Demanda intentará resolver la clasificación laboral de choferes de Uber

Un juez autorizó una demanda colectiva en la cual la compañía de choferes bajo pedido tendrá que defender su modelo de negocios para demostrar que sus conductores son contratistas y no empleados.

Uber es una compañía que conecta por su app a choferes independientes con personas que buscan un taxi.

Pablo Blázquez Domínguez/Getty Images

Una decisión de un juez en California este martes puede haberle puesto los frenos a los planes futuros de Uber -- por lo menos en cuanto a la clasificación de empleo de sus choferes.

El juez federal Edward Chen de la Corte Federal de Distrito del Norte de California emitió una decisión en la que permitiría una demanda colectiva por parte de una porción de los 160,000 conductores -- algunos no activos -- de la compañía en California, para designar a estos como empleados o contratistas de Uber, reportó Reuters.

La porción de conductores que sí podrán participar en la demanda son los choferes de UberX o UberBLACK en California que trabajaron directamente con Uber (y no una compañía de transportación); condujeron antes de junio de 2014 o no entraron en el acuerdo de arbitraje de ese junio de 2014 y comenzaron después.

"Aunque la decisión de la Corte no nos sorprende, nos agrada que decidió certificar solamente una pequeña porción de los demandantes", le dijo a CNET en Español una portavoz de Uber por email. Uber no contestó a la pregunta sobre cuántos conductores de UberX o UberBLACK tiene en el estado. "Dicho eso, es muy probable que apelaremos la decisión porque nuestros socios usan Uber por su propia cuenta, y no hay un conductor típico -- que es la clave del asunto".

A pesar de la limitación en la categoría de los choferes que podrán participar, Shannon Liss-Riordan -- la abogada de los demandantes -- vio la decisión como un triunfo para poder defender a algunos conductores colectivamente, intentar recuperar las propinas prometidas a los choferes, y si ganan en California, tener la oportunidad de ayudar a otros choferes a registrar demandas en sus jurisdicciones.

"Esta decisión es un gran victoria para los choferes de Uber", dijo Liss-Riordan en una declaración por email.

Con una clasificación de empleados, Uber -- una empresa de tecnología que conecta a usuarios con transporte privado a través de un app -- se vería obligada a reembolsar a los conductores parte de la demanda por sus gastos ya acumulados, y tratarlos no como contratistas independientes sino como trabajadores en nómina. Esto significaría también cumplir con los compromisos legales relacionados a la seguridad social, prestaciones y seguro de desempleo.

Pero Uber no es la única compañía que podría verse afectada por una decisión en cuanto a la clasificación de sus choferes.

En la economía compartida, donde los individuos ganan dinero compartiendo sus bienes o su tiempo, hay muchas otras compañías que han creado fórmulas para conectar a los usuarios con los prestadores de servicio independientes. Lyft y Sidecar, por ejemplo, tienen modelos de negocio similares al de Uber.

Pero hay otros servicios en este segmento que incluyen gente que hace el mercado por otros o limpian casas. Instacart -- un app para pedir alimentos -- da la opción a sus contratistas de elegir su clasificación, mientras que Homejoy -- un app para solicitar servicios de limpieza -- cerró sus puertas por las demandas de los contratistas contra la compañía.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó en julio un recordatorio de las políticas del país en cuanto a la clasificación adecuada de los empleados de las empresas. Sin embargo, el proceso judicial contra Uber había comenzado antes de eso. La decisión de hoy del juez viene a raíz de una apelación de Uber frente a una acción de una comisión laboral en California que dijo que los choferes de Uber son empleados. Pero Uber no se dará por vencida.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO