CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Le tomamos el pulso a los monitores cardíacos

Los pulsómetros ayudan a monitorizar los latidos del corazón y los puedes llevar como un brazalete, pero CNET descubrió que estos dispositivos necesitan evolucionar.

heartrate-tests-4414.jpg
Crédito: James Martin/CNET
 

Tu monitor cardíaco puede estar dándote información equivocada acerca del ritmo de tus latidos. Por lo menos a mí mi pulsómetro me falló.

Mientras estaba parada en una cinta de correr en el consultorio de mi médico y conectada a un electrocardiograma, el Dr. Jon Zaroff me dijo que mi ritmo cardíaco era de 146. Pero mi pulsómetro Basis Carbon Steel me indicaba que mi ritmo cardíaco era de 93, a pesar de que los latidos de mi corazón se estaban desacelerando rápidamente.


Por ello, decidí poner a prueba cinco monitores cardíacos y medir cuán exactos son con la ayuda de un electrocardiograma y del Dr. Zaroff. Puedes ver los resultados de las pruebas en las tablas presentadas abajo. Parece que la tecnología óptica utilizada en muchas de las pulseras inteligentes que monitorizan el ritmo cardíaco no es muy precisa cuando lo comparamos con la precisión de los electrocardiogramas (o los monitores cardíacos que emulan sus funciones). El electrocardiograma mide tu ritmo cardíaco al detectar los impulsos eléctricos que estimulan tus latidos.

Para el usuario que desea monitorizar su ritmo cardíaco en reposo, los pulsómetros son adecuados para esta función. Ningún fabricante de estas pulseras inteligentes afirma que estos aparatos están hechos a la medida de los deportistas extremos. Es más, la mayoría de los fabricantes señalan que los pulsómetros están hechos sólo para uso casual, y nunca para uso médico, y que sólo funcionan cuando el usuario está quieto. Normalmente, los fabricantes utilizan tecnología de monitorización del ritmo cardíaco junto a sensores de movimiento para registrar tu actividad física.

La monitorización del ritmo cardíaco durante los ejercicios es una de las mejores maneras de evaluar la salud física en general. Si tienes la intención de alcanzar un ritmo cardíaco específico cuando estás haciendo ejercicio, la mejor manera de medirlo es quizá un transmisor pectoral o simplemente tomarte el pulso poniendo tu dedo sobre la muñeca.

La anatomía humana desafía a los sensores

Los monitores pequeños en forma de pulsera como el Basis Carbon Steel, el Samsung Gear Fit y el Withings Pulse O2 presumen de su habilidad de mejorar la vida de quien los porta a través de la monitorización del ritmo cardíaco y, en ciertos casos, cuando se comparten estos datos con los médicos. Pero como nos explica el Dr. Zaroff, quien es cardiólogo en el hospital Kaiser Permanente en San Francisco, obtener un dato preciso de tu ritmo cardíaco a través de un pulsómetro es difícil.

La biología (la anatomía humana, para ser más específicos) complica el procedimiento de la monitorización a través de sensores ópticos. A diferencia de los transmisores pectorales — cuyo funcionamiento es muy similar al del electrocardiograma —, los pulsómetros utilizan la luz para seguirle la pista a tu sangre. Eso es, al emitir luz con LED a tus capilares, un sensor colocado al lado de la luz mide la frecuencia en que bombea tu sangre (o sea, tu ritmo cardíaco). En unos momentos, obtendrías una lectura de los latidos por minuto (BPM, por las siglas en inglés).

heartrate-tests-4379.jpg
Crédito: James Martin/CNET
  

Para obtener los datos, estos sensores requieren que el usuario esté totalmente inmóvil (hablar, moverse, tensar los músculos o sudar está prohibido). Afortunadamente, estos aparatos te indican si te estás moviendo demasiado. Tres de los pulsómetros que pusimos a prueba dieron señales de advertencia para que nos mantuviéramos quietos durante el examen.

Pero existe otra complicación. Cuando la sangre alcanza los capilares de tu muñeca, su velocidad ya se ha desacelerado a un ritmo que no refleja tu verdadero ritmo cardíaco. Esto es especialmente cierto cuando los latidos por minuto exceden los 100, según el Dr. Zaroff. (Algo interesante que descubrimos en nuestras pruebas es que los vasos sanguíneos arteriales en la punta de los dedos sí reflejan de manera precisa el ritmo cardíaco, aún con un alto BPM).

Reproduciendo: Mira esto: Cómo tomar el ritmo cardíaco con un celular que no sea...
3:21

Ponemos a prueba los monitores cardíacos

Los monitores cardíacos que no son de uso médico no están regulados por la FDA (la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.). Por ello, la precisión de estos aparatos es un misterio. Me puse a la tarea de probar estos aparatos y compararlos con el electrocardiograma, el referente por excelencia en la medición del ritmo cardíaco.

La prueba

Escogimos cinco aparatos a probar: el Garmin VivoFit, el Basis Carbon Steel, el Withings Pulse O2, el Samsung Gear Fit y el Samsung Galaxy S5 (un celular con sensor táctil).

Realicé dos pruebas para cada aparato: tres mediciones con ritmo cardíaco en reposo y tres mediciones justo después de correr en una cinta caminadora. En la segunda prueba, después de correr tenía que estar totalmente quieta para que el aparato pudiera tomar mi ritmo cardíaco.

Los resultados son claros: la mayoría de los aparatos que utilizan sensores ópticos podían hacer mediciones precisas (o más o menos exactas) cuando mi ritmo cardíaco estaba en reposo, o sea de 70 a 80 latidos por minuto. Por otro lado, el Garmin VivoFit, un aparato que utiliza un transmisor pectoral, fue sorprendentemente exacto en sus mediciones de ritmo cardíaco acelerado después de que el usuario hace ejercicios.

Aparato Porcentaje (%) de error a 80-90 BPM Porcentaje (%) de error a 160-170 BPM
Garmin VivoFit 10.7 0
Withings Pulse O2 5.3 57.1
Basis Carbon Steel 10.2 57.9
Samsung Gear Fit 4.2 No fue posible obtener datos del aparato
Samsung Galaxy S5 3.1 0.2

Los pulsómetros con sensores ópticos que miden el ritmo cardíaco a través de la muñeca (en vez de la punta del dedo) fueron los más problemáticos a la hora de dar una lectura precisa. Por ejemplo, el Basis Carbon Steel y el Gear Fit produjeron resultados erróneos durante varias pruebas o daban lecturas poco precisas cuando se les compara con los datos que provee el electrocardiograma. Esto afirma la idea de que los pulsómetros con sensores ópticos tienen dificultad para medir pulsaciones rápidas.

Por el contrario, el Samsung Galaxy S5, un celular con un monitor incorporado que mide el ritmo cardíaco a través de la punta del dedo utilizando un sensor óptico, produjo resultados similares al electrocardiograma.

heartrate-tests-4424.jpg
Crédito: James Martin/CNET
 

La razón de la precisión del Galaxy S5 reside en la biología. A diferencia de los capilares en la muñeca, la punta del dedo índice tiene un vaso sanguíneo arterial, que refleja el ritmo cardíaco hasta en estados acelerados, y debido a que la piel es traslúcida es fácil de medir. 

Los desafíos de los pulsómetros

Los problemas que achacan a los aparatos como el Basis Carbon Steel y el Samsung Gear Fit son varios. 

Una de estas dificultades es la pigmentación de la piel. “La luz tiene que penetrar varias capas, así que si una persona tiene una medida alta en la escala Fitzpatrick (que mide el tono de piel), será más difícil para que la luz se refracte. Para alguien que tiene una tonalidad de piel clara que se encuentra en un espacio bien iluminado, la luz puede ser difuminada. Pero la tecnología puede adaptarse a la tonalidad de la piel. Mientras más oscura sea la piel, más luminosa debe ser la luz; mientras más clara sea la piel, la luz debe brillar menos”, explica el presidente ejecutivo y cofundador de Basis, Bharat Vasan.

Los lectores de CNET se han pronunciado sobre este tema. Refiriéndose al Samsung Gear 2, YaBoyMartell dijo: “Si tienes la piel oscura, ¡el monitor cardíaco no va a funcionar! No soy ni tan oscuro y el aparato funciona 0 por ciento de las veces que lo he utilizado. Si muevo el sensor hacia la punta de mi dedo (que es la parte más clara de mi mano), funciona perfectamente”.

 

Existen varios factores que pueden afectar la precisión de los monitores cardíacos, como lo afirman Basis y Samsung. Porque están diseñados para ser utilizados en estado de reposo, estos aparatos no pueden lidiar con mucho movimiento o interrupciones en el momento en que están tratando de hacer la medición. Por ello, Samsung sugiere que para “obtener una medición precisa se recomienda que el usuario esté quieto cuando el aparato está por tomar el ritmo cardíaco o cuando el usuario se esté ajustando el aparato para colocarlo lo más cerca posible de las venas”.

Al preguntarles acerca de la falta de precisión en la medición, tanto Basis como Withings ofrecieron darnos unidades de reemplazo y expresaron su confianza en la capacidad de sus aparatos de medir con precisión el ritmo cardíaco. Basis afirma que su aparato puede medir el ritmo cardíaco en estado acelerado, con un alto BPM. Espero poder poner a prueba también estas unidades de reemplazo.

Los pulsómetros y su futuro

Si has adquirido un pulsómetro, sólo tienes una opción: utilizarlo para medir tu ritmo cardíaco en estado de reposo y esperar datos más o menos exactos. Las ventajas que ofrecen son escasas para la mayoría de los usuarios. Sin embargo, puedes depender de sus otras funciones para mejorar tu salud física, como la monitorización de la actividad física y del sueño.

“Si es una persona común y corriente con un ritmo cardíaco normal, no creo que un monitor cardíaco marque mucha diferencia en tu vida”, dijo el Dr. Zaroff. En algunos casos, señala, una persona puede ver que su ritmo cardíaco en reposo se desacelera después de meses de una rutina de ejercicio y actividad física. En otros casos, estos aparatos se pueden utilizar en personas con enfermedades del corazón como arritmias que requieren de una constante monitorización de su ritmo cardíaco.