Los Golden State Warriors usan la tecnología para ganar campeonatos

Para llegar al tope de la NBA, el equipo utilizó el poder de la tecnología para pasar de los últimos lugares hasta el campeonato.

Los Golden State Warriors son el mejor equipo de la NBA.

Lo probaron el año pasado, con 67 triunfos en 62 partidos y su primer campeonato de la NBA en cuatro décadas. Este año lo volvieron a hacer con sus 73 victorias, rompiendo el récord de la liga.

El éxito de los Warriors, que vencieron a los Cavaliers de Cleveland el jueves en la noche 104-89 en el primer encuentro de las finales de la liga, se puede atribuir en parte a la apuesta que hicieron desde hace cinco años por la tecnología. Esa apuesta los transformó de unos perdedores a unos de los mejores equipos de la liga.

El equipo, que juega en la Arena Oracle en Oakland, California, fue uno de los primeros de la liga en instalar cámaras que monitorizan cuando un jugador toca o dispara el balón durante un juego. Durante una práctica, los jugadores usan monitores de actividad física (aunque un acuerdo laboral prohíbe que los usen en los partidos) que miden sus ritmos cardíacos, el movimiento y su energía. Y el equipo está probando constantemente nuevas tecnologías, incluyendo máscaras de sueño "inteligentes", para su uso potencial.

Los Golden State Warriors juegan contra los Atlanta Hawks en el Oracle Arena.

James Martin/CNET

Pocos equipos de la NBA usan la tecnología para su beneficio como los Warriors.

"Puedes apostar por las probabilidades o simplemente quedarte quieto", dice Kirk Lacob, un gerente general asistente, encargado del grupo de análisis de datos del equipo e hijo del copropietario Joe Lacob. "Hemos elegido tomar los riesgos".

Números y más números

La transformación de los Warriors comenzó en 2010, cuando Lacob padre, un inversionista de capital de riesgo de Silicon Valley, y el productor de Hollywood Peter Guber, compraron el equipo por lo que en ese entonces fue un récord: US$450 millones. El cambio de dueños vino en un momento en el que la liga profesional de baloncesto comenzó a experimentar con el uso de datos como lo hizo el béisbol una década antes.

Los Warriors, junto con los Rockets de Houston, los Spurs de San Antonio y los Mavericks de Dallas, comenzaron a recopilar los datos más allá de cuántos puntos anotó un jugador o cuántos rebotes atrapó.

El equipo comenzó instalando SportVU, un sistema de monitorización de movimiento de seis cámaras, en el techo del estadio. Con éste, los Warriors podían ver y analizar cada pase que hacía cada jugador, junto con su velocidad, distancia entre compañeros y las millas recorridas. El guardia Steph Curry, por ejemplo, corrió 2.4 millas durante 34 minutos en la cancha, según la NBA.

En la actualidad, los 30 equipos de la liga usan SportVU, y todos ellos tienen alguien en su nómina que puede generar una estrategia con esa información. Ese no fue el caso al inicio para los Warriors, que ganaron menos de la mitad de sus partidos los primeros dos años del uso de SportVU.

Pero, en lo que el equipo aprendió a usar los datos, su porcentaje de victorias comenzó a crecer. Ganaron 57 por ciento de sus partidos en 2013, y 62 por ciento la siguiente temporada. En 2015, los Warriors ganaron un 82 por ciento de sus juegos de temporada regular, y 89 por ciento en la temporada regular que recién terminó, para después sorprender a todos con el campeonato del año pasado.

"Tomaron un riesgo estratégico que tomó algo de tiempo en cuajar, pero está dando frutos", dice Dean Oliver, quien literalmente escribió el libro sobre cómo usar los datos en el baloncesto.

Las cosas pequeñas

Actualmente, a los Warriors se les reconoce por jugar sin egoísmo. Mientras que Curry y el guardia Klay Thompson son de los mejores anotadores, el equipo pasa el balón tan bien que jugadores como Draymond Green pueden lograr 10 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias en un partido -- un logro que se conoce, en el deporte, como un "triple-doble" -- cada vez que juega.

Muchos dicen que el uso de los datos, video y otras herramientas por el equipo ha estimulado este estilo de juego. "De alguna forma, todos los equipos están usando ampliamente la tecnología", dice el redactor especialista de NBA para ESPN Marc Spears. "Pero los Warriors están teniendo un enorme éxito con ello".

En el deporte, hasta los movimientos más pequeños pueden decir mucho sobre cuán cansado está un jugador y sobre la posibilidad de una lesión. Los Warriors consideran que esa información es vital para saber cuál será el éxito de un jugador en los tiros de tres. Para recopilar esa información, los jugadores portan un pequeño monitor de la firma Catapult Sports que mide los movimientos durante los entrenamientos. La Catapult detecta la presión en sus rodillas y tobillos y si se están moviendo con su intensidad habitual.

Los Warriors ganaron el 89 por ciento de sus partidos durante la temporada regular.

James Martin/CNET

"En el pasado, podíamos decir 'Está respirando fuerte, quizá necesita descansar'", dice Thompson, de los Warriors. "Ahora [los entrenadores] pueden de hecho ver si necesitas un día de reposo o si puedes trabajar más duro".

La información le ayuda al equipo a gestionar la carga de trabajo de los jugadores y reducir las lesiones, dice Lacob.

Es fácil enfocarse en la condición física de un atleta, pero los equipos profesionales saben que el cerebro es igualmente importante. Por eso los Warriors colocan electrodos en los rostros y las manos de los jugadores. Fabricados por Omegawave, una empresa finlandesa, los electrodos miden las actividades eléctricas en el cerebro de los atletas. La información es crucial para determinar la fatiga mental y física, algo que los propios jugadores no logran identificar muy bien.

"Quizá llegas al gimnasio un día y quieres decir, 'Estoy adolorido y no quiero ejercitarme'", dice el jugador de los Warriors Harrison Barnes. "Esto te dirá cómo te sientes porque los datos muestran que todo está bien".

Trabajo de equipo

Los Golden State Warriors están probando y explorando nuevos productos constantemente para hallar ventajas.

Daniel Brusilovsky, encargado de las iniciativas digitales del equipo, a veces se ofrece para probarlas. Por ejemplo, el Neuroon, una máscara para sueño equipada con un sensor para combatir el jet lag.

"Duermo con él todas las noches", dice Brusilovsky. "Hablamos con la empresa cada día para darle retroalimentación sobre lo que está y no está funcionando y las funciones que podrían añadir".

Los jugadores del equipo de ligas menores de los Warriors en Santa Cruz, California, también sirven de conejillos de Indias en muchas pruebas.

La temporada pasada, probaron unas prendas inteligentes de la firma Athos, que miden el ritmo cardíaco, la respiración y el uso de los músculos. Ahora están probando audífonos de la empresa Halo Neuroscience que envían impulsos eléctricos al cerebro para mejorar la memoria de los músculos.

Y sí, los Warriors de Santa Cruz están viendo los beneficios. Ellos también ganaron el campeonato de su liga el año pasado.

"De arriba abajo, creemos en la innovación y en desafiar los límites", dice Lacob. "Cualquier cosa que puedas hace para ganar un [partido] más es enorme".

Deportes

Encuentra las mejores guías digitales para ver tus deportes favoritos y seguir la Copa América, el Mundial, las Olimpiadas, el SuperBowl y mucho más.

All Deportes Noticias
Close
Drag