. Bahías selladas, trajes desprovistos de polvo, líneas de ensamblaje con brazos robóticos, todos están a pocos metros de la oficina abierta del equipo creativo lleno de cómics y juegos de mesa.

Usar las Magic Leap One no se diferencia de lo que logra Microsoft Hololens, pero es más brillante, nítido y con mejores gráficos. La experiencia visual de Magic Leap One me recuerda el casco de proyección de retina de Avegant que usé hace años en sus imágenes sorprendentemente brillantes y vibrantes. (Avegant tiene su propio prototipo de gafas AR de campo claro que probé el año pasado, y se siente similar en espíritu a las pantallas de Magic Leap).

Reproduciendo: Mira esto: Magic Leap One: Un vistazo a las misteriosas gafas de...
1:30

Fantasmal es un término que hace eco en mi mente. Las imágenes flotaron y se mostraron bien, creando una sensación de profundidad impresionante, pero las imágenes parecen más parecidas a un videojuego que a algo real. Las partículas, el humo y otros efectos semitransparentes se ven mejor. La sala en donde probé las Magic Leap One tenía una luz de sala normal a levemente suave, techos altos, muebles y mesas y arte de pared. También utilicé la oficina de Abovitz, que tenía más luz, pero no pude caminar por ningún otro lado con el equipo.

En esos entornos, objetos como una tortuga marina flotante que cuelga en el aire se ven encantadoramente convincentes. A los objetos pequeños les fue mejor. Las cosas más grandes revelaron el mayor defecto del Magic Leap One: el pequeño campo de visión de la pantalla no cubre todo lo que ves en la habitación.

screen-shot-2018-08-06-at-2-39-32-pm

Visualización de Magic Leap de su límite espacial.

Magic Leap

Las gafas para la realidad virtual (VR) tampoco tienen un campo de visión fantástico: son como máscaras de buceo. Pero el hecho de que no puedo ver nada más allá de mi máscara (y la sensación de que llevo una máscara de buceo, que es como se diseñan la mayoría de las gafas de realidad virtual) funciona a favor de la VR para ayudar a completar la ilusión.

Las gafas para AR tienen un desafío diferente porque su ventana de visualización no es tan grande como el resto de la realidad. Las Hololens de Microsoft se sienten como si estuvieras viendo fantasmas a través de una pequeña ventana frente a tus ojos. Magic Leap One sufre un destino similar. Acércate a un automóvil virtual y los bordes comienzan a desaparecer una vez que alcanzan los límites de tu campo de visión. El campo de visión de Magic Leap es un poco mejor que el de las Hololens, y Abovitz explica rápidamente el campo de visión más como un "cono" de visión: coloca una cosa virtual a 15 metros de distancia, y puede parecer grande y llenar un pasillo. Pero no poder ver una vista más completa de los objetos virtuales de la sala es un serio inconveniente. A veces pierdo la noción de las cosas que no puedo ver, y necesito sonido para ayudarme a saber dónde se esconden las cosas aumentadas y a dónde ir. 

13-magic-leap-one
Sarah Tew/CNET

El hardware

El sistema Magic Leap One está compuesto por tres componentes: las gafas Lightwear están conectadas a un dispositivo llamado Lightpack, una pequeña pieza circular de hardware (que parece un viejo Discman) y alberga las entrañas de la computadora, así como la batería. También hay un control de mano inalámbrico.

La PC Lightpack es aproximadamente del tamaño de dos libros de bolsillo. En el interior, hay un sistema Nvidia Parker, un Tegra X2, con 8GB de RAM, 128GB de almacenamiento y controles de volumen. Aseguré con un clip el dispositivo sobre el bolsillo de mi pantalón y lo empujé hacia abajo hasta que un broche de seguridad hizo clic en su lugar. El resto cuelga fuera de mis pantalones.

Magic Leap tiene una correa para el hombro en caso de que prefieras usar la computadora. No olvidarás que está allí, pero tampoco fue una distracción gigantesca. El problema más grande fue que el cable de las gafas, que estaba atado al Lightpack, se colocó detrás de mi cuello cuando el personal de Magic Leap me animó a usarlo.

Las gafas en sí no se ven tan grandes en tu cabeza, pero ciertamente se sienten tan raras en persona como lucen en las fotos. Parecen una mezcla de gafas de espacio y parte Snapchat Spectacles, y una pizca de algún traje biomecánico. La banda se estira para caber mejor sobre mi cabeza de lo que esperaba, pero las gafas descansan arriba en la parte posterior de mi cabeza, y mi cabeza se inclina hacia abajo. Nada de eso se siente incómodo.

El control luce familiar: similar al de las Oculus Go o las Samsung Gear VR, es un controlador habilitado con disparador y un trackpad superior circular. El control de Magic Leap se siente más pesado y tiene vibración háptica. Su trackpad circular también tiene luces LED brillantes. Es cómodo y receptivo, pero el touchpad sin clic puede ser un poco confuso de usar, y la vibración se siente demasiado sutil.

Hay una gran desventaja en la experiencia de poner las Magic Leap One en mi cara: no funcionan si usas lentes. El personal me pidió la receta de mis gafas antes de llegar a Fort Lauderdale, y se suponía que se iban a proporcionar lentes de aumento para mi demostración. Pero resulta que mi receta rompió el molde. Tengo -8.75 en un ojo, -8.25 en el otro. Tuve que venir usando lentes de contacto, lo cual no había hecho desde que analicé las Google Glass en 2013.

Cuando uso lentes de contacto, mi mundo parece más grande en comparación con mis gafas normales. Mis ojos se enfocan de manera distinta también.

47-magic-leap-one
Sarah Tew/CNET

¿Me impresionó?

Como dije antes: no, no fue así, realmente. Y seguí preguntándome por qué.

La tecnología de visualización aquí definitivamente se ve mejor en las gafas que en cualquiera de las demostraciones de video que se vieron en YouTube. La tecnología de pantalla de campo claro se siente más brillante y vívida, y la ubicación en 3D se siente sólida.

Magic Leap es una mejor experiencia del mundo real que se ve peor en los videos que has visto. Es gracioso, porque en comparación, la AR basada en el teléfono no ha sido perfecta, pero ha sido capaz de producir algunos videos geniales que se pueden compartir.

Pero también, esto no es realmente nuevo para mí. He visto ejemplos de gafas para la AR durante más de tres años. Microsoft lo hizo primero con las Hololens. He visto ideas similares en las Meta 2, y en el prototipo de Avegant para la AR usando tecnología de campo claro. Ahora, estoy buscando matices, algo diferente.

Magic Leap One parece ser el mejor equipo para usar en instalaciones, lugares donde el entorno se puede superponer sin problemas para maximizar el efecto. (De hecho, la Royal Shakespeare Company se reunió con Magic Leap el día que los visité, y la compañía de entretenimiento inmersiva Meow Wolf ya está trabajando en las experiencias de Magic Leap).

El hardware de Magic Leap también crea una experiencia que es menos inmersiva que el mejor hardware de realidad virtual. Realmente puedo comenzar a sentir que estoy en otro lado con unas gafas Vive de HTC. La inmersión en la habitación del Magic Leap One seguramente tendrá momentos de desconexión, pues el campo de visión termina de repente. O algo no reconoce perfectamente esa silla. O bien, un leve movimiento ahí no se alinea idealmente con mi movimiento. O bien, las personas que están en la sala conmigo de repente caminan a través de mis hologramas personales.

Eso es un desafío para la realidad aumentada en general, y lo que me hace pensar que AR es mucho más difícil de descifrar de lo que muchos aceptarían.

Magic Leap One se siente como un primer paso muy sólido, pero todavía le falta un camino por recorrer. Podría ser que la verdadera intención de Magic Leap sea sacar este hardware para los desarrolladores, mostrarle al mundo que realmente puede producir hardware en funcionamiento, y luego trabajar en la elaboración de una versión de seguimiento más completa — una que aborde el campo de visión. Y lentes. Y facilidad de uso. Y mejor precio. Y mejores controles. Hay muchas más cosas que quisiera, y mucho más que exigirá el mercado si Magic Leap, y la AR en general, alguna vez vaya a ser popular.

Abovitz, por supuesto, con el toque de un artista intérprete o ejecutante, tiene una mesa en la sala de exhibición de productos tipo Apple Store que está cubierta con un paño. Me dice que las Magic Leap 2 y 3 están ahí debajo y que sólo se las está mostrando a los inversionistas.

Abovitz compara Magic Leap One con la Apple 1. Esa fue la primera computadora que Steve Jobs envió en 1976, la que fue esencialmente hecha a mano por Steve Wozniak. La Apple 1 no era una máquina que la mayoría de las personas tuvieran la oportunidad de poseer, pero fue una prueba de concepto. Un año después, llegó la Apple II, la primera computadora casera real, y el resto es historia.

Creo que la comparación es intencional. Esta es la ejecución de prueba, el elemento para el coleccionista.

Pero si esta es la Apple 1, ¿cómo lucirá el próximo salto de Magic Leap?