CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Pronto llegarán los teléfonos flexibles y plegables. ¿Estás preparado?

Estos revolucionarios dispositivos harán que la categoría avance, pero tal vez pasen años antes de que sean aceptados de forma masiva.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO


La chica empujó hacia abajo y con fuerza el teléfono rectangular y, como un brazalete a presión, el dispositivo se ciñó alrededor de su muñeca. La audiencia se quedó boquiabierta; la red enloqueció.

Este teléfono envolvente articulado -- conocido como el CPlus -- fue un prototipo que utilizó Lenovo en junio pasado para impresionar a la audiencia como parte de un lanzamiento de varios productos, que incluyó el modular Moto Z y el Phab 2 Pro (el primer teléfono que utiliza el software de realidad aumentada de Google, Tango). El CPlus tal vez haya sido solamente un móvil conceptual, pero bien puede haber echado a andar la imaginación sobre el futuro de los teléfonos verdaderamente flexibles que se pueden doblar e incluso plegar.

A pesar de lo poderosos que son nuestros teléfonos hoy en día, su forma rectangular se ha convertido en una necesidad aburrida e invisible que nos cuesta trabajo distinguir. Esa es la razón por la cuales los dispositivos que se doblan, tuercen, envuelven y pliegan electrificarán y revitalizarán a la industria, incluso aunque presenten fallas al principio.

¿Por qué habríamos de querer un teléfono que se doble o se pliegue?

Los dispositivos flexibles y plegables son visual e intelectualmente atractivos porque las piezas electrónicas rígidas normalmente no se pueden doblar, al menos si no cuentan con una bisagra. Pero más allá de romper las barreras que enfrentan diseñadores y científicos, ¿tienen algún uso estos teléfonos?

De hecho, sí, varios. Doblar un dispositivo te ofrece un paquete más pequeño y más fácil de llevar a todos lados; esencialmente puede duplicar el tamaño de tu pantalla.

Además, dispositivos como estos "podrán ser producidos como si fueran papel de prensa", dijo Roel Vertegaal, quien dirige el Human Media Lab en la Universidad Queens de Canadá y trabaja en modelos de prototipos. Además, agregó, producir algunas partes de los teléfonos de esta forma podría con el tiempo hacer que fuera más barato fabricar teléfonos.

Los dispositivos bien proporcionados que te dan más bien una superficie de trabajo tridimensional (más que una pantalla plana constante) también tienen el poder de cambiar la manera como la gente los transporta e incluso como los usa, como navegar en nuevas maneras mientras se juega un juego, o usar la manera como doblas el dispositivo para provocar cierta acción, como por ejemplo durante un videojuego o para crear un sonido (mira el video de arriba).

Pocos, muy separados y potencialmente defectuosos

El teléfono píldora de Lenovo no es el único en empujar las barreras de los dispositivos flexibles. En efecto, los prototipos de teléfonos que se tuercen son algo que hemos estado viendo incluso desde el 2011. Samsung, según reportes, lanzará un teléfono que se dobla para convertirse en tableta más adelante este año, lo cual podría llevar a los dispositivos Edge, curvos pero estáticos, al siguiente nivel; además, se rumora que LG Electronics está suministrando a Apple, Google y Microsoft pantallas de teléfono flexibles para 2018. También Lenovo está trabajando en un prototipo de tableta que se dobla para ocupar en general menos espacio. La compañía lo presumió brevemente ante periodistas al mismo tiempo que mostró el CPlus que se envuelve en la muñeca.

Nadie se acuerda ya del Samsung Galaxy Round, pero hizo posible la llegada del S7 Edge.

Josh Miller/CNET

Pero si bien la investigación en cuanto a teléfonos flexibles y plegables se está agilizando en laboratorios corporativos y privados, no esperes verlos de pronto en todas partes. Las compañías suelen introducir diseños radicalmente distintos lenta y cautelosamente.

Toma como ejemplo el primer teléfono con pantalla curva de Samsung. El Galaxy Round era esencialmente un teléfono conceptual que nunca salió de Corea del Sur, pero su diseño evolucionó a lo largo de diferentes versiones hasta llegar al S7 Edge de la actualidad, con sus dos costados curvos. El Mi Mix de Xiaomi, que prácticamente no tiene biseles, también es otro dispositivo conceptual cuya tecnología aparecerá con el tiempo en otros dispositivos. Es probable que los primeros modelos de teléfonos flexibles y futuristas:

  • Cueste mucho dinero fabricarlos (y por tanto tengan un alto precio de venta)
  • Se vendan en pequeñas cantidades
  • Se vendan en uno o dos mercados de prueba para ver qué tan pronto reaccionan los compradores

También hay que considerar el desgaste al que se enfrentarán los teléfonos al doblarlos y plegarlos repetidamente. "[Yo] no veo por qué podría gustarme que mi teléfono se doblara y, de hecho, lo he colocado en una funda OtterBox para protegerlo del uso constante al que lo someto cada día", dijo Chris Schmandt, quien dirige el Living Mobile Group del Media Lab en MIT.

Además, es posible que un nuevo diseño más flexible pudiera afectar al tipo de hardware que puedes colocar dentro de un dispositivo, como por ejemplo, digamos, una batería más pequeña de lo que puedas colocar en un rectángulo plano y grande. También es probable que las partes rígidas, como las tarjetas de circuitos, tengan que usar una configuración interna distinta, o que se fabriquen para que también se puedan doblar ligeramente.

La competencia para ser el primero

Así que si los teléfonos flexibles y plegables no tienen el éxito garantizado, entonces ¿por qué las compañías están invirtiendo mucho diseño en investigación y desarrollo de teléfonos que tal vez no se popularicen en años, o incluso nunca? La verdad es que no siempre podemos pronosticar de manera precisa qué tendencias tomarán fuerza o cuáles pasarán al olvido.

El LG G Flex 2 de hecho se doblaba cuando lo presionabas, pero LG parece haber descontinuado la línea.

Josh P. Miller/CNET

Pero hay cierta gloria en ser el primero en innovar, y hay una ventaja de mercado distintiva para las compañías que tengan la mayor experiencia cuando, y si, los teléfonos flexibles y plegables se pongan de moda.

Samsung en particular se podría beneficiar en este caso si se convierte en el primero en lanzar sus electrónicos flexibles. "Es probable que Samsung tome el camino 'rompedor' y lo lleve de nuevo al mercado", dijo Wayne Lam, analista de IHS Markit, "Y ojalá deje atrás la debacle del Note 7".

Sin embargo, lo que más me emociona es que este tipo de innovación es que ayuda a los fabricantes de teléfonos en todas partes a apoyarse en descubrimientos anteriores para impulsar nuevos avances. Después de todo, solamente mediante prueba y error es como la industria, de manera colectiva, descubre qué funciona y qué no. Es el tipo de desarrollo que nos dará la próxima tecnología sin la que no podremos vivir, de la misma manera que la pasión para miniaturizar una computadora de escritorio hizo posible los teléfonos inteligentes que ahora llevamos en nuestros bolsillos.