CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Deportes

Juego limpio: El Mundial que ganó Japón por el comportamiento del equipo y sus fanáticos

Después de cada partido, se repetía la imagen: los seguidores asiáticos recogían la basura de los estadios. La selección siguió el ejemplo en el camerino.

japan-columbia

Getty Images

El "Fair Play" le permitió a Japón clasificar de segundo en su grupo, y el juego limpio ganarse el corazón de todos los seguidores del fútbol.

La selección asiática fue eliminada en un espectacular partido, en el que estuvo adelante en el marcador por dos goles, pero la reacción de Bélgica, con un tanto en el último minuto, le dio la vuelta al resultado.

Lejos de descargar su furia puertas adentro, el equipo dejó un mensaje para aplaudir.

Un tuit del corresponsal de deportes Tancredi Palmeri mostró cómo quedó el vestuario después del partido contra Japón y la nota de agradecimiento que dejó el equipo, escrita en ruso y que dice "gracias".

La actitud del equipo coincide con las cuatro amarillas que recibió en el campo, razón por la que pasaron a octavos, pues igualaba con todo con Senegal (puntos, goles y enfrentamiento directo), pero el equipo africano acumuló seis tarjetas.

El Fair Play es una medida que instauró la FIFA para que los equipos cometan menos infracciones, pero también para que sean más caballerosos en la cancha y los espectadores no copien malos hábitos, como insultar al adversario o lesionarlo de mala fe.

Los fanáticos de equipo asiático ya habían mostrado ese comportamiento en los partidos de fase de grupos. 

La iniciativa fue copiada por otros fanáticos, como los de Arabia Saudita y de Uruguay. 

"Acá estamos limpiando pese a no tener bolsa de plástico, ustedes pueden decir que estamos copiando a los japoneses y es verdad. Aprendimos que las cosas hay que hacerlo con esfuerzo, aprendimos de los japoneses, ojalá los uruguayos podamos aprender y a nuestro país podamos sacarlo adelante", dicen los fanáticos de La Celeste en el video.

Los hinchas de Senegal, también mostraron una actitud cívica, después de derrotar 2-1 a Polonia. 

El comportamiento de la selección japonesa y sus seguidores contrasta con los problemas que tuvo México para impedir que sus fanáticos insultaran al arquero rival, razón por la cual la Federación fue multada y amenazada con perder puntos en el Mundial.

El gobierno colombiano también tuvo que actuar debido al comportamiento de algunos visitantes que aprovecharon las barreras del lenguaje para sobrepasarse con mujeres de otras nacionalidades y para meter alcohol en los recintos deportivos.

Incluso el gobierno argentino solicitó que unos conacionales, que lesionaron a un croata, después de la goleada 3-0, fueran expulsados de Rusia 2018. 

La FIFA, en todo caso, reconoció la gran labor de Japón y el impacto positivo que ha dejado más allá de los resultados.