La fabricante de chips Qualcomm ve su dominio tambalear

A pesar que muchas de las principales fabricantes de teléfonos del mercado salieron en defensa de los productos de Qualcomm, Samsung brilló por su silencio.

dsc0197.jpg
Qualcomm se ha enfrentado a varios desafíos últimamente, pero los analistas dicen que la empresa tiene la oportunidad de cambiar su suerte. Ben Fox Rubin/CNET

Qualcomm ha tenido una pésima semana. En realidad, han sido un par de meses pésimos.

En el momento en que la más grande fabricante de chips para móviles se ha estado enfrentando a rumores de que su chip tiene problemas de sobrecalentamiento, Qualcomm el miércoles dijo que espera que uno de sus mayores clientes optará por utilizar otro chip en su próximo teléfono insignia. Se cree que este cliente es Samsung y que el dispositivo que prescindirá del chip de Qualcomm es el próximo smartphone Galaxy S. Esta pérdida, aunada a otros problemas, fue suficientemente significativa como para que la empresa se viera obligada a reducir su proyección de ingresos por US$800 millones. Esta es la gota que rebasó el vaso después de meses de una investigación antimonopolio en China.

Toda esta negatividad hizo que las acciones de Qualcomm cayeran 12 por ciento al final de la semana. La compañía perdió unos US$14,000 millones en su valuación en el mercado.

Sin embargo, este mismo lunes Qualcomm publicó un comunicado de prensa en el cual la empresa enumera a seis grandes fabricantes que incorporarán el chip en sus dispositivos, aunque Samsung no es uno de ellos.

Según dicho comunicado, Motorola, Sony, OPPO, LG, Xiaomi y Microsoft son las empresas que dan fe de los buenos resultados que estaría dando el procesador en los dispositivos en los que cada una de las fabricantes pretende incorporarlo durante este año. El anuncio es un intento más por parte de Qualcomm para contrarrestar la mala prensa que ha tenido el chip. A pesar de ello, la ausencia y silencio de Samsung -- la mayor fabricante de celulares en el mundo junto con Apple -- indican que Qualcomm aún tiene un importante reto por delante.

El reciente tropiezo de la líder de la industria móvil con base en San Diego, California, sirve de ejemplo de cuán rápidamente cambia la suerte de las empresas en la altamente competitiva industria de los móviles, en el que cada nuevo dispositivo debe representar un paso hacia adelante en los negocios. La pregunta a largo plazo para Qualcomm es si sus más recientes problemas les dará un espacio a sus rivales -- que incluyen a MediaTek, Intel y Marvell -- para que creen una alternativa a la marca Snapdragon de Qualcomm, o para que la fabricante de chips misma pueda acallar los rumores y reafirmar su liderazgo en el sector.

Qualcomm, por su parte, cree que estos problemas no tendrán un gran impacto en su dominio sobre la industria.

Cristiano Amon, ejecutivo de Qualcomm. Sarah Tew/CNET

"No vemos ningún problema estructural, no vemos nada que desafíe nuestra posición competitiva en el futuro", dijo el ejecutivo de Qualcomm Cristiano Amon, que ayuda a dirigir las ventas de los chips de la compañía. "Tuvimos un ciclo de productos que fue bien, pero no tan bien como esperábamos porque perdimos un diseño".

Amon también defendió arduamente el chip de primera clase de la compañía, el Snapdragon 810, que se ha visto rodeado de rumores de sobrecalentamiento. Amon dijo que el 810 será un un componente dominante en la próxima línea de teléfonos móviles y tabletas de primera clase -- se usará en más de 60 dispositivos. El chip de la compañía estará presente en la mayoría de los teléfonos insignia que ejecuten Android y Windows Phone, dijo Amon. Las declaraciones de Amon se dieron antes de que se publicara el comunicado donde las fabricantes -- con excepción de Samsung -- defienden los productos de Qualcomm.

"Hay muchos rumores y mala información acerca del 810", dijo Amon. "Sin lugar a dudas, no vemos ningún problema con este chip".

Hasta el momento, los teléfonos LG G Flex 2 y Xiaomi Mi Note Pro incluirán el 810. LG defendió el chip -- uno de sus ejecutivos dijo la semana pasada que "el desempeño del chip es bastante satisfactorio", según reportó la agencia de noticias Reuters. LG se rehusó a comentar para este artículo.

Refiriéndose a los problemas de sobrecalentamiento, Joshua Ho -- el editor del sector móvil de AnandTech, un sitio que publica los resultados de pruebas independientes de los chips de computadoras -- dijo que este tipo de problemas en los chips se resuelven. Ho no ha puesto a prueba aún la versión finalizada del 810, por lo que dijo que no puede determinar si el chip puede presentar otro tipo de problemas.

"En general, este problema está resuelto", dijo Ho. "Ya no es difícil fabricar un chip que no se sobrecalienta".

Se espera que el próximo Samsung Galaxy S, sin embargo, incorpore el propio chip de Samsung Exynos. No está claro aún si el chip de radio de Qualcomm se utilizará en ese teléfono. Amon dijo que no se está creando una versión separada del 810. Durante una llamada telefónica con los analistas, los ejecutivos de Samsung se rehusaron a decir cuál chip se utilizará en su nuevo dispositivo.

Qualcomm aún tiene la oportunidad de cambiar su suerte para bien, dijeron los analistas. Sin embargo, el mercado no se la está poniendo fácil, ya que la aguerrida competencia en el área de los teléfonos de baja gama está reduciendo los precios y el margen de ganancias.

De todas maneras, cualquier desafío al que se enfrente Qualcomm será difícil. La compañía se ha mantenido como el líder en el sector de los dispositivos móviles durante años, y los más recientes reportes en el mercado de los chips indican que no abandonará esta posición durante algún tiempo. Qualcomm obtuvo 64 por ciento de sus ingresos de los chips para móviles en el tercer trimestre del año pasado. MediaTek, que se adjudicó el segundo puesto, obtuvo el 17 por ciento, de acuerdo con la firma de investigación Strategy Analytics.

Los prospectos a futuro de Qualcomm pueden mejorar con su próximo chip Snapdragon, que estará más personalizado con la tecnología Qualcomm que el 810. Esto le permite a la empresa diferenciar su producto de los de sus rivales. Qualcomm tendrá la oportunidad de reparar las pérdidas en su negocio con este nuevo chip, dijo el analista Chris Rolland, de FBR Capital, pero, mientras tanto, sus rivales podrán tomarse una tajada del negocio.

¿Qué le deparará el futuro a Qualcomm? Esto no está claro. Lo que sí está claro es que la compañía espera que sea cualquier cosa mejor que esta pésima semana.

Nota del editor: se añadieron menciones al comunicado de Qualcomm del lunes 2 de febrero donde múltiples fabricantes de teléfonos alaban el desempeño del Snapdragon 810.

Con la colaboración de Gabriel Sama.

Close
Drag