La serie G de LG seguirá jugando con el concepto de un celular modular

El hecho de que el V20 sea un teléfono más convencional no significa que LG ha abandonado la idea de diferentes módulos adjuntos para su otra línea insignia.

Jason Cipriani/CNET
lg-g5-6173.jpg

El G5 te deja cambiar la parte inferior del teléfono para añadir cosas como la empuñadura de la cámara. El próximo teléfono de la serie G hará lo propio.

Foto de James Martin/CNET

Cuando LG introduce un concepto, se queda con él obstinadamente. La compañía lo hizo con el botón de encendido en la parte trasera, así como con la pantalla curva.

Su último experimento se produjo con el LG G5, que contó con módulos que se pueden enchufar y desenchufar, proporcionando una empuñadura para la cámara y mejores capacidades de audio.

Si bien al G5 le fue mal con los consumidores, LG se está quedando con el concepto modular para la generación siguiente, según el portavoz de LG, Ken Hong.

La noticia llega un día después de que LG presentó el V20, un teléfono que es más convencional que su hermano más experimental. El V20 se supone que tiene un teléfono mejorado, una parte posterior metálica desmontable y una pantalla nítida. Pero en ninguna parte hay una opción para conectar diferentes accesorios o módulos.

La popularidad de los Samsung Galaxy S7 y S7 Edge afectó negativamente los resultados de LG, que registró una caída del 6 por ciento en sus ingresos en el segundo trimestre, frente al mismo período del año anterior. El resultado final: El G5, a pesar de sus truquillos, no pudo dar batalla al último teléfono insignia de Samsung.

Sería razonable suponer que LG volvió a lo básico con el V20, centrándose en cambio en características más normales, como la cámara y la batería extraíble.

Pero eso será sólo para el V20. Hong dijo que el ciclo de desarrollo del V20 ya estaba en marcha cuando el G5 llegó al mercado, y que LG no cambió el proceso después de que el G5 probara ser tan poco popular.

Así que si compraste un G5 y algún módulo por ahí, hay esperanzas de que LG va a doblar sus esfuerzos en esa área en el próximo año.

Las posibilidades de LG también se vieron afectadas por el Moto Z de Lenovo, un teléfono que también ofreció la posibilidad de intercambiar diferentes módulos para una batería adicional o un potenciador de audio. A diferencia del G5, que requería que sacaras la batería y la barbilla de la parte inferior del teléfono, el Moto Z te permite conectar el accesorio a través de imanes, lo que permite simplemente usar una especie de broche de presión.

Close
Drag