Las betas de iOS 9 y El Capitán: por qué no instalarlas

[Opinión] Aunque suene tentador obtener las nuevas funciones antes que otros, las versiones beta de un software usualmente están plagadas de fallos y, si las instalas en tu dispositivo, corres el peligro de quedar incomunicado.

iOS 8 se lanzó el año pasado después de una fase beta. CNET

Presentados durante la conferencia de desarrolladores de Apple en junio, las versiones beta de iOS 9 y Mac OS X El Capitan han estado disponibles durante un rato para los desarrolladores que tienen una cuenta en Apple.

Pero, a partir de hoy jueves, 9 de julio, quienquiera que tenga un Apple ID puede descargar las versiones beta de ambos sistemas operativos y entregar reportes de fallos. Apple dice que las versiones beta que están disponibles para el público pueden ser un poco distintas de lo que está disponible para los desarrolladores. Sin embargo, a pesar de ello, esto representa un gran cambio en la forma en que Apple ha lanzado sus software en el pasado.

En otras palabras, por primera vez, el público en general tiene la oportunidad de ejecutar una versión temprana de una de las grandes actualizaciones a los sistemas operativos de Apple.

Si eres un desarrollador experimentado, el ejecutar la versión beta de un sistema operativo es cosa fácil. Pero si sólo eres un ávido usuario, primero tómate un respiro antes de apuntarte para recibir una versión beta de iOS 9 o El Capitan: quizá no podrás ejecutar software que no esté en su estado final. Y si aún te quieres aventurar, asegúrate de no ejecutarlo en tu dispositivo principal.

Las versiones beta están plagadas de fallos

Debido a que el software beta es esencialmente una obra en construcción, es completamente normal que se presenten problemas y fallos. La fase beta en el desarrollo del software le permite a los desarrolladores afinar sus apps mientras que la creadora del sistema operativo (en este caso, Apple) se encarga de eliminar los fallos.

Si todo va de maravillas, el público en general recibirá un producto final pulido y en pleno funcionamiento.

En un lanzamiento beta, el sistema operativo funcionará como se espera la mayor parte del tiempo, pero es importante comprender que te encontrarás con problemas. Y, claro, ese es el punto. Si te estás apuntando para recibir las versiones beta de iOS o OS X, te estás ofreciendo de voluntario para ser un conejillo de Indias. Como bien lo señala la sección de preguntas frecuentes de los programas beta de Apple: "Cuando te encuentres con un problema que necesita ser solucionado, envía tu reporte directamente a Apple a través del app Feedback Assistant incorporado".

(Microsoft ha hecho lo mismo con su programa Windows Insider, la versión beta pública de Windows 10, cuya versión final se lanzará oficialmente el 29 de julio).

¿Qué clase de problemas pueden surgir? Cuando un colega descargó la versión beta para desarrolladores en su dispositivo iOS hace un par de años, el sistema operativo funcionó bien la mayor parte del tiempo, pero un fallo le prevenía enviar mensajes de texto. Claro, esto es tolerable si se tratara de un dispositivo de prueba, pero el problema es que lo descargó en su iPhone personal.

En otra ocasión, cuando probé una versión beta de un sistema operativo de Mac, cada vez que mi Mac entraba en reposo después de un par de minutos de inactividad, no podía despertar la computadora sin tener que reiniciarla.

Mi punto es que esto es precisamente lo que te puedes esperar de una versión beta: no son perfectas y no pretenden serlo. Son un paso más en el proceso de desarrollo a medida que Apple está eliminando los fallos que detectan.

macosxelcapitanpromo.jpg
Josh Miller/CNET

Cómo experimentar los nuevos sistemas operativos

Un recordatorio: las versiones beta de iOS 9 y OS X El Capitan están disponibles para aquellos que tienen un Apple ID.

Si ya has descargado El Capitan -- o estás planeando hacerlo -- la mejor manera de probarlo es crear una división en tu Mac.

De lo contrario, tus opciones son limitadas a menos de que tengas una computadora que utilizas especialmente para probar versiones tempranas de sistemas operativos. Para El Capitan, necesitarás una computadora más nueva, así que si has actualizado tu hardware Apple recientemente, trata de instalar la versión beta en una Mac un poco más vieja. Sólo asegúrate de que la Mac vieja no contenga ningún archivo importante antes de instalar la versión beta del sistema operativo.

Para iOS, puedes instalar la versión beta en un iPhone viejo que ya no utilices. Una mejor opción sería usar un iPad o un iPod Touch. Generalmente, tu iPhone es el dispositivo que contiene tus datos más importantes y es tu aparato principal de comunicación. Por lo que instalar la versión beta en tu iPad o iPod Touch acarrea menos consecuencias (asumiendo, claro, que estos dispositivos no son tan clave en tu rutina como lo sería un iPhone).

¿Por qué no esperar?

Cuando el software está en sus fases iniciales es bastante tosco, y los desarrolladores requieren de tiempo para pulir las asperezas hasta cuando se lance la versión final al público.

Los aventurados a descargar las versiones beta quieren experimentar de primera mano un nuevo sistema operativo, pero es importante entender que existe un proceso en la creación de un software, y este proceso está plagado de fallos. Y, precisamente por estos fallos no querrás probar las betas en tus dispositivos principales, a menos que quieras correr el peligro de quedar incomunicado.

Por estas razones, no recomiendo que instales ninguna de las versiones beta de los sistemas operativos de Apple en tus dispositivos principales a menos que aceptes plenamente que las cosas no marcharán a pedir de boca. Y, aun cuando tengas un dispositivo de prueba, te querrás asegurar de no tener nada que perder si algo sale mal.

Close
Drag