CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Estas mariposas de seda salen a pasear en sus propios (y pequeños) coches

Estas mariposas de seda son guiadas por feromonas para que lleven un vehículo a un punto determinado.

Creíamos haberlo visto todo, pero ahora las mariposas de seda se están sumando a la hazaña. Es posible que los insectos no sepan lo que están haciendo, pero un grupo de investigadores en la Universidad de Tokio ha usado mariposas de seda para conducir pequeños coches. La investigación se basa en un estudio previo llevado a cabo por el equipo en 2013, y se publicó el mes pasado en el JoVE Video Journal.

La metodología tiene en cuenta cómo reconocen el mundo las mariposas de seda: mediante receptores sensibles al olor que llevan en las antenas. Los investigadores colocaron un objetivo perfumado con feromonas de mariposa de seda hembra, y observaron el comportamiento de machos amarrados y conduciendo hacia el objetivo.

¿Cómo conduce una mariposa de seda si no tiene manos? Con una bola de desplazamiento suspendida en el aire, similar a las bolas que llevan los ratones informáticos. A medida que la mariposa de seda macho gatea en la bola dirigiéndose hacia el objetivo perfumado, unos sensores ópticos recogen el movimiento de la bola y lo traducen en conducción, moviendo el coche en esa dirección.

En siete intentos con siete conductores diferentes, las mariposas de seda macho condujeron consistentemente en dirección al objetivo establecido, pero tardaron un poco más (una media de dos segundos) que aquellas mariposas que caminaron hacia el objetivo con sus propios pies.

Y tú te estarás preguntando seguramente, ¿para qué carambas puede ser útil esto? Un robot capaz de detectar olor podría usarse para una variedad de tareas, como detectar drogas o explosivos o incluso víctimas en situación de desastre. Ahora mismo esas tareas las realizan perros, pero un robot controlado por un insecto proporciona un prototipo para un sistema basado en comportamiento insectil.

"El robot controlado por insectos tiene dos grandes direcciones para futuras aplicaciones. La primera dirección es para la ingeniería. Como robot autónomo controlado por un sistema de motor sensorial insectil, el robot controlado por un insecto será una referencia para robots móviles implementados con modelos biológicos", según revela el estudio.

"La otra gran dirección es definitivamente para la biología. El robot controlado por insectos se puede ver como un experimento en una plataforma cerrada. Además, la manipulación robótica, una forma no invasora de alterar las relaciones motoras y sensoriales de un insecto, se aplicará más para investigar cómo responde el cerebro de un insecto pequeño, cómo aprende y cómo se adapta a nuevas circunstancias".