Los tabléfonos han llegado para quedarse

Aunque solo hubo un puñado de tabléfonos en CES, están en posición de tener una presencia más importante en el mercado este año.

35833803-ZTE-Iconic-Phablet-7_610x406.jpg
El tabléfono ZTE Iconic Phablet llegará en algún momento a Estados Unidos.Foto de (Crédito: Lynn La/CNET)
 LAS VEGAS – Parece que apenas ayer nos burlábamos de la posibilidad de tener un teléfono celular de más de cinco pulgadas sobre la oreja. Hoy en día, ya no chistamos ni siquiera ante la posibilidad detener pantallas de seis o siete pulgadas en nuestros teléfonos.

Así de rápido han ascendido los “tabléfonos”, el nombre no oficial que le damos a los teléfonos que se encuentran entre los celulares tradicionales y las tabletas. Los tabléfonos ya no son un producto de nicho: según una encuesta reciente de Accenture, más de la mitad de la gente a la que le preguntar cuál sería su próximo teléfono dijo que compraría uno de gran tamaño.


Durante la Consumer Electronics Show, surgieron tres tabléfonos: el Huawei Ascend Mate 2 4G, el Asus ZenFone 6 y el ZTE Iconic Phablet.


Esta es una feria en donde los teléfonos toman un rol secundario comparado a otros productos electrónicos como los televisores, bocinas y, actualmente, la informática de vestir. Pero cuando tres de los más importantes dispositivos móviles en la feria son tabléfonos muestra cuánto a crecido la categoría, y la creciente tolerancia a las pantallas de mayor tamaño.

“Con la televisión y el cine, la pantalla grande parece más apropiada”, dijo John Curran, consultor de Accenture, durante su paso por CES.

Accenture, que hizo una encuesta con 6,000 personas de seis países, descubrió que un 52 por ciento de los encuestados preferirían que su próximo teléfono fuera un tabléfono. En Estados Unidos, donde la adopción de tabléfonos ha sido más lenta, el número cae a 45 por ciento. Es un número más bajo, pero muy significativo.

Curran dice que le sorprendió la respuesta a los tabléfonos, y que la nombró como una de sus seis principales categorías del año. Añadió que su encuesta del año pasado ni siquiera incluyó los tabléfonos, una muestra al rápido ascenso de la popularidad de esta categoría.

Hay que darle crédito a Samsung Electronics de haber metido a los tabléfonos al mercado general. El Galaxy Note original, con su pantalla de 5.3 pulgadas, fue muy criticado por su gran tamaño, y acabó como un producto de nicho. Pero Samsung empujó el producto agresivamente, distribuyendo por todas partes sus unidades de prueba y promoviéndola sustancialmente, y lo hizo aún más con su Galaxy Note 2 y su aún mayor pantalla de 5.55 pulgadas.

Con el Galaxy Note 2, Samsung fue aun más agresiva en colocar unidades en los medios y entre fanáticos de alto perfil, organizando una serie de vistosos lanzamientos, incluyendo uno en Nueva York en el que rentó las viejas oficinas de correos para un concierto de Kanye West.

Cuando salió el Galaxy Note 3 con una pantalla todavía más grande de 5.7 pulgas, nadie chistó, y el experto de CNET Brian Bennett le llamó el mejor ejemplo hasta el momento de un teléfono de supertamaño. Los tres tabléfonos anunciados en CES son aún más grandes: el ZenFone 6 tiene una pantalla de seis pulgadas, el Ascend Mate2 4G saldrá con una de 6.1 pulgadas y el Iconic Phablet con una pantalla de 5.7 pulgadas. De los tres, la Iconic Phablet llegará a Estados Unidos, aunque no queda claro si será a través de una operadora o desbloqueado.

Estos dispositivos vienen tras varios lanzamientos de alto perfil del año pasado, incluyendo el HTC One Max y el Nokia Lumia 1520. El teléfono curvo de LG, el G Flex, tiene una pantalla de seis pulgadas, y saldrá al mercado con AT&T, Sprint y T-Mobile este mismo año.

Y vendrá más teléfonos jumbo cuando comience el Mobile World Congress en Barcelona en febrero (CNET en Español estará ahí). También, hay muchos rumores que apunta a que Apple está considerando diferentes tamaños de pantalla para su próximo iPhone.

No parece que la tendencia de los tabléfonos vaya a perder fuerza pronto y, de hecho, parece todo lo contrario.

Muy pronto, todos tendremos un enorme teléfono a un costado de la cabeza. Y se verá normal.