guía de compras navideñas

Pasé un día con el Samsung Gear S; esto fue lo que descubrí

El nuevo 'smartwatch' de Samsung con NanoSIM propia y pantalla curva tiene luces y sombras que descubrí al ponerlo en mi muñeca.

img3798.jpg
El Gear S permite ver sitios web de forma intuitiva e incluso ampliar todas sus partes.Foto de César Salza /CNET

La venta de prendas tecnológicas se calentará estas navidades y los relojes inteligentes como el Moto 360, el LG G Watch R o el Smartwatch 3 de Sony competirán en el ecosistema Android Wear, mientras que Samsung intentará que sus usuarios adquieran el Gear S, con el sistema operativo Tizen, un reloj que únicamente es compatible con los celulares de la empresa que tengan instalado Android 4.3 en adelante.


Partiendo de la lógica desventaja que esto supone, me hice a la tarea de probar el Gear S vinculado a un Galaxy Alpha. Lo primero que me llamó la atención de este dispositivo es su gran tamaño, grosor y su pantalla curva de 2 pulgadas, que se amolda muy bien en la muñeca (al menos en la mía). La correa que trae de fábrica es de un plástico ligero en negro mate que se puede ajustar con facilidad.


Ahora comienza la acción.


Para quienes nunca han usado un reloj de Samsung con Tizen, deben saber que la interfaz realmente es idéntica a la de los propios smartphones de la compañía. A pesar de ello hay cosas que aprender, por ejemplo, los movimientos en la pantalla para conseguir ejecutar acciones: De abajo hacia arriba se activa en menú de apps; de izquierda a derecha tenemos las notificaciones y de arriba a abajo la conectividad y el ajuste de sonido y brillo.

img3794.jpg
Puedes configurar las esferas del reloj a tu gusto.Foto de César Salza/CNET

Una vez aprendido esto, viene el momento de configurar realmente el reloj que vas a llevar puesto... y es que tienes múltiples opciones a elegir: con esferas, sin esferas, reloj digital, con fondos de colores. Yo me he decidido por uno clásico (el de la foto de arriba) que además me dice el día en el que estamos a la izquierda, la temperatura a la derecha e incluye dos esferas que puedes programar para que te muestren cualquier opción, a elegir entre pasos, batería, reloj dual o notificaciones.

Una cosa que me ha gustado del Gear S es que, aunque lo sometí a duras "pruebas de estrés", no logré confundirlo ni hacerlo colapsar. De hecho me sorprendió que pudiera gestionar una llamada entrante y un mensaje a la vez, teniendo abiertas aplicaciones deportivas y de mapa en segundo plano... tal vez no he sido muy exigente, o tal vez el procesador doble núcleo que incorpora rinde más que el de sus antecesores.

img3817.jpg
El Gear S es independiente. Si dejas el móvil en casa seguirás recibiendo notificaciones.Foto de César Salza /CNET

Otro momento cumbre en mi día de prueba ha sido el poder utilizar el smartwatch sin necesidad de llevar el móvil. Brazaletes de actividad física como el Gear Fit te avisan cuando te alejas demasiado del dispositivo porque pierden la conexión, pero el Gear S no, porque puedes incorporar una MultiSIM, que no es más que una segunda línea de tu mismo número, con lo cual todas las notificaciones y llamadas se mantienen sincronizadas. Según me explicó Samsung, si sales a correr y dejas tu celular, todas las notificaciones van a un servidor, y desde allí se envían al reloj.

img3805.jpg
Samsung lanza Running, Endomondo, Deezer y Here Maps, diseñadas para Gear S.Foto de César Salza /CNET

Una cosa interesante es que Samsung ha trabajado con algunos desarrolladores importantes para tener aplicaciones como Running de Nike o Endomondo disponibles desde el lanzamiento. Por cierto, nada de Spotify o alguna similar, al menos por ahora, porque la compañía ha firmado un contrato con Deezer para regalar una suscripción del servicio musical francés.

Si hablamos de la batería, ese pequeño gran problema de los relojes inteligentes, he de decir que me sorprendió que durara casi 8 horas con un uso intensivo. Lo que me ha gustado es que la base de carga que incorpora Samsung, te da un "chute" de energía casi inmediato de otras seis horas, sin tener que enchufarlo, un accesorio ideal para estos equipos.

Aunque me ha gustado mucho la forma del reloj y me ha parecido cómodo, me recordó un poco al Inspector Gadget, que siempre hablaba a través de un comunicador que llevaba en su mano. Al tener conectividad 3G esto es más que posible con el Gear S...

¿Te ves hablándole a tu mano como el protagonista de los dibujos animados?