CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Las chicas del cable pisa el acelerador del melodrama en la temporada 4

[Reseña sin ‘spoilers’] Netflix estrenó el 9 de agosto la cuarta temporada de la serie española 'Las chicas del cable', con más misterios y conspiraciones.

4

Marga (Nadia de Santiago), Ángeles (Maggie Civantos), Lidia (Blanca Suárez) y Carlota (Ana Fernández) en el cabaret White Lady.

Manuel Fernández-Valdés/Netflix

De todas las series originales de Netflix hechas en España, la que quizás replica mejor el espíritu "telenovelero" es Las chicas del cable, cuya cuarta temporada fue estrenada por la plataforma de streaming el viernes, el 9 de agosto, y de la que CNET en Español tuvo acceso con antelación al primer episodio para elaborar esta reseña.

En cierta manera, Las chicas del cable, al estar ambientada en la primera mitad del siglo XX, está dotada de cierto ánimo por reflejar los cambios en la sociedad española, especialmente en el campo de las luchas por la igualdad de las mujeres. De nuevo, esta ambición es uno de los ejes de los ocho nuevos episodios que integran la cuarta temporada.

Aunque nunca debe olvidarse que Las chicas del cable es ficción, con tonos de melodrama. Así que la reconstrucción histórica de la España republicana cede espacio de manera frecuente a las sensibilidades actuales de su audiencia, para generar empatía con el espectador. Así, en la cuarta temporada, Carlota (Ana Fernández) se lanza a la alcaldía de Madrid en 1931 con una agenda que propugna la despenalización de la homosexualidad y la igualdad de la mujer. ¡Iba de primera en las encuestas!

La caldeada escena política española previa a la Guerra Civil (1936-1939) está pobremente recreada en Las chicas del cable pero esto tiene una explicación. La serie no va de ello. Lo que se le da muy bien a la serie es plantear situaciones dramáticas y complicadas para sus cuatro protagonistas. Y la cuarta temporada parece ser generosa en momentos de intriga, drama y acción.

La temporada 3 de Las chicas del cable dejó la historia en los siguientes términos:

  • Lidia Aguilar (Blanca Suárez) recupera a su hija secuestrada pero en la operación resulta herido gravemente Francisco (Yon González). La autora del secuestro, Doña Carmen (Concha Velasco), va a prisión y Lidia vuelve con Carlos (Martiño Rivas).
  • Ángeles Vidal (Maggie Civantos) regresó a Madrid y ayudó al Inspector Cuevas (Antonio Velázquez) a poner tras las rejas al traficante Guzmán (Luis Fernández)
  • Carlota Rodríguez de Senillosa (Ana Fernández) mantiene su relación con Sara (Ana Polvorosa), quien decide asumir ante todos su transexualidad, empieza a vestir como hombre y asume la identidad de Oscar Ruiz.
  • Marga Suárez (Nadia de Santiago) decide quedarse con su marido Pablo (Nico Romero) y no con el hermano gemelo de su esposo, Julio (interpretado también por Romero).

Este es el balance de la historia al inicio de la temporada 4, cuya acción comienza en 1931, durante la Feria de San Isidro, momento en el que Carlota decide lanzarse a la alcaldía de Madrid como candidata del Partido Democrático Republicano.

Lidia decide volver al trabajo y Carlos le encomienda la organización de la Feria de Comunicación Europea, en la que la compañía planea hacer la presentación de su nuevo proyecto, que tiene que ver con los rayos catódicos (la televisión). La serie comenzó con la novedad de la masificación del teléfono, para pasar a las cabinas telefónicas públicas y luego a las emisoras radiofónicas. La TV parece ser la tecnología dominante de la temporada 4. A este ritmo, pronto quizás veamos hablar del streaming en el show. 😂

El primer episodio de la temporada 4 se llama La igualdad y este parece ser el tema central de los nuevos capítulos. Desde las aspiraciones políticas de Carlota, pasando por la vuelta al trabajo de Lidia, la lucha de Marga por ser reconocida como contable en la empresa y los talleres de formación a empleadas que Ángeles organiza, las reivindicaciones feministas son el eje sobre el que se construye la temporada 4.

4

El elenco principal en un momento del rodaje de la cuarta temporada de 'Las chicas del cable'

Manuel Fernández-Valdés/Netflix

Pero, por supuesto, no sería Las chicas del cable si no hubiese un crimen que resolver u ocultar. En este caso, Carlota es acusada de haber asesinado a su rival político, Don Rodrigo. Y el recién nombrado Capitán Cuevas le cuenta a Ángeles que está tras la pista de El Mirlo, misterioso personaje que ahora lidera el grupo criminal de Guzmán.

Entre la prisión de Carlota, descubrir al asesino de Don Rodrigo, un nuevo plan malvado de Doña Carmen y el juego del "gato y el ratón" para atrapar a El Mirlo, la cuarta temporada de Las chicas del cable pisa el acelerador del melodrama y consolida su propuesta como la "telenovela" de prestigio de Netflix.

Reproduciendo: Mira esto: 'Las Chicas del Cable' calientan Netflix con feminismo...
2:54