CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

'Luke Cage' emerge sin un rasguño de su segunda temporada

[Reseña con pocos 'spoilers'] Netflix estrena el viernes, 22 de junio, la segunda temporada de la serie inspirada en el héroe de Marvel que protege a Harlem de supervillanos.

David Lee/Netflix

Toda segunda temporada de una serie tiene una ventaja sobre su predecesora: no necesita gastar tiempo en introducir a los personajes, sino que puede ir directo a la acción y mostrar sin rodeos la esencia del show.

Esa es la principal virtud de la segunda temporada de Luke Cage, que Netflix estrena el viernes, 22 de junio. Los 13 nuevos episodios de la serie –a los que CNET en Español tuvo acceso para elaborar esta reseña– dan por sentado que conoces a los personajes, las relaciones que mantienen entre sí y los conflictos larvados desde la primera temporada.

Luego de tres series basadas en superhéroes de Marvel que resultaron algo decepcionantes –Iron Fist, The Defenders y la segunda temporada de Jessica Jones–, la nueva Luke Cage es una mejora considerable, pues posee un argumento interesante, con pocas líneas argumentales pero muy precisas y que juega sus cartas con cautela.

Harlem es el gran tema de la segunda temporada. Y, como se repite en muchas mitologías, el héroe debe emprender un viaje en el que pasa de la gloria a la ruina para aprender quién es realmente y, desde ese estado de madurez, obtener la fuerza para enfrentar a sus oponentes.

La segunda temporada se inicia con un Luke Cage (Mike Colter) fuera de prisión y de vuelta en Harlem, donde combate el crimen local. Vive con Claire (Rosario Dawson) y vela por la recuperación de su amiga, Misty Knight (Simone Missick), a quien vimos perder el brazo derecho en una pelea, en la serie The Defenders (2017).

El local nocturno Harlem Paradise sigue siendo el centro de operaciones de Mariah Dillard (Alfre Woodard), desde el que que maneja los hilos del crimen organizado en la zona con la ayuda del gángster Shades (Theo Rossi).

Pero la mayor amenaza de la segunda temporada es personificada por el pandillero de origen jamaiquino John McIver (Mustafa Shakir), conocido por el apodo de Bushmaster, quien, a través de un ritual con yerbas exóticas, adquiere fuerza sobrehumana y piel indestructible como el mismísimo Luke Cage.

Bushmaster es otra referencia a las historietas de Marvel, pues el personaje apareció originalmente en el cómic Iron Fist #15 (septiembre de 1975) y fue un villano que se enfrentó de manera recurrente a Iron Fist, Misty Knight y Luke Cage a lo largo de los años.

Y aunque se echa de menos a un villano como Cottonmouth –que Mahershala Ali interpretó en la primera temporada–, los nuevos episodios compensan esta carencia con varios antagonistas, quienes parecieran más interesados en desplazarse entre ellos que en hacer frente común a Luke Cage.

2

Misty Knight (Simone Messick) estrena brazo robótico junto a Luke Cage (Mike Colter) en una escena de la segunda temporada de Luke Cage.

David Lee/Netflix

La nueva temporada explota el concepto de lo que significa ser un superhéroe en los tiempos actuales, con gente tomándse selfies, venta de merchandise y hasta la existencia de una aplicación llamada Harlem's Hero, que permite a los usuarios saber dónde se encuentra Luke Cage en todo momento.

La serie introduce algunos conflictos personales para el protagonista, como los riesgos de no poder controlar su ira, el rol del vigilante y la tensa relación que sostiene con su padre, en el que sería el último papel que interpretaría el actor Reg E. Cathey, fallecido el pasado 9 de febrero y ganador del Emmy a mejor actor secundario en 2015 por House of Cards.

Y, si bien la segunda temporada no se demora en establecer quién es Luke Cage y cuáles son sus poderes, los nuevos episodios sí cuentan una historia de origen, pues vemos la evolución de Misty Knight, a quien veremos estrenando su brazo robótico, un regalo de Danny Rand/Iron Fist (Finn Jones). Un dato de trivia: en los cómics, el brazo biónico es un obsequio de Tony Stark.

Como aspectos débiles de la segunda temporada de Luke Cage puede mencionarse que Mike Colter no es precisamente un actor dotado para transmitir los cambios de ánimo y conflictos que el personaje atraviesa. Colter es carismático, pero cabe imaginar cómo Luke Cage sería un personaje más complejo si lo interpreta alguien como Michael B. Jordan (Creed) o Idris Elba (Luther).

Que la temporada posea 13 episodios tampoco ayuda, pues se siente excesiva y produce la sensación de lentitud en ocasiones. Con menos capítulos, el ritmo se sentiría más ágil y la historia podría ser más cautivadora.

Como las otras series de superhéroes de Marvel en Netflix, la dirección y nivel de producción es correcta, sin la riqueza visual y look cinematográfico de series como Westworld o Legion. Sorprende también que la coreografía de los combates y peleas sean poco memorables.

Donde sí hace un esfuerzo la segunda temporada de Luke Cage es en la música que emplea y en su compromiso por contar una historia que reivindica la experiencia afroamericana en Harlem.

En un año en el que Black Panther se convirtió en un fenómeno global en la taquilla, la segunda temporada de Luke Cage aspira a heredar ese sentido de orgullo y de heroísmo que tan bien representa el personaje.


CNET Pop: Nuestro espacio dedicado al cine, las series y la cultura popular.

¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook.