CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

La tercera temporada de Las chicas del cable es un dramón

[Reseña con pocos 'spoilers'] La serie feminista de Netflix ambientada en el Madrid de finales de los años 20 ha estrenado su tercera temporada. En los nuevos episodios sus protagonistas deberán enfrentarse a más adversidades y mucho, mucho, mucho drama.

Las chicas del cable, temporada 3

Las chicas en la tercera temporada de la serie de Netflix.

Manuel Fernandez-Valdes/Netflix

"Hace tiempo tener un hijo hubiera sido un problema para mí. Hoy hubiera estado dispuesta a hacer lo imposible para darle un futuro", con estas palabras narradas por la voz en off de Lidia (Blanca Suárez) arranca la tercera temporada de la serie española y de época de Netflix Las chicas del cable. Y con ellas retomamos el final de la temporada pasada: la caída de Lidia desde la cornisa de la ventana del hospital en el que querían practicarle un aborto forzado.

Si además de leer, te apetece ver nuestro comentario sobre la serie, no te pierdas este vídeo en el que hasta nos vestimos de época.

Sin querer arruinarte nada que no se haya podido ver ya en el tráiler promocional de esta temporada 3 de Las chicas y después de ese dramático inicio, en los nuevos episodios de la serie vamos a presenciar la boda de Lidia, el retorno de Ángeles (Maggie Civantos), el hecho de que Carlota (Ana Fernández) sea millonaria, la nueva lucha de Sara (Ana Polvorosa) por encontrar su identidad sexual, la adicción de Miguel (Borja Luna) y la exploración de la sexualidad de Marga (Nadia de Santiago). Además de conocer a un nuevo posible interés amoroso para Francisco (Yon González). Bueno, y Pablo (Nico Romero) se va a llevar una sorpresa que no esperábamos. Hasta aquí todo bien y suena muy en la línea de a lo que esta serie ambientada en el Madrid de finales de los años 20 nos tiene acostumbrados, ¿verdad? 

El problema de Las chicas del cable esta tercera temporada (o al menos de los dos primeros episodios que Netflix puso a nuestra disposición para escribir esta crítica) es lo mucho que se les ha ido la mano a sus guionistas y productores con la ración de drama telenovelero en la serie. En esos dos primeros capítulos hay un incendio, muertes de varios personajes, una desaparición que tiene pinta de secuestro, se lidia con el tráfico de drogas, aparece el hermano gemelo con mucha cara dura de uno de los protagonistas, se produce una reconciliación francamente difícil de creer, hay una detención por asesinato que acaba quedando en nada y un accidente que podría marcar para toda la vida a uno de nuestros protagonistas. Todo ello con diálogos que a menudo rozan lo inverosímil como este: "¿Y qué hago yo ahora con 50 millones de pesetas?", de la boca de Carlota.

Por suerte también hay pequeños momentos en los que la serie funciona y simplemente nos recuerda por qué nos enganchamos a ella. Siguen luciendo los peinados y modelitos años 20 de lo más sexy (aunque el nuevo look de Lidia con pelo más largo y sombrero permanente sea discutible). Las chicas se han organizado en un grupo de activistas feministas llamadas Las violetas que se dedica a tirar pintura de ese color sobre jueces dados a las sentencias discriminatorias contra los derechos de las mujeres. Después de una escena de sexo perfectamente bien coreografiada nos enteramos de que una de sus participantes se ha quedado bastante insatisfecha en realidad. Y se adivinan varias tramas donde el flirteo y la tensión sexual podrían jugar un papel protagonista.

Las chicas del cable, temporada 3

Un ejemplo de Lidia con su nuevo peinado y sombrero no necesariamente favorecedor.

Manuel Fernández-Valdés/Netflix

Teniendo en cuenta que ésta es ya la tercera temporada de la serie, parece inútil abogar por unos episodios carentes de esa voz en off que se asegura de explicar la moralina de cada momento o de esa música pop anacrónica. Características ambas que llevamos lamentando desde la primera y la segunda temporada de Las chicas del cable pero que definen el ADN de este título y difícilmente desaparecerán.

Pero es una pena que la serie no sea un poco menos teniente al melodrama extremo para centrarse más en su mensaje feminista y vestido de época. Y es que a estos nuevos episodios de Las chicas del cable les falta un poco de ligereza, algo de romance y bastante sentido del humor.

La tercera temporada de Las chicas del cable se ha estrenado en Netflix el 7 de septiembre de 2018.

Reproduciendo: Mira esto: Las series en español en Netflix que más han dado de...
2:50

¿Te gustan las series de Netflix en español? No dejes de leer nuestro artículo sobre los mejores momentos de La casa de las flores o lo que nos gustaría ver en la segunda temporada de la nueva comedia mexicana de Netflix

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.