CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Carolina Parada: Al volante de la inteligencia artificial en Nvidia

[Latinos en tech 2017] Esta ingeniera venezolana trabaja en el desarrollo de tecnologías para que los autos autónomos sean más inteligentes y, por ende, más seguros.

nvidia-carolina-parada

Carolina Parada es ingeniera principal de aprendizaje profundo de Nvidia.

Raymond Yuen/Nvidia Corporation

California alberga a docenas de compañías que trabajan en tecnología para autos autónomos, uno de los sectores de mayor crecimiento -- y feroz competencia -- en el área de la tecnología y uno en donde ya han puesto el pie gigantes como Apple, Waymo y Samsung.

A muchos kilómetros de ahí, en Boulder, Colorado, para ser exactos, una ingeniera venezolana trabaja en esa misma tecnología, pero para Nvidia, una empresa que es más conocida por sus chips gráficos como el GeForce GTX o sus procesadores para tabletas y teléfonos como los Tegra. Nvidia tiene su sede en Santa Clara, California, pero la división donde trabaja Parada está en Colorado.

top-latinos.png

Se trata de Carolina Parada, una de las ingenieras principales de una nueva división de Nvidia que busca mejorar la inteligencia artificial de los carros autónomos, que comúnmente usan sensores para identificar lo que hay alrededor de un coche, incluyendo peatones, señalizaciones, mascotas y, por supuesto, otros autos.

"[Los carros autónomos] pueden cambiar completamente la forma en que vivimos hoy en día", dijo Parada en una entrevista telefónica desde Boulder, adonde se mudó para trabajar en este proyecto. "Tienen un potencial muy grande".

Del reconocimiento de voz a la inteligencia artificial

Parada llegó a Nvidia apenas en mayo de este año y, si bien esta es la primera vez que trabaja en tecnología para autos autónomos, su carrera la ha preparado muy bien para este nuevo reto.

Hija de padres ingenieros, Parada nació en Maracay, pero creció en Puerto Ordaz, al sur de Venezuela, donde vivió hasta terminar el bachillerato. Posteriormente, estudió la carrera de ingeniería electrónica en la Universidad Simón Bolívar en Caracas para luego graduarse de esa disciplina en la Universidad Estatal de Washington, donde también hizo una maestría de ese tema. Fue ahí donde comenzó a interesarse por la tecnología de reconocimiento de voz.

Durante su doctorado en la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, Parada ejerció como pasante en los equipos de reconocimiento de voz de empresas como Nuance -- la líder del sector --, IBM y Google, que acabó contratándola en 2011 para liderar uno de los equipos de reconocimiento de voz que, al cabo de los años, se transformó en lo que hoy conocemos como Google Assistant.

El cambio de Google a Nvidia tuvo que ver con la inquietud de Parada por usar su conocimiento de la inteligencia artificial en áreas que fueran más allá del mero reconocimiento de voz, por ejemplo, en cómo interpretar toda la información que recaudan los sensores integrados en un auto autónomo y hacerlos más inteligentes.

"El campo de los carros autónomos siempre me ha fascinado", dice Parada. "Es un área que está creciendo muchísimo, y como todavía está creciendo, tiene muchas áreas sin explorar".

Parada todavía trabaja con elementos de inteligencia artificial similares a los que utilizaba en Google, incluyendo las redes neuronales para lograr que las computadoras de los autos autónomos aprendan a aprender. Es la misma tecnología de aprendizaje que usan los llamados asistentes virtuales para mejorar cómo reconocen las voces de sus usuarios. Y, lo que más le emociona, dice, es "trabajar en algo que pienso puede tener un impacto positivo en mucha gente".

El trabajo de esta venezolana en Nvidia puede llegar a ser crucial en los próximos años.

Jen-Hsun Huang, el presidente ejecutivo de Nvidia, quiere tener chips listos para venderle a las automotrices para finales de 2017 y ya integrados en los vehículos para fines de 2018, según un reporte de marzo. Y no se trata de chips comunes y corrientes. Los primeros procesadores permitirían que los carros manejen solos sin que los conductores pongan las manos en el volante, aunque los conductores sí necesitarán estar listos para tomar control si es necesario. Estos serían los vehículos autónomos que la industria denomina de "nivel tres". 

Sin embargo, para 2019, Huang espera ver chips de Nvidia en carros de "nivel cuatro", donde la computadora del vehículo no necesita de la interacción del conductor para manejar o parar. Los carros de "nivel cinco", donde los conductores ya son innecesarios, son apenas conceptos y no hay una automotriz que ha dicho cuándo fabricará uno, aunque esa es la meta final de todas las empresas trabajando en esta tecnología. A fin de cuentas, el trabajo de ingenieros como Parada y los productos de empresas como la suya y los de sus mayores rivales -- Intel y Qualcomm -- jugarán un papel determinante.

Predicando con el ejemplo

Parada no se limita a mejorar la sociedad con sus esfuerzos en la inteligencia artificial, sino que también es muy activa motivando a la próxima generación de mujeres a entrar al campo de la tecnología — un esfuerzo que empieza en su propia casa. 

Cuando Parada aún trabajaba en Google, sus hijas le ayudaban a probar sus experimentos en los diferentes dispositivos, algo que la divertía mucho, viéndolas como si fueran unas pequeñas ingenieras. También les compró una computadora a cada una para ayudarlas a sentirse cómodas con la tecnología y ahora "son ellas quienes me enseñan cosas a mí todo el tiempo", dice. 

Más allá de la familia, a la próxima generación de ingenieras, Parada les aconseja encontrar su pasión, seguirla, ser perseverantes y probar cosas nuevas. "Aunque se sientan un poco incómodas al entrar a un campo nuevo, siempre es bueno esforzarse", dice, sobre todo porque uno podría estar contribuyendo poco a poco a productos futuros que ni siquiera se han inventado hoy.

Los logros de esta venezolana son motivo de orgullo para sus papás y -- especialmente -- sus hijas, quienes se ponen muy contentas al escuchar que la gente ya usa una tecnología desarrollada por su madre.

"Me alegra que se sientan orgullosas de que su mamá ingeniera está trabajando en algo que afecta y llegará a muchas personas", dijo.