CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Jefes de Google: optimistas, pero cautelosos por el futuro

Sheryl Sandberg, de Facebook, entrevistó a Jared Cohen y Eric Schmidt sobre los retos y promesas de un mundo cada vez más conectado.

 
Sandberg-Cohen-Schmidt-3.JPG
La COO de Facebook, Sheryl Sandberg, entrevista a Jared Cohen y Eric Schmidt, de Google. Crédito: Claudia Cruz/CNET
            

Desempleo, inestabilidad civil, falta de educación femenina y escasez de privacidad son algunas de las cosas que preocupan al presidente de la junta directiva de Google, Eric Schmidt, y a su director de ideas, Jared Cohen.

Pese a estos problemas, ambos piensan que el poder acceder y conectarse al Internet va ser lo que revolucionará al mundo, fortaleciendo a millones de personas.

Esto fue lo que Schmidt y Cohen compartieron con la presidenta ejecutiva de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, durante una entrevista en el Computer History Museum el lunes Mountain View, Calif., para promocionar su colaboración, el libro The New Digital Age (La nueva era digital).

En dicha publicación, ellos proponen que países que ahora censuran al Internet tendrán que cambiar su política cuando un grupo importante de su población desee tener acceso o piense que una idea que surgió en el mundo digital debería ser adoptada.

Acabar con las guerras civiles será difícil, dijo Cohen, “pero no hay escasez de videos saliendo de Siria, a pesar de los puestos de controles”.

“[Siria] necesita una intervención humana y una intervención cibernética”, dijo Cohen, después de explicar que el ejército sirio mató al hermano de un amigo, porque encontraron algo que pensaron era sospechoso en su celular. “Tenemos que explicarles el por qué usar el navegador Chrome....el por qué usar la doble autenticación….el por qué deben saber estas cosas”.

Schmidt explicó que en Somalia, los teléfonos inteligentes son muy importantes especialmente la aplicación de mapas que las jóvenes estudiantes usan para indicar las rutas seguras donde no hay pandillas. “Pero si te quitan el celular, ahora tienen tu lista de contactos y tu información personal”, dijo.

Sin embargo, Schmidt enfatizó que por eso el acceso al Internet es importante por el poder de información que tiene la gente. Fue por eso que en Iraq, “Saddam Hussein no permitió los celulares” y “en Birmania, una tarjeta SIM un vez costaba US$5,000”, añadió Schmidt. “Cuando bajaron el precio a US$5, se cayó la red”.

“El alcance de un dictador autocrático se está acabando”, dijo Schmidt. “La fortaleza del individuo por el Internet es un nuevo problema”.

Un ejemplo actual, no mencionando por Schmidt o Cohen, es la adopción del app Zello por los protestantes en Venezuela para comunicarse, tras los intentos del gobierno de censura a Twitter y bloqueo del acceso a la web. Zello permite que los usuarios usen sus teléfonos inteligentes como un walkie-talkie, pero incluso Zello ha sido censurado a veces en Venezuela — pero Google ya está acostumbrado a este trato.

“China nos censura, pero hay otras aplicaciones que se van creando, como WeChat", dijo Schmidt, y se pregunta qué pasaría si una masa crítica adopta algo porque piensan que es una idea buena. “No hay suficientes prisiones para toda esa gente”.

Aunque Schmidt y Cohen se sienten optimistas por el impacto positivo que la tecnología puede tener para ayudar a la gente a sublevarse en contra de sus opresores, algo que les preocupa es la pérdida de empleos que seguirá ocurriendo por la automatización de los trabajos.

“El problema del desempleo será un problema definitivo por el resto de nuestras vidas”, dijo Schmidt. “Los que van a ganar son los titulares, la gente en la edad madura y la élite”.

Schmidt señaló que él, y otros en posiciones similares, están buscando soluciones que incluyan arreglar el sistema educativo; enfocarse en la inmigración (“no para reemplazar a los trabajadores, sino porque los inmigrantes crean compañías”, dijo); la conectividad y crear un ambiente que fomente la innovación.

China, particular le preocupa a Schmidt, al ser un país en plena revolución industrial donde millones han podido conseguir trabajo en las mismas fábricas que están creando la nueva tecnología.

“En China, la gente será desplazada por robots”, dijo.
Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO