CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

La luna de Júpiter, Europa, está cubierta de sal —sí, de la que pones en la comida

Un estudio dice que existe una posibilidad de que los océanos de esta Luna sean más similares a los de la Tierra.

europababy

La superficie salada de Europa.

NASA/JPL/University of Arizona

Europa, la cuarta luna más grande que orbita el planeta gaseoso de Júpiter, esconde un océano salado y líquido bajo su helada corteza. Por ello, podría albergar los ingredientes necesarios para la vida. Un nuevo estudio ha encontrado que la superficie de Europa está repleto de cloruro de sodio, es decir, sal de mesa, y concluye que el océano escondido bajo el hielo de Europa podría ser más similar a los océanos de la Tierra de lo que se pensaba antes. 

El estudio, publicado en la revista Science Advances por investigadores de la universidad Caltech y el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, muestra por primera vez cómo las regiones amarillas en la superficie de Europa, que fueron avistadas por primera vez por las sondas Voyager y Galileo hace unas décadas, podrían indicar la presencia de cloruro de sodio. 

El hecho más impresionante es que esta sal haya estado oculta durante años. Y es que los científicos, sencillamente, no la estaban buscando. 

"El cloruro de sodio es un tanto como una tinta invisible en la superficie de Europa", dijo Kevin Hand de la NASA en un comunicado. "Antes de la irradiación, no puedes discernir que está allí, pero después de la irradiación, el color se resalta".

Para realizar este hallazgo, el equipo irradió sal de mesa en un laboratorio donde se simulaba las condiciones presentes en Europa. Encontraron que la sal blanca se tornó en un tono amarillento, el mismo color amarillo que detectó la nave Galileo en sus misiones entre 1995 y 2003. Para confirmar esto, tornaron la vista del telescopio espacial Hubble hacia Europa para confirmar que las regiones amarillas en la superficie estaban emanando una señal química que representaba la sal de mesa irradiada. 

Este es un descubrimiento especialmente importante debido a lo que nos puede decir sobre la composición química del océano subterráneo. Si el cloruro de sodio origina del interior de Europa, entonces los océanos de esta luna podrían ser mucho más similares a los de la Tierra. En un futuro lejano, podría ser un lugar donde se pueden extraer recursos y hasta un lugar para asentar colonias. Sin embargo, los autores del estudio subrayan que no pueden determinar si la sal de la superficie representa la composición del océano subterráneo.

Aun así, el estudio abre la fuerte para más investigaciones sobre Europa y sugiere que esta luna podría tener más actividad geológica de la que se pensaba.

Si quieres echarle un vistazo a las lunas de Júpiter, no hay mejor momento que ahora. Júpiter se encuentra tan cerca de la Tierra que solamente necesitas un par de binoculares para avistarlas. Europa es especialmente brillante, por lo que no tendrás problemas para avistarla.