La fabricante de consolas Ouya busca comprador

La compañía, cuya consola de videojuegos y tienda de aplicaciones es popular desarrolladores pequeños e independientes, podría pasar al mando de Razer.

La consola Ouya fue uno de los proyectos de Kickstarter más exitosos. Josh Miller/CNET

Ouya, la startup que fabrica la consola de videojuegos favorita del mundo del desarrollo independiente, está en negociaciones para venderse.

La compañía está en conversaciones con Razer, la fabricante de computadoras y accesorios populares entre los jugadores. El acuerdo aún no está finalizado, según dijo una persona familiarizada con el asunto, pero las compañías están discutiendo maneras de incorporar el personal de Ouya.

La posible venta marca un giro dramático para Ouya, una emprendedora de alto perfil, cuya consola para videojuegos y tienda de aplicaciones se volvieron populares entre los pequeños desarrolladores. Aunque la empresa y su servicio probablemente continuarán funcionando bajo el mando de Razer, los esfuerzos de Ouya para venderse pone en relieve los desafíos de competir en la industria del videojuego, que está impulsada principalmente por los juegos de gran éxito comprados a menudo por clientes quisquillosos.

En muchos sentidos, Ouya llegó al mercado demasiado temprano. En los tres años desde su debut, las cajas para televisores conectados a Internet se han convertido en un pasatiempo popular en Silicon Valley, donde se han introducido dispositivos como el software Android TV de Google y el aparato de streaming Chromecast, el Amazon Fire TV y el transmisor Roku, que ha vendido 10 millones de unidades desde que salió a la venta en 2008. Por su parte, el llamado Apple TV ha vendido 25 millones de unidades desde que salió a la venta en 2007.

Aunque estos dispositivos han comenzado a tomar el lugar de honor en las salas de estar de los consumidores, no han igualado el éxito de la Xbox de Microsoft, Sony PlayStation o Wii de Nintendo. Parte de la razón, dicen los analistas, es la falta de aplicaciones de entretenimiento, en particular los juegos.

Ahí es donde Ouya encontró su lugar.

La compañía anunció su consola de videojuegos del mismo nombre en el 2012 en el sitio de recaudación de fondos Kickstarter, con la promesa de facilitar jugar juegos móviles en una pantalla grande. Se suponía que iba a reemplazar la pantalla de un móvil con la de una tableta, que carece de un controlador y una conexión a un televisor. Ouya esperaba que su consola en forma de cubo sería un producto impulsado por los mismos componentes de alta calidad que potencian las tabletas junto a una versión personalizada del software Android de Google.

La presidenta ejecutiva de Ouya Julie Uhrman ha ocupado puestos de liderazgo en sitios de juegos como IGN y el servicio de alquiler GameFly. Su tono entusiasta de "una consola de juegos de bajo costo, para los jugadores", logró hacer que unas 64,000 personas le dieran US$8.6 millones en Kickstarter, colocándose como una de las campañas de crowdfunding más exitosas de la historia. El Ouya finalmente salió a la venta por US$99 cada una.

Ouya recaudó US$15 millones en financiación a principios de 2013 de inversionistas incluyendo Kleiner Perkins Caufield & Byers, Mayfield Fund, Shasta Ventures, el fabricante de chips Nvidia y Occam Partners. La compañía también recaudó unos US$10 millones de la gigante de comercio electrónico Alibaba.

Varios juegos de alto perfil se lanzaron en Ouya, incluyendo TowerFall, un título de lucha creado por el estudio de desarrolladores pequeños Matt Makes Games. Ouya también amplió sus esfuerzos al ofrecer acceso a su tienda de aplicaciones en otros dispositivos, como la consola rival de videojuegos Mad Catz Interactive, la tableta de juegos Wikipad y una línea de transmisores digitales y televisores inteligentes por el fabricante de dispositivos chino Xiaomi.

Sin embargo, eso no fue suficiente. En abril, Fortune reportó que Ouya se pondría a la venta.

Formar parte del equipo de Razer podría impulsar una inversión en la plataforma de Ouya y sus dispositivos. La empresa no ha sido capaz de competir con Roku o Apple en términos de publicidad, lo que limita su alcance y reconocimiento entre los clientes. El software de la tienda de aplicaciones de Ouya también podría añadirse al propio transmisor de Razer.

Razer, con sede en Carlsbad, California, es la fabricante más reconocida de ordenadores y accesorios diseñados para juegos de gama alta. Pero la empresa tiene ambiciones más allá de eso. Su tableta para videojuegos Razer Edge fundió una delgada PC con Windows, con botones de un controlador, y un joystick ganó premios en el Consumer Electronics Show en 2013.

Razer también anunció sus planes para ofrecer unas gafas de realidad virtual, llamadas OSVR, que la compañía ha dicho se destacará al ofrecerle a los clientes la capacidad de manipular su software. La compañía ha establecido acuerdos con una amplia gama de compañías de juegos para el dispositivo, incluyendo la Valve, cuyo software está ayudando a alimentar el alto perfil de las gafas de realidad virtual Vive VR, que está programado para lanzarse a finales de este año.

Close
Drag