La tecnología de vestir en CES 2016 se enfocó en una cosa: el ejercicio

Los relojes inteligentes brillaron por su ausencia en la feria de electrónica, pero se confirmó una cosa: los monitores de actividad física llegaron para quedarse.

Close
Drag


Cientos de empresas vienen a Las Vegas cada enero para poner su huella en la industria de la tecnología, pero una compañía luce por su ausencia. Apple no va a CES, por lo menos no oficialmente, pero la influencia de la empresa se siente durante la feria anual de electrónica en esta ciudad, este año particularmente en el segmento de la tecnología de vestir.

Aunque rara vez se le menciona por su nombre, casi cada booth en la sección de tecnología de vestir que visitamos este año incluía una referencia al Apple Watch. Por ejemplo, el Fitbit Blaze, que la empresa describe como un dispositivo diferente que "pone el ejercicio por delante", según dijo el presidente ejecutivo de Fitbit durante una conferencia de prensa al inicio de la feria.

Pero Apple no fue el único gran ausente de la categoría de los wearables: la plataforma Android Wear de Google casi tampoco tuvo presencia en el show de este año. Algunas empresas, como Casio, mostraron sus nuevos relojes con Android Wear, pero este CES definitivamente no se trató de smartwatches: de nuevo se enfocó en el ejercicio y la salud. El ejercicio es aún lo que impulsa las ventas de la tecnología de vestir, y la industria lo sabe.

La actividad física sigue reinando

El monitor de actividad física de Fitbit no era, por dentro, muy diferente de otros monitores (o, incluso, de otros Fitbits). Pero es muestra de que Fitbit y otras compañías no piensan dejar de lado una fórmula que funciona. Del número de nuevas compañías que compartieron la idea de darle prioridad al ejercicio, ninguna lo hizo tanto como Under Armour.

La compañía de ropa atlétitca con sede en Baltimore lanzó un par de tenis para correr inteligentes que pueden monitorizar tus pasos y zancadas, junto con un kit de actividad física de US$400 que incluye una báscula inteligente, una banda de monitorización de tu frecuencia cardiaca, y una banda para medir la frecuencia cardiaca para el pecho. Incluso están fabricando audífonos que miden tu frecuencia cardiaca.

under-armour-healthbox-and-speedform-gemini-2-shoes-30.jpg
Foto de Sarah Tew/CNET

A lo largo de los últimos dos años, Under Armour se ha echado al bolso aplicaciones para hacer ejercicio como MapMyRun, MyFitnessPal y Endomondo. En silencio ha creado uno de los portafolios de actividad física más impresionantes del mercado. La adición de una báscula inteligente y un monitor de frecuencia cardiaca le da a Under Armour una ventaja extra para convencer a los usuarios de probar su ecosistema.

Con la moda en mente

El Fitbit Blaze fue el ejemplo más sobresaliente en la feria de la obsesión con la apariencia que tiene la tecnología de vestir. Bandas de piel, de metal, colores intercambiables: el Apple Watch y la lista infinita de relojes inteligentes de moda han influido en el mercado. Los días de los monitores de ejercicio feos y voluminosos están llegando a su fin, o al menos las compañías están intentando que así sea.

misfit-fossil-6461.jpg
Foto de James Martin/CNET

La sala de exposiciones estaba llena de dispositivos minimalistas que parecían joyas más que monitores de ejercicio. El Misfit Ray y el Mira Opal, junto con el Jawbone Up2 del año pasado, no sólo se ven discretos, sino que bien podrían convivir con un reloj tradicional o inteligente.

Ropa inteligente y conectada, ¿la nueva moda?

Algunas compañías parecían listas para dejar que alguien más se ocupara de las muñecas. A lo mejor la tecnología para la muñeca es un segmento ya muy competido: como medida de defensa, siempre está el resto del cuerpo. Pronto tal vez no necesites usar un dispositivo separado para vigilar tu actividad física.

Samsung, junto con otras compañías más pequeñas como Hexoskin y Sensoria, dio una demostración de ropa atlética con sensores incorporados para monitorizar tu actividad diaria. No sólo se trataba de camisas inteligentes. Vimos sostenes, leggings y hasta calcetines conectados que podían medir tu frecuencia cardiaca.

fitness-tech-at-ces-2016-25.jpg
Foto de Sarah Tew/CNET

Es muy probable que veamos más ropa inteligente conectada en 2016. Sin embargo, la vida de la batería sigue siendo un problema, lo mismo que el precio. La camisa inteligente Hexoskin se vende por US$399, mientras que el sostén inteligente OMSignal estará disponible en la primavera por US$149.

¿Qué será lo siguiente?

Esperamos ver el anuncio de más wearables en el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles (MWC) en febrero, lo mismo que en Baselworld, en marzo. También esperamos ver la segunda generación del Apple Watch dentro de algunos meses.

Sigan aquí toda la cobertura de CNET en Español durante la feria de electrónica CES 2016 desde Las Vegas.