CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Todos los teléfonos de Huawei que recibirán EMUI 10 Cómo silenciar el ventilador de tu Mac Galaxy Z Flip No hay MWC: ¿Qué pasa con los celulares de Huawei, LG, Xiaomi y Samsung? The Batman Decepciones de los Galaxy S20

Estos ladrillos de bacterias podrían ayudarnos a construir en Marte

Científicos de la Universidad de Colorado en Boulder crean un material viviente de construcción que se puede reparar a sí mismo.

Científicos de la Universidad de Colorado en Boulder crearon un ladrillo compuesto de bacterias, gel y arena.

Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas/Universidad de Colorado Boulder

Los edificios del futuro podrían estar plagados de bacterias. Los científicos están desarrollando un material de construcción híbrido hecho de microbios que quizá sean capaces de curarse a sí mismos o hasta absorber dióxido de carbono del aire. 

Wil Srubar, un profesor de la Universidad de Colorado en Boulder, dirigió un equipo interdisciplinario que utilizó bacteria para crear un material "viviente" de construcción que, entre otras cosas, es capaz de reparar sus propias grietas. Esta sería una habilidad especialmente valiosa en condiciones extremas o en estructuras militares, dicen los científicos, ya que los ladrillos hechos de este material se podrían reparar solos después de los desastres naturales o de daños causados por fuego enemigo. 

"Creemos que este material es especialmente apropiado en ambientes donde escasean los recursos, como los desiertos y el Ártico, incluso en asentamientos humanos en otros planetas", dijo Srubar, quien fundó el laboratorio de materiales vivientes en la Universidad de Colorado. "El cielo es el límite para las aplicaciones creativas de esta tecnología".

El profesor Wil Srubar y la estudiante Sarah Williams examinan el material viviente en el laboratorio.

Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas / Universidad de Colorado Boulder

Srubar creó este material impulsado en su interés por la construcción sostenible. Aunque aún no puedes comprar estos ladrillos en la ferretería de la esquina, los investigadores dicen que serán más fáciles de producir y que podrán extraer y absorber dióxido de carbono del aire en lugar de emitir este gas.

"Los materiales vivientes de construcción se pueden usar para mejorar la eficacia y sustentabilidad de la producción de materiales de construcción y podría permitirle a los materiales a sentir e interactuar con el ambiente", dijo Chelsea Heveran, coautora del estudio que se publicó en la revista Matter.

Los ladrillos hechos de material viviente puede, por ejemplo, cambiar de color para indicar la presencia de toxinas peligrosas y hasta absorberlas.

Para crear estos ladrillos, los científicos mezclaron bacteria en una especie de andamio hecho de gelatina y arena. Bajo la luz adecuada y otras condiciones propicias, los microbios pueden absorber dióxido de carbono para ayudarles en su crecimiento y para producir carbonato de calcio, el ingrediente principal del cemento. Los científicos pueden moldear esta mezcla de bacteria en varias formas. El equipo demostró que puede crear pequeños cubos, ladrillos del tamaño de una caja de zapatos y estructuras que se ven como elegantes castillos de arena. 

Cerca del 9 al 14 por ciento de las colonias bacteriales seguían vivas después de 30 días y tres generaciones distintas de ladrillos, de acuerdo con el estudio. Si uno de los ladrillos se corta a la mitad, cada mitad es capaz de crecer y convertirse en un ladrillo nuevo, según el estudio.

El material es además duradero. El equipo descubrió que bajo una variedad de condiciones de temperatura y humedad, tiene la misma fuerza de un mortero que usan los trabajadores de construcción hoy en día.

"Puedes pisar el ladrillo, y no se romperá", dijo Srubar.

Las bacterias toman forma en este molde.

Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas / Universidad de Colorado Boulder

Los materiales que se reparan solos son de especial atractivo para el campo científico en un mundo que es cada vez más conscientes de los desechos electrónicos. 

El año pasado, científicos en Singapur desarrollaron una piel electrónica capaz de curarse a sí misma y sensible al tacto. Los científicos demostraron que cuando la piel se rompía, se podía enmendar en cuestión de días. 

La NASA está contemplando la posibilidad de trajes especiales que se puedan reparar solos.

El estudio de la Universidad de Colorado cuenta con el apoyo de la Agencia de Investigación de Proyectos de Defensa (DARPA). Srubar dijo que seguirá optimizando la fórmula de este material viviente y seguirá explorando otros organismos vivos que le concederían más ventajas a los ladrillos vivientes.

"Aunque estamos en las fases iniciales de esta investigación", dijo, "esperamos que este material esté disponible de forma comercial en los próximos cinco a 10 años".

Reproduciendo: Mira esto: Viaje a Marte: ¿Quién nos llevará primero al Planeta...
4:30