CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Videojuegos

La industria de los videojuegos lucha por crecer

Tras meses de ventas fuertes a causa de las consolas nuevas de Sony y Microsoft, la venta total de los videojuegos se desplomó en noviembre.

El actor Kevin Spacey participa en la nueva instalación de Activision Blizzard 'Call of Duty: Advance Warfare'. Activision

La industria de videojuegos ha logrado poner en reverso este noviembre una tendencia de casi un año -- pero ¿a qué precio?

Cada mes, desde el lanzamiento de las nuevas consolas de Microsoft y Sony en noviembre de 2013, la venta del hardware disimulaba el hecho que los jugadores no estaban comprando muchos juegos nuevos.

Pero el mes pasado, la industria dio un giro al revés. Las ventas del hardware en tiendas de Estados Unidos cayeron un 23 por ciento a US$1,010 millones, frente al mismo período el año anterior, según un informe de NPD Group. Mientras tanto, las ventas de juegos lograron casi salir tablas con apenas un declive del 2 por ciento consiguiendo US$1,090 millones. Año sobre año, el gasto total de hardware, software y accesorios en las minoristas se hundió un 11 por ciento a US$2,410 millones.

¿El problema? Puede que las fabricantes de las consolas, particularmente Microsoft, hayan bajado los precios demasiado pronto, hiriendo el potencial de crecimiento económico de la industria.

"A pesar del declive en dólares de las ventas, las ventas por unidad del hardware de consolas de octava generación aumentó un 3 por ciento en noviembre 2013", dijo el analista de NPD, Liam Callahan, en un comunicado. Eso significa que la reducción en los precios, como la rebaja de US$50 en la consola Xbox One de Microsoft en EE.UU., aunada a la oferta de juegos gratis para atraer a los consumidores, pudo haber sido más dañina que útil.

La industria de videojuegos ha luchado para crecer consistentemente desde que lanzó la Xbox One y su rival, la consola PlayStation 4, hace un año. Hasta el momento, la tendencia había sido que el hardware se vendía bien, mientras que el software no.

Los ejecutivos en la industria culparon una inesperada caída en las ventas de los videojuegos para las consolas anteriores. Ahora, ellos también tienen que preocuparse en la caída en la ventas de las consolas.

A pesar de resultados menos que agradables, Microsoft confía estar en buen camino gracias a sus tácticas en los precios y las combinaciones de ofertas. "En noviembre logramos un récord nuevo en las ventas del Xbox One y el Xbox One fue la consola mejor vendida en Estados Unidos y el Reino Unido", dijo Mike Nichols, el vicepresidente corporativo para mercadeo de Xbox.

Entre los juegos vendidos en noviembre, el título Call of Duty: Advanced Warfare de la editorial Activision Blizzard fue el más vendido. Por su parte, Grand Theft Auto V de Take-Two Interactive Software se llevó el segundo lugar. El nuevo título de Nintendo, Super Smash Bros para la consola Wii U se llevó el tercer lugar.

Un oasis para la industria es que las ventas por Internet continúan creciendo para favorecer un mundo de descargas sobre discos. Los gastos en títulos, accesorios y cobros adicionales en Internet sobrepasaron US$1,000 millones el mes pasado, un aumento del 23 por ciento sobre el mismo mes el año anterior, impulsados mayormente por las ofertas de Viernes Negro y Cyber Monday, según el centro de investigación SuperData.

Un hecho interesante es que las tácticas agresivas de las fabricantes de consolas y software en sus tiendas físicas podrían estar acelerando la transición hacia las compras por Internet.

"Tradicionalmente, los videojuegos digitales no siguen las drásticos picos de temporadas de las minoristas, que continúan bastante dominantes durante la época de fiestas", dijo el presidente ejecutivo de SuperData, Joost van Dreunen, en un comunicado. Sin embargo, los descuentos significativos en las consolas "fueron instrumentales para impulsar las ventas de los videojuegos para móviles y consolas", dijo y añadió que éstos registraron ingresos de US$355 millones y US$111 millones, respectivamente.