Kickstarter presenta un gran reto para los proyectos latinoamericanos

La plataforma para recaudar fondos por Internet busca aumentar el número de sus usuarios hispanos, pero las barreras para el uso del servicio en América Latina aún persisten.

kickstarter-espaol.jpg
Kickstarter arranca su enfoque en los Latinos, pero le tomará tiempo alcanzarlos. Kickstarter

Uno de los primeros proyectos dominicanos en Kickstarter está en plena campaña de recaudación de fondos este mes.

Passfort, un dispositivo que utiliza criptografía militar para guardar hasta 128 contraseñas de cuentas por Internet y funciona en varias plataformas -- como celulares y laptops --, ha logrado recaudar más del 90 por ciento (a la hora de publicar esta nota) de los US$100,000 que busca en la plataforma de financiamiento de masas con cinco días restantes para que finalice la campaña el 16 de septiembre.

"Somos el primer proyecto en Kickstarter desde la República Dominicano de esta naturaleza. Hay precedentes de documentales u otros proyectos de organizaciones no gubernamentales", le dijo Emil Rodríguez a CNET en Español por Skype desde la capital Santo Domingo. Rodríguez es ingeniero electrónico y presidente ejecutivo de la compañía Xolutronic, la cual diseñó el aparato. "Entonces llevamos a la plataforma el primer producto de tecnología de la República Dominicana".

Pero, como sucede con todas las campañas en Kickstarter, si el proyecto no alcanza su meta de recaudación no recibirá nada, lo cual significaría que el Passfort tendría que encontrar otra manera para salir a la luz del día, según Rodríguez. Por lo que el empresario de 30 años dijo tener esperanzas de relanzar el proyecto para ojalá conseguir un respaldo similar al Coolest Cooler, el segundo proyecto con más fondos recaudados en Kickstarter. (El Coolest Cooler sólo recaudó US$102,000 de US$125,000 en su primer intento. En el segundo, consiguió US$13 millones de una meta de US$50,000).

Sin embargo, a pesar del éxito inicial de Passfort en Kickstarter -- gracias a contribuciones de gente en Europa y el Medio Oriente -- Rodríguez y su equipo están batallando contra varios problemas que caracterizan a la forma en que funciona Kickstarter en América Latina.

Aunque Kickstarter tiene su interfaz en español, un proyecto no califica como tal si el mismo se inicia en América Latina. Aunque Kickstarter ya está disponible en España desde mayo de 2015, las personas residentes en Latinoamérica aún no pueden lanzar una campaña en la plataforma de recaudación de fondos desde sus países.

Por esta razón, Rodríguez tuvo que cumplir con los requisitos de Kickstarter para Estados Unidos, por lo que tuvo que establecer a Xolutronic como una compañía en Nueva York y recibir un número de identificación gubernamental y abrir una cuenta de banco.

Los otros problemas que tienen las campañas de empresas relacionadas a América Latina es que sus contribuyentes naturales -- los latinoamericanos -- no tienen tanta facilidad para donar o participar en ellas. Por ejemplo, en el caso de Passfort, le afecta la poca penetración de las tarjetas de crédito, el limitado acceso al Internet y el bajo poder adquisitivo de los dominicanos.

Todo esto resulta en que el público local tiene poco conocimiento y entendimiento de qué es y para qué sirve Kickstarter -- un reto para Passfort --, y es un contraste significativo frente a las campañas lanzadas desde Estados Unidos para videojuegos, heladeras o relojes inteligentes que alcanzan sus metas muchas veces antes de que finalicen los 31 días de la campaña.

Pero, Kickstarter busca superar sus problemas en América Latina para hacer crecer su comunidad en la región.

Cómo funciona Kickstarter

Kickstarter está ubicada dentro de un edificio de ladrillo rojo típico de las zonas industriales en Nueva York. No tiene un logotipo en su exterior, pero muchos conocen el edificio en Greenpoint, Brooklyn, ya que antes albergaba la fábrica de lápices y crayones Faber-Castell.

Es apropiado que Kickstarter tenga su sede en un edificio reconocido por sus contribuciones a las artes, la educación y la economía. Fundada en 2009, Kickstarter es una compañía de financiamiento en masas por Internet -- crowdfunding, como se conoce en inglés -- para financiar y donar para distintos tipos de proyectos.

La idea es simple: igual como le pedirías dinero a tus amigos o familiares para financiar un proyecto para retribuirles con una porción del mismo, en Kickstarter presentas tus ideas a extraños para motivarlos a donar dinero a cambio de recibir un fruto del resultado: desde una postal autografiada o una playera, hasta una unidad del producto completo que están buscando crear.

En Kickstarter, si el proyecto no alcanza la meta de financiamiento, el creador no recibe ni un centavo. Eso se diferencia de otras plataformas como Indiegogo, donde los inventores reciben el capital recaudado a pesar de no haber llegado a su meta. Unas 9.4 millones de personas han patrocinado uno de los 91,000 proyectos que se han lanzado en la plataforma contribuyendo más de US$1,900 millones.

La cuota que cobra Kickstarter es del 5 por ciento del total financiado exitosamente. Un portavoz confirmó que Kickstarter, una compañía privada, es rentable.

Kickstarter tiene un pequeño equipo dedicado a apoyar el lanzamiento de proyectos de tecnología, muchos de los cuales no sólo se han destacado en Kickstarter, sino que también han resaltado el poder de esta plataforma.

Uno de estos proyectos es el reloj inteligente Pebble. Uno de los primeros smartwatches en el mercado, el Pebble Watch se lanzó en 2012 con una campaña en Kickstarter y recaudó US$10.2 millones (su meta era de US$100,000). Su segunda campaña en marzo de 2015 para el reloj Pebble Time tiene el récord de más dinero recaudado en Kickstarter y el segundo mayor número de patrocinadores durante una campaña de 31 días consiguiendo más de US$20,338,000 (de su meta de US$500,000) y casi 80,000 patrocinadores.

Los retos en América Latina

Las reglas de Kickstarter, actualmente, limitan dónde se pueden lanzar campañas, y sólo incluye Estados Unidos, España, Canadá y otros 15 países, -- principalmente en Europa y Australia --, pero no en América Latina.

El problema en la región, según Kickstarter, es que la plataforma sólo acepta tarjetas de crédito (en Latinoamérica aún hay baja penetración de esta forma de pago) y añadió que existen otros asuntos legales que presentan retos para la expansión en la región. La compañía, sin embargo, se rehusó a entrar en más detalles sobre este tema.

"Estamos creciendo cautelosamente y de una forma medida para asegurar las necesidades de nuestra comunidad", dijo un portavoz Kickstarter. La empresa dijo que desea llegar a las personas creativas en América Latina pero aún no tienen una fecha determinada para lograrlo.

Marcia Kaplan, directora de Kaplan & Associates y experta que estudia los obstáculos del comercio electrónico explicó que entre los grandes problemas que enfrentan las compañías de Estados Unidos para negocios por Internet en América Latinas es la falta de una logística fiable de entrega de bienes, la poca penetración de tarjetas de crédito y que los impuestos para la compra de los bienes son bastante altos.

"La mayoría de las compañías de comercio de Estados Unidos no operan en Latinoamérica, están en EE.UU. y abren un sitio de español", dijo Kaplan. Sin embargo, Kaplan piensa que a pesar de los obstáculos, hay mucho deseo por obtener productos extranjeros y que las comerciantes podrían enfocarse en llegar a la clase media.

El interés por lanzar proyectos en Kickstarter sí existe en la región. Además de Passfort, han habido proyectos financiados sobre y para el beneficio de latinoamericanos que no se lanzaron desde la región. Por ejemplo, un proyecto quiso repartir cámaras a los artesanos en Oaxaca, México para que pudiesen captar sus productos; otro proyecto quería pintar murales en Puebla; también había un juego de mesa sobre la nueva economía para granjeros en un proyecto proveniente de Chile. Pero estos proyectos no se lanzaron directamente desde la región porque de lo contrario, no hubiesen calificado según las reglas de Kickstarter.

El único lugar de habla hispana en donde Kickstarter sí permite lanzar un proyecto es España, y esa función sólo ha estado vigente desde mayo. Durante el primer día de la plataforma en el país ibérico, se lanzaron 50 proyectos, según Kickstarter. Entre estos estuvo Oval, un instrumento musical electrónico, que recaudó 348,018 euros (US$388,010) de la meta de 100,000 euros (US$111,490).

Un futuro con el respaldo de Kickstarter

Passfort podría ser el primer proyecto de tecnología la República Dominicana financiado por Kickstarter, y Rodríguez y su equipo de 15 "tienen puestas las pilas" para lograrlo.

Como parte de sus esfuerzos para apoyar la campaña, crearon un video en YouTube sobre cómo donar por Kickstarter. Además para las personas que no tienen Internet pero sí una tarjeta de crédito, Rodríguez personalmente y manualmente les ayuda a donar al tomar los datos de las personas, crear una cuenta en Kickstarter e ingresar la información de las tarjetas de crédito para ejecutar la contribución.

Además han realizado una exhaustiva campaña en los medios de comunicación locales. "He tenido que explicar más de 50 veces qué es crowdfunding y cómo representa una opción para que las pequeñas empresas puedan crecer", dice Rodríguez.

El éxito de Passfort en Kickstarter significaría no sólo la fabricación en masa de su dispositivo y un triunfo para la compañía, sino también empleos para algunos de los residentes locales además de allanar el camino para otros proyectos tecnológicos de la República Dominicana.

Rodríguez dijo que Santo Domingo tiene capacidad para la manufactura electrónica en la Zona Franca, algo que les permite supervisar la calidad de la fabricación.

"La República Dominicana siempre ha sido un consumidor de la tecnología, pero somos la excepción a la regla", dijo Rodríguez. "El futuro de nuestra economía está capacitado para la producción de innovaciones y no sólo el turismo o agricultura. Queremos iniciar algo con esto. Ya veremos cómo nos va, pero esto es un primer paso".

Close
Drag