Los usuarios de iPhone no tienen prisa en actualizarse: estudio

Según datos de una firma de investigación, los dueños de un iPhone se esperan más tiempo para actualizarse a un nuevo dispositivo.

Los dueños de un iPhone ya no tienen tantas ansias de actualizarse a la más reciente versión del teléfono, según un estudio.

Foto de Sarah Tew/CNET

Los dueños de un iPhone en Estados Unidos aparentemente ya no tienen tanta prisa en actualizarse a la más reciente versión del teléfono.

De la gente que se actualizó a un nuevo iPhone, la edad de su antiguo iPhone ha incrementado en los últimos años. Esto significa que los consumidores están esperando más tiempo para actualizarse, de acuerdo con datos dados a conocer el martes por la firma de investigación Consumer Intelligence Research Partners (CIRP, por sus siglas en inglés).

En un periodo de 12 meses que finalizó en junio 2013, 34 por ciento de los iPhones tenían por lo menos dos años cuando fueron reemplazados por un modelo más reciente. Pero, desde junio de 2014, ese porcentaje ha aumentado al 50 por ciento. CIRP basó sus datos en encuestas realizadas a unos 3,000 clientes de Apple en EE.UU.

Las fabricantes de teléfonos como Apple dependen de las ventas no sólo a nuevos clientes sino también a los que ya tienen un teléfono y quieran actualizarse a un nuevo modelo. Existe la noción de que todos los que tienen un iPhone y que son fanáticos del ecosistema de Apple son más propensos a seguir siendo clientes fieles de la manzana. Sin embargo, Apple tiene que asegurarse de que cada nuevo iPhone valga la pena, de lo contrario, los consumidores optarán por quedarse con el modelo viejo.

El ritmo con el que los clientes se actualizan a un nuevo iPhone ha perdido velocidad por dos razones, de acuerdo con el cofundador de CIRP, Josh Lowitz.

Primero, la velocidad en que aparecen funciones innovadoras en cada iPhone se ha desacelerado.

Segundo, los consumidores de teléfonos solían comprar sus dispositivos a través de planes de subsidio que duraban dos años. Después de que finalizaba el periodo, el consumidor podía actualizarse al nuevo modelo. Ahora, las operadoras telefónicas obligan a los clientes a apuntarse a planes de financiamiento en los que se debe pagar el costo total del teléfono.

"Hoy, los planes de financiamiento de teléfonos recompensan a los clientes que pagan por el costo total del teléfono", dijo Lowitz. "Este factor motivador parece superar el impacto de las opciones para una actualización temprana que ofrecen las operadoras en los nuevos planes de financiamiento, como también la creciente disponibilidad de programas de canjeo y el aumento de los sitios Web para compras de teléfonos usados".

Apple no quiso comentar sobre las cifras de CIRP.