CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Cultura tecnológica

'Luke Cage' hará que no eches tanto de menos a 'Jessica Jones'

[Reseña con pocos 'spoilers'] La nueva serie de Netflix recupera al hombre de piel indestructible y nos muestra su transformación en héroe reacio a serlo.

Courtesy of Netflix

Si hay un reproche que hacerle a Jessica Jones, la serie de Netflix protagonizada por Krysten Ritter, es que no nos dejara disfrutar más a menudo de Luke Cage (Mike Colter), ese barman de piel indestructible y encanto innegable con el que la detective privada tuvo un devaneo sentimental de lo más explosivo (literal y figurativamente).

Por suerte, Netflix ha sabido rectificar con la tercera de sus series originales ambientada en el universo de Marvel (después de Daredevil y Jessica Jones). En Luke Cage vemos a su protagonista escondiéndose en Harlem después del final accidentado de Jessica Jones. Todavía está un poco herido por cómo terminaron las cosas con la detective privada y parece querer curar sus heridas leyendo a Walter Mosley y su novela de misterio Little Green. Trabaja en una barbería barriendo el suelo y fregando platos en el club nocturno Harlem's Paradise. Sus talentos están casi completamente desaprovechados hasta que lo enfundan en un traje que le va pequeño y lo envían a servir copas a la barra del club.

Y es así como conoce a Misty Knight (Simone Missick), que se hace pasar por una auditora pero en realidad es una detective de policía tratando de investigar los negocios sucios del dueño de Harlem's Paradise: Cottonmouth. En todo caso Misty olvida sus obligaciones por un momento y decide conocer un poco mejor a Luke. Ambos acuerdan ir a tomar un café. Lo del café va a ser una metáfora recurrente para referirse al sexo en la serie. Y podemos decir que sí, Luke Cage es una digna sucesora de Jessica Jones en cuanto a escenas de sexo de lo más sexy se refiere.

lukecage3.jpg

Misty Knight y Luke Cage a punto de tomarse un café.

Myles Aronowitz/Netflix

Además del café, algo nos quedó también bastante claro después de ver los cinco primeros episodios de los 13 que tiene la primera temporada de Luke Cage: Lo mismo que consiguió Orange is the New Black presentándonos un reparto mayoritariamente femenino y muy diverso donde los hombres a menudo se veían relegados sólo a los papeles secundarios lo logra Luke Cage con un reparto mayoritariamente afroamericano.

Mahershala Ali interpreta al "malo" de la serie con su Cottonmouth y no sale nada mal parado en el pulso de carisma en el que participa con Colter. Frankie Faison es Pop, el dueño de la barbería donde trabaja Luke. Alfre Woodard es Mariah Stokes, una política municipal y prima de Cottonmouth con mucha ambición. Complementan el reparto en papeles secundarios Theo Rossi y Frank Whaley. El primero es un ex convicto y amigo de la infancia de Cottonmouth y el segundo el policía y compañero profesional de Misty. Y, naturalmente, Rosario Dawson y su enfermera Claire Temple aparece en algunos episodios para un reencuentro con Cage que no decepcionará.

lukecage4.jpg

Mahershala Ali en un fotograma de Luke Cage.

Courtesía de Netflix

Luke Cage es otro más de los títulos que pueblan el panorama televisivo actualmente con una dirección cuidada y muy cinematográfica, plagada de planos secuencia y que huye del plano contraplano típico televisivo. Aunque si algo la hace distinguirse es su cuidada selección musical. Desde el clásico del jazz Doxy de Miles Davis que escuchan Cage y Pop hasta varias de las actuaciones de músicos en Harlem's Paradise, de la que destaca el Aint' it a Sin de Charles Bradley, la serie no defraudará a los seriéfilos más melómanos.

La fórmula de Luke Cage la completa el ingrediente humor. Sobre todo cuando Cage -- que a medida que avancen los episodios irá convirtiéndose en el héroe y persona que hace el bien que no tenía intención de ser -- se ríe un poco de sí mismo. Lo hace con líneas de diálogo como "La mejor manera que tengo de explicarlo es ésta: Soy bastante fuerte" o la respuesta que da cuando le preguntan si no necesita llevar un arma a una situación potencialmente peligrosa: "Yo soy el arma".

La serie también nos permitirá echar un vistazo precisamente a cómo consiguió esos superpoderes, remontándonos a una etapa de su vida en el que estaba encarcelado y todavía tenía pelo. Que eso coincida con el momento en el que conoció a su esposa, Reva, sólo hace las cosas todavía más interesantes.

Los 13 episodios de la primera temporada de Luke Cage están disponibles en Netflix a partir de este viernes, 30 de septiembre.