CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Las ondas de un antiguo choque cósmico llegan a la Tierra

El choque de dos hoyos negros hace 3,000 millones de años 'toca' Tierra en la forma de ondas gravitacionales que han sido detectadas por tercera vez en la historia.

Por tercera vez en la historia, unos científicos han detectado ondas gravitacionales, sí, ondas en la estructura del espacio y el tiempo que predijo Albert Einstein hace un siglo pero que nunca se lograron observar hasta el año pasado. 

Similar a las dos anteriores detecciones de ondas cósmicas, el origen de las ondas detectadas esta tercera vez se pueden rastrear cuando dos hoyos negros se fusionaron para formar un gigantesco agujero negro. Este evento de fusión ocurrió unos 3,000 millones de años atrás. Esto significa que las ondas gravitacionales detectadas recientemente son dos veces más antiguas y distantes que las detectadas en las anteriores dos ocasiones. Las ondas fueron detectadas por el Observatorio de Detección de Ondas Gravitacionales (LIGO, por sus siglas en inglés) en sus instalaciones en los estados de Luisiana y Washington en Estados Unidos.

Las tres detecciones de ondas gravitacionales. 

LSC/OzGrav

LIGO y la colaboración Virgo basada en Europa publicaron un artículo el jueves sobre esta reciente detección en la revista Physical Review Letters.

Pensar en el choque de los dos hoyos negros que dio inicio a estas ondas cósmicas nos daría dolor de cabeza. El concepto en sí de un agujero negro ya es bastante complejo si no raro: un punto de gravedad tan poderoso de la que ni siquiera la luz puede escapar. Ahora, imagina dos puntos de gravedad tan poderosos que chocan en una épica colisión que produce más energía que toda la energía emitida como luz por todas las estrellas y galaxias y universos en un momento determinado. 

Y por ello, no es sorpresa que podamos detectar estas ondas cósmicas de un evento tan distante. 

"Es increíble que los humanos puedan construir una historia, y luego comprobarla, sobre eventos tan extraños y extremos que toman lugar hace miles de millones de años y a miles de millones de años luz de distancia de nosotros", dijo David Shoemaker, del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Shoemaker es el vocero de LIGO Scientific Collaboration

El observar las ondas gravitacionales le da los científicos una nueva forma de estudiar el universo, de entender mejor los agujeros negros y cómo se forman, y quizá de resolver algunos de los grandes misterios del espacio, como la materia oscura. 

La más reciente detección se realizó el 4 de enero de 2017 durante la segunda ronda de observaciones de LIGO, que seguirá en marcha hasta agosto. Se espera que se realice una tercera ronda de observaciones para finales de 2018, cuando se realicen mejoras técnicas y se añada un tercer detector en Italia.