CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

La ruta de los iPhones usados antes de regresar al mercado

CNET te lleva a la planta de Gazelle, donde se procesan miles de iPhones antes de revenderlos.

gazelle-factory-tour-5.jpg

La fábrica de Gazelle.

CNET

Cuando Caleb Gonsalves decidió comprar un nuevo iPhone hace unos meses, no fue a la tienda Apple. En su lugar, fue a la página de Internet del revendedor Gazelle para buscar un iPhone 6 usado, lo que le ahorró dinero y el dolor de esperar otro año a que venciera su contrato con la telefónica.

"La idea de que podía vender un teléfono [un iPhone 5S]... y dar un poco dinero para comprar un teléfono nuevo que estaba discontinuado... fue increíble", dijo Gonsalves, ejecutivo de 27 años de un startup tecnológica con sede en Boston.

Así que terminó cambiando su iPhone 5S de 32GB por US$216 y usó ese dinero para pagar parcialmente un iPhone 6 usado de 64GB en Gazelle, que le costó US$401. En ese momento, un iPhone 6 nuevo le hubiera costado US$749.

Gonsalves no es el único que vende y compra teléfonos usados en Internet.

Reproduciendo: Mira esto: Pixel Buds: Análisis de los primeros audífonos inalámbricos...
2:38

A medida que el mercado estadounidense de teléfonos móviles se aleja de los contratos tradicionales a dos años, más consumidores cambian de teléfono con más rapidez, al tiempo que buscan ahorrar dinero. Los revendedores de teléfonos como Gazelle se benefician de esa tendencia ofreciendo alternativas asequibles de smartphones usados. Desde que el iPhone 6S llegó al mercado a finales de septiembre, en Gazelle se han cambiado unos 100,000 iPhones, cifras de intercambio consideradas normales para las generaciones "S", dijo la compañía. Apple tiende a sacar rediseños importantes cada dos años, optando por cambios más sutiles en el año intermedio, los modelos "S".

La mayor parte del negocio de Gazelle es con el iPhone, pero también compra y vende dispositivos Android. Pero no es la única empresa del sector. eBay, uSell y otras también compran y venden teléfonos móviles usados.

Gazelle, con sede en Boston, comenzó ofreciendo a los consumidores un lugar para vender sus dispositivos electrónicos usados. El año pasado abrió una tienda en Internet para vender esos aparatos y desde entonces ha vendido 50,000 iPhones.

"A medida que los fabricantes han retirado los subsidios a las telefónicas, muchas personas se han dado cuenta de que comprar un iPhone nuevo cuesta US$650, no US$200", dijo Sarah Welch, jefa de Mercadotecnia de Gazelle. "Ha habido un fuerte aumento de la demanda de teléfonos usados en buen estado".

Para ver qué pasa con los teléfonos antes de que lleguen a los nuevos compradores, CNET visitó la instalación de Gazelle en Louisville, Kentucky.

Para vender un smartphone, los consumidores van a la página de Gazelle y describen el estado del dispositivo en términos como "roto", "bueno" o "en perfecto estado", tras lo cual reciben un estimado de su valor. La compañía entonces envía una caja prepagada al consumidor, que tiene 30 días para enviarla con el teléfono a Louisville. Este período permite al vendedor fijar un precio elevado antes de que se anuncie el iPhone nuevo, pero les da tiempo para comprar otro antes de venderlo.

Gazelle verifica 30 parámetros en los iPhones usados que compra antes de revenderlos a los consumidores.

Gazelle

"Es una operación sencilla y fácil", dijo Sarah van Overwalle, diseñadora de interiores de 47 años y de Fishers, Indiana, quien ha vendido a Gazelle cuatro o cinco teléfonos usados de su familia.

Una vez que los aparatos llegan a la instalación, los someten a un "proceso de inspección muy riguroso", dijo Welch. Los empleados de la planta usan programas informáticos especiales de Gazelle para verificar que el dispositivo es un iPhone 5S, por ejemplo, en vez de un iPhone 5, y verifican el estado indicado por el vendedor. Gazelle entonces verifica cada componente, el aspecto del aparato y su número de serie para asegurar que no sea robado.

Si hay algún problema, Gazelle contacta a la persona para darle la oportunidad de demostrar que es el propietario legal. "La mayoría de las veces no volvemos a tener contacto con ese cliente", dijo Welch. La compañía se queda con el iPhone para dar a las autoridades la oportunidad de contactar a Gazelle y reclamar el teléfono, pero eso no sucede mucho.

Gazelle también alerta al vendedor si el aparato no está en las condiciones especificadas. Algunas veces, el aparato está en mejores condiciones de las descritas y el vendedor recibe más dinero. Otras veces, no es el modelo correcto o no está en buen estado, y Gazelle deja que el vendedor decida si desea aceptar menos dinero o prefiere que le devuelvan el aparato, sin tener que pagar nada.

Los teléfonos que Gazelle vende directamente a los consumidores pasan por un proceso de inspección más riguroso que mide 30 parámetros. Se inspecciona la pantalla para asegurar que no tiene muchos rayones, que la cámara, el micrófono y la batería funcionan debidamente. Gazelle también elimina todos los datos del cliente anterior y devuelve el aparato al estado en que salió originalmente de la fábrica.

Una pequeña cantidad de aparatos se vende sin hacerles ninguna reparación, dijo la compañía. Gazelle repara otros, algunas veces usando componentes de teléfonos que ha comprado, antes de venderlos a los consumidores.

Gonsalves dijo que probablemente regresará a Gazelle para comprar un iPhone 6S. Después que el iPhone más nuevo fue lanzado al mercado, hizo una cita para comprarlo en Apple, pero entonces se dio cuenta de que de todas formas tendría que esperar en fila unas dos horas y media.

"No lo hice", explicó. "Si de todas formas voy a esperar un mes, ¿por qué no esperar a que esté más barato [en una compañía como Gazelle]?".