Jefe de Toshiba renuncia en medio de un escándalo financiero

Entre 2008 y 2014, Toshiba sobre-reportó ganancias por unos US$1,220 millones, de acuerdo con una investigación independiente.

gettyimages-481461688.jpg
El presidente y director general de Toshiba, Hisao Tanaka, anuncia su renuncia durante una rueda de prensa en Tokio.Foto de Kazuhiro Nogi/AFP/Getty Images

El presidente y director general de Toshiba, Hisao Tanaka, ha dejado la compañía en medio de un escándalo contable que el gobierno japonés dice podría sacudir la reputación de las empresas japonesas.

Entre 2008 y 2014, Toshiba sobre-reportó ganancias por 151,800 millones de yenes (unos US$1,220 millones), de acuerdo con una investigación independiente. El escándalo llega tras una situación similar involucrando US$1,700 millones en Olympus en 2011, lo que provocó que el ministro de finanzas de Japón, Taro Aso, expresara su preocupación de que, "si [Japón] no lleva a cabo la gestión empresarial adecuada, podría perder la confianza del mercado".

Tanto Tanaka como su predecesor, Norio Sasaki, quien ahora es vicepresidente del directorio, han renunciado a la empresa. Se ha reportado que ambos sabían acerca de la exageración de ganancias y que presionaron a otros altos funcionarios para manipular los estados financieros para mostrar ganancias.

El presidente de la compañía, Masashi Muromachi, asumirá el liderazgo de la compañía el miércoles.

"Durante la última década, las empresas en Japón han estado haciendo esfuerzos para avanzar hacia principios aceptados mundialmente de gobierno corporativo, incluyendo la transparencia e independencia del consejo de administración", dijo Loizos Heracleous, profesor de estrategia y organización en la Escuela de Negocios de Warwick. "Sin embargo, sigue habiendo problemas, sobre todo en temas como la composición de la junta directiva, donde hay menos directores externos que en otros mercados".

Los errores contables de Toshiba surgieron por primera vez en abril. A partir de 2008, Toshiba se sumió en un círculo vicioso de cifras amañadas, registrando ganancias temprano y eliminando las pérdidas. Ese aparente éxito en papel llevó a que se impusieran metas más altas en el próximo periodo de negocios, lo que obligó a las divisiones a masajear las cifras aún más para alcanzar los objetivos inflados artificialmente -- y así sucesivamente, en una espiral de contabilidad creativa.

Toshiba ahora tendrá que replantear sus ganancias para el periodo comprendido entre abril de 2008 y marzo de 2014.

Un portavoz de Toshiba no quiso hacer comentarios.

"El escándalo de Toshiba se verá en el contexto del evento de Olympus, y los inversionistas preguntándose si existe un patrón de manipulación de cuentas en el comportamiento de las empresas japonesas", dijo Heracleous.