CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Móvil

Los clientes vuelven a Sprint al tiempo que la compañía reduce sus pérdidas

Aun así, la compañía finalmente cedió su posición como la tercera operadora inalámbrica de EE.UU. a su archirrival T-Mobile.

Sprint ha hecho énfasis en programas como un enfoque directo al cliente para ganar interés. Roger Cheng/CNET

Sprint logró revertir su trayectoria de crecimiento de clientes, pero no fue suficiente para defenderse de T-Mobile.

La operadora inalámbrica con sede en Overland Park, Kansas, añadió 675,000 nuevos clientes netos en su primer trimestre fiscal, ayudado por su negocio mayorista y un retorno al crecimiento por el lado de Sprint. Mientras que ese crecimiento fue importante comparado con las pérdidas de clientes que experimentó hace un año, no fue tan bueno como el trimestre que terminó en marzo, cuando añadió 1.2 millones de nuevos clientes.

Los resultados, sin embargo, ponen de relieve una lenta pero segura recuperación de Sprint en su intento por revitalizar su negocio en medio de un campo competitivo cada vez más brutal. La compañía ha estado trabajando para mejorar la calidad de su red y mantener la agresividad de sus precios, incluso mientras sus rivales aumentan la presión. Pero si bien la compañía ha mejorado la calidad de sus llamadas telefónicas y fiabilidad de sus mensajes de texto, sus velocidades de datos siguen a la zaga de otros operadores nacionales.

Sprint también está en medio de una transformación en su intento por intensificar su juego. El lunes, la compañía nombró a un nuevo director financiero y director de operaciones, y promovió a uno de sus principales ejecutivos a director de tecnología. El cambio de gestión es uno de los muchos cambios provocados por su presidente ejecutivo, el boliviano Marcelo Clauré, quien tomó el timón de la empresa hace casi un año con la misión de revertir el destino de la compañía.

Aun así, su crecimiento palideció en relación con T-Mobile, que añadió 2.1 millones de nuevos clientes netos, y más de 1 millón de clientes pospago a la marca T-Mobile, un negocio bastante lucrativo. La compañía cerró su trimestre con 58.9 millones de clientes. T-Mobile también logró una ganancia mayor a la esperada en el período.

Como resultado, T-Mobile superó a Sprint como el tercer proveedor de servicios inalámbricos más grande del país. Sprint terminó el período con 57.7 millones de clientes a finales del primer trimestre fiscal. La compañía dijo que sumó 310,000 clientes de pospago, y que volvió a crecer en telefonía en mayo y junio. Al igual que AT&T y Verizon Wireless, Sprint depende de los dispositivos conectados, como tabletas para su crecimiento.

Un portavoz de Sprint dijo que la trayectoria de crecimiento de clientes de telefonía ha continuado en julio.

En general, Sprint perdió 12,000 clientes de telefonía en el primer trimestre fiscal, aunque eso fue mucho menor a los 150,000 clientes perdidos que el analista de Macquarie Securities, Kevin Smithen, había proyectado. En general, los resultados superaron sus expectativas.

Sprint intentó simplificar su oferta con la introducción de un plan "All-In" (todo incluído) que cubre el costo del dispositivo y el servicio, pero terminó por eliminar un popular plan ilimitado de US$70 por iPhones a cambio de un plan general de US$80 para todos los smartphones.

Más preocupante fue la pérdida de 366,000 clientes de prepago. Eso llega en un momento en que tanto T-Mobile como AT&T han experimentado un crecimiento en sus propios servicios de prepago, que tienden a ser clientes más baratos y que obligan a los clientes a pagar al comienzo de cada mes, ya que a menudo carecen de un alto puntaje de crédito.

La tasa de rotación de clientes pospago de Sprint, no obstante, cayó a 1.56 por ciento, frente al 2.05 por ciento de hace un año, un indicio de que ha incrementado la lealtad en la marca.

La compañía elevó su pronóstico para todo el año de sus ganancias ajustadas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización -- una señal de aumento de la confianza en la salud financiera de la empresa.