CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

La ley 'kill switch' para celulares entra en vigor en California

A partir del 1 de julio, los teléfonos inteligentes vendidos en el estado tendrán un software que permitirá a los usuarios bloquear un teléfono robado para que este no se pueda utilizar.

El fiscal de distrito de San Francisco, George Gascon, impulsó la aprobación de la ley para bloquear teléfonos de forma remota. James Martin/CNET

Si eres un ladrón de celulares, te lo advertimos: California ahora es un territorio con la ley kill switch.

El software se llama así porque está diseñado para que el dueño de un celular pueda bloquearlo remotamente y así disuadir a los ladrones de robar teléfonos inteligentes. La tecnología, que incluye el "bloqueo de activación" de Apple y "protección de dispositivos" de Google, se ha convertido en un punto clave de venta entre las fabricantes de teléfonos y los consumidores porque los usuarios ahora pueden estar tranquilos de que la información en su celular robado está protegida.

Existe una buena razón para utilizar estas funciones. En los últimos años, los funcionarios gubernamentales han notado una "epidemia" de robos de teléfonos, sobre todo, en las grandes ciudades. A menudo los ladrones roban los teléfonos y los venden a los grupos y vendedores que se encargan de revender los dispositivos y enviarlos a clientes en el extranjero.

La respuesta de la industria de la tecnología a este mal ha sido la creación de un software que, en caso de un robo, requiere que se introduzca una contraseña al celular antes de que pueda ser desbloqueado o restaurado a la configuración de fábrica. La tecnología parece estar funcionando: en 2013, unos 3.1 millones de estadounidenses habían reportado el robo de sus teléfonos, según un estudio publicado por Consumer Reports el mes pasado. En 2014, esa cifra cayó a 2.1 millones, según el informe.

El próximo paso fue asegurar que las personas utilizaran la tecnología. El gobernador de California, Jerry Brown, firmó un proyecto de ley en agosto pasado que requiere que el software antirrobo fuese incluido y activado en todos los teléfonos inteligentes fabricados después del 1 de julio y que se vendan en el estado.

La industria inalámbrica argumentó que un interruptor antirrobo podría ser aprovechado por los hackers, pero los partidarios de la ley cuestionaron las motivaciones de los operadores de telefonía móvil, que tienen acuerdos lucrativos con sus socios de seguros.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

El miércoles, CTIA, una organización comercial que representa la industria inalámbrica, elogió el declive en el robo de celulares. Meredith Attwell Baker, la presidenta ejecutiva de la organización, dijo en un comunicado que la inclusión de software antirrobo para móviles es "otro ejemplo de cómo la industria inalámbrica trabaja proactivamente junto con los políticos y la policía para ayudar a proteger los teléfonos inteligentes de los consumidores".

California es el segundo estado con el software kill switch. En mayo, Minnesota fue el primer estado en aprobar una ley, pero esa ley no requiere que la función ya esté activada cuando el consumidor empiece a configurar su nuevo teléfono inteligente -- una distinción que los partidarios de la ley de California consideran muy importante.

Ahora le toca a las minoristas cumplir con la ley. Walmart -- una de los mayores minoristas en los EE.UU. -- dijo que acataría la ley. Best Buy, otra importante minorista estadounidense, no respondió a una solicitud de comentario sobre el nivel de preparación de sus tiendas en California.

Aunque la norma entró en vigor hoy, los funcionarios del gobierno dicen que llevará algún tiempo para que tenga el máximo efecto. Uno de los problemas con el software Android de Google es que los usuarios suelen ser lentos en actualizarse a las versiones más recientes del software, un desafío que los observadores califican de "fragmentación".

"A medida que esta tecnología se implemente, y los teléfonos antiguos se vayan eliminando poco a poco, espero que esta epidemia se convierta en una cosa del pasado", dijo el fiscal de distrito de San Francisco, George Gascon.