CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Medios digitales

La tecnología detrás de 'Finding Dory', la nueva cinta de Pixar

El estudio nos cuenta cómo jugó con la tecnología disponible para crear la secuela de 'Finding Nemo' 13 años después. Además, nos insinuó que comienza a experimentar con la realidad virtual.

Cuando Buscando a Nemo (Finding Nemo) salió en 2003, dejó boquiabiertos a más de un crítico por su hermosa representación del mundo debajo del océano. El famoso crítico Roger Ebert se mostró tan impresionado que escribió: "Quería sentarme en la primera fila y dejar que las imágenes empaparan las orillas de mi campo de visión".

Eso fue hace 13 años, que representa una verdadera eternidad cuando se habla de tecnología.

Con Finding Dory, la muy esperada secuela que llegará este mismo mes, se han acumulado más de una década de avances tecnológicos que hacen que el vasto mar se vea más imponente y envolvente. También, dio como resultado la animación de un animal marino que hubiera sido imposible hace una década.

"Las computadoras se han vuelto mucho más rápidas", dijo John Halstead, director técnico supervisor de la película, durante una entrevista en las oficinas centrales de Pixar en Emeryville, California. "Nuestros algoritmos son más inteligentes, y el proceso de producción ha cambiado drásticamente". Por ejemplo, dijo, animar el agua se ha vuelto mucho más fácil.

finding-dory-squid-1.jpg

Pixar dice que un personaje como Hank el pulpo no pudo haber existido cuando Finding Nemo salió hace 13 años.

Pixar

Las palabras de Ebert parecen ser proféticas en vista de las tecnologías más populares de hoy: Pixar dice que ha estado experimentando con la realidad virtual, aunque lo ha estado haciendo de manera informal y no tiene nada que anunciar.

"Ahora mismo existe mucho interés del estudio de ver lo que es posible", dijo Halstead. "Personalmente, estoy interesado en investigar cómo esa tecnología sería capaz de ayudar en la narración de una historia como Finding Dory".

La historia, por supuesto, se centra en Dory (a quien presta su voz la famosa presentadora de TV Ellen Degeneres), una pequeña pez cirujano regal que sufre de pérdida de memoria, en su búsqueda por su familia. Los peces payaso Marlin y Nemo (protagonizados por Albert Brooks y Hayden Rolence, respectivamente) le ayudan en su odisea. Entre los nuevos personajes se encuentran Hank el pulpo (Ed O'Neil) y Bailey la ballena beluga (Ty Burell). Andrew Stanton, quien dirigió la cinta original de Finding Nemo ganadora del Oscar en 2004, encabeza este proyecto.

Para Pixar, el experimentar con la realidad virtual es algo inevitable. El estudio propiedad de Disney ha ido a la vanguardia en la intersección entre la tecnología y el entretenimiento desde que inició como una división de Lucasfilm, de George Lucas, en 1979. Ahora, cuando toda gigante de tecnología está obsesionada con la realidad virtual, desde Google hasta Facebook y Samsung, el que Pixar incursione en el campo tiene mucho sentido.

galleryfindingdory55ffeaef0.jpg

Los cineastas dicen que tuvieron que contenerse en el uso de las nuevas tecnologías en la recreación de viejos personajes.

Pixar

"Nuestra meta en Pixar es contar historias fantásticas", dijo Halstead. "Por ello, muchos pensamos que de seguro hay una manera de aprovechar la tecnología para contar historias fantásticas".

Cuando Ed Catmull, Alvy Ray Smith y Steve Jobs fundaron la empresa en 1986, la meta siempre fue crear la primera cinta animada por computadora. Pero, en ese momento, la tecnología no tenía la capacidad de cumplir con las grandes ambiciones de los fundadores del estudio. Por ello, el estudio inició una empresa de computadoras, reuniendo software y hardware diseñados especialmente para crear efectos visuales.

La razón para hacer películas cortas tenía dos objetivos: era una manera de demostrar a los compradores potenciales de las capacidades de sus computadoras y darle tiempo a los animadores de Pixar a refinar sus talentos. Todo se unió en 1995, cuando Disney y Pixar lanzaron Toy Story.

Definiendo a Nemo

Para cuando Finding Nemo se estrenó en 2003, Pixar ya se había convertido en una productora de éxitos. La película es ahora un clásico moderno, con una clasificación del 90 por ciento en Metacritic y 99 por ciento en Rotten Tomatoes. La película fue tan popular que la población de peces payaso, la especie de Nemo, disminuyó por la cantidad de fans entusiastas comprando ese tipo de pez. Los científicos están preocupados por si pudiera pasar lo mismo después del estreno de Finding Dory.

El reto al tener que revisitar esta película cuando ha pasado más de una década desde la primera es la conexión que la gente siente con la original. Desde un punto de vista técnico se juega con el sentimiento nostálgico de la gente. A pesar de que podrían haber hecho muchas más cosas con Finding Dory, los animadores pensaron que tenían que contenerse.

img0982.jpg

Esta escena con Hank el pulpo le tomó a los ingenieros y animadores dos años para completar.

Richard Nieva/CNET

"Cada vez que pensamos que íbamos a hacer algo mejor o a hacer algo un poco más fácil para la animación, acabábamos eliminándolo y volviendo a lo que ya habíamos hecho antes", dice el supervisor de personajes para la película, Jeremie Talbot.

Si te pasas ni que sea un poquito con la expresión facial de un personaje "la gente dirá: 'Ésa no es Dory", añadió.

Por suerte, Pixar tiene un poco de práctica al respecto, habiendo hecho secuelas de Toy Story y Cars.

Pero hay un personaje nuevo importante en Finding Dory, algo que les dio libertad a los animadores e ingenieros para llevar las cosas un poco más lejos. Se trata de Hank, un pulpo gruñón y que cambia de color. Algo que según Talbot no hubiera sido posible con la tecnología disponible en 2003.

En una escena, Hank se escabulle de una pintura donde estaba camuflado, se desliza por la habitación y se vuelve blanco para mezclarse con la pared. Después de eso se va hasta la pica de la cocina para un gag con el triturador de basura.

La escena les llevó dos años a los animadores por lo pesados y fluidos que tienen que parecer cada uno de los tentáculos del pulpo cuando se mueven. La atención a ese tipo de detalles es lo que hace que sea algo más creíble. "Se verá todo ese movimiento blando y chorreante de agua que nos costó tanto trabajo duro", dice Talbot.

Es el tipo de escena en la que a Ebert, que murió en 2013, y a todos nosotros nos gustaría estar sumergidos. Esperemos que Pixar acabe haciendo más cosas con la realidad virtual que simples experimentos.