CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

La NASA captura al fantasma de una supernova de la Vía Láctea

El Telescopio Espacial Spitzer captura los restos etéreos de una antigua estrella muerta.

NASA/JPL-Caltech/IPAC

En algún momento entre 80,000 y un millón de años atrás, una explosión titánica destrozó una estrella en una sección de nuestra galaxia Vía Láctea, a unos 6,400 años luz de la Tierra.

Lo que dejó atrás fueron zarcillos fantasmales y rojos de gas energizado, que se extendían hacia el cosmos. Esos zarcillos pertenecen al remanente de la supernova HBH 3, que se detectó por primera vez en 1966. Los remanentes de supernova son lo que queda después de que una estrella ha explotado, y sabemos cuán impresionantes pueden resultar esos fuegos artificiales celestiales. Solo echa un vistazo a la foto que la NASA envió de la Nebulosa del Cangrejo en mayo de 2017.

La NASA hizo esta imagen que ven aquí arriba a través del Telescopio Espacial Spitzer, uno de los cuatro Grandes Observatorios que orbitan la Tierra, y que "ve" en el espectro infrarrojo. Spitzer se lanzó en 2003 y originalmente estaba programado para llevar a cabo observaciones durante cinco años. El 25 de agosto, celebra su cumpleaños número 15.

¿No se supone que debemos dar regalos en lugar de recibirlos? Gracias y ¡feliz cumpleaños, Spitzer!