¿Buscas un iPhone radicalmente distinto? Espérate al 2017

Apple presenta esta semana su más reciente celular, pero es muy probable que sea otro 'S', o sea uno que no traerá grandes cambios.

Si estás buscando ser seducido por un iPhone totalmente diferente, vas a tener que esperar hasta 2017.

Este es un año en que se supone habría grandes cambios para el diseño del iPhone, pero todos los rumores apuntan a que el iPhone 7 tendrá pocas novedades. El teléfono se espera sea presentado la próxima semana, el miércoles, 7 de septiembre, durante un evento en San Francisco. Y el cambio más importante -- la eliminación de una toma para audífonos -- es algo que podría decepcionar a mucha gente.

Cada dos años Apple lanza un modelo "S" de su popular teléfono, donde la "S" a menudo significa "Sólo más de lo mismo". Ese fue el caso el año pasado con el iPhone 6S, que parecía idéntico al taquillero teléfono de 2014, el iPhone 6. La única actualización de diseño notable: la opción de un celular en oro rosa.

Además de deshacerse de una toma para audífonos, otros cambios en el nuevo iPhone podrían incluir más capacidad de almacenamiento (el modelo de gama baja podría comenzar con 32GB en lugar de 16GB), una cámara mejor y mejor resistencia al agua. Estas características pueden ser suficientes para que las personas se actualicen desde un iPhone actual y para las personas que quieren tener el iPhone más nuevo. Pero para otros, que ahora tienen que comprar sus teléfonos por unos US$649, o bien para aquellos que se aferran a los modelos más antiguos de más de dos años, el iPhone 7 de Apple puede ser difícil de vender.

"Creemos que las nuevas características ... y los cambios mínimos de diseño es poco probable que muevan a los usuarios existentes a actualizarse más pronto o que atraigan a más personas a cambiarse desde un dispositivo Android", dijo el analista de Oppenheimer Andrew Uerkwitz.

Apple no quiso hacer comentarios para este artículo antes de su evento.

No te pierdas nuestro BLOG EN VIVO

El iPhone es el dispositivo más popular que Apple ha hecho jamás y sigue siendo su mayor fuente de dinero. La empresa obtiene más de dos tercios de sus ventas del iPhone, y en julio se confirmó que vendió ya 1,000 millones de iPhones desde que Steve Jobs lo presentó al mundo en 2007. El dispositivo ha dado lugar a nuevas industrias como la de aplicaciones, y ha cambiado la manera en que vivimos.

Pero hay señales de que el fenómeno iPhone se está desacelerando. En abril, Apple reportó su primera caída en ventas de teléfonos y continuó esa tendencia al trimestre siguiente. La gente simplemente no está ya tan emocionada por los teléfonos, y es poco probable que el iPhone 7 vaya a cambiar eso.

Desde que Cook asumió como presidente ejecutivo hace cinco años, Apple ha gastado más dinero en investigación y desarrollo (I+D) para cosas como el rumorado Apple Car; su gasto en I+D de este año debería aumentar cerca de 30 por ciento frente a 2015, calcula el analista de Avalon, Neil Cybart. Pero en base a la especulación en torno al iPhone 7, no hay mucho del presupuesto de I+D destinado a la línea de productos más importante de Apple, al menos no todavía.

Apple podría estar guardando sus cambios más grandes para el 2017 y para coincidir con el 10 aniversario del iPhone. Aun así, observadores de Apple se preguntan dónde se dirige el diseño del iPhone.

¿Es la única innovación que veremos en el futuro un celular más rápido y una batería más eficiente? ¿Hay realmente más que Apple puede hacer?

"¿Cuánto puedes cambiar realmente en un diseño hoy en día?", se pregunta Carolina Milanesi, analista de Creative Strategies. "Si nos fijamos en lo que hay ahí afuera, aparte de tomar el botón Touch ID y hacerlo parte de la pantalla, no veo qué más pueden hacer".

Pensar diferente

Otros fabricantes de teléfonos móviles han tratado de lanzar diseños innovadores. Samsung, el archirrival de Apple, que construye sus teléfonos móviles alrededor del software Android de Google, ha empezado a utilizar el vidrio curvado en sus diseños más novedosos, dando a los usuarios un "borde" donde pueden leer las notificaciones rápidas. Samsung ha dicho que sus dispositivos Edge son más populares que sus modelos de teléfonos regulares, y el Galaxy S7 Edge, lanzado en marzo, ha ayudado a Samsung a ampliar su ventaja sobre Apple en el mercado de la telefonía. (Alrededor del 22 por ciento de los envíos de teléfonos inteligentes en el segundo trimestre fueron de Samsung, en comparación con el 12 por ciento para Apple, según IDC).

Motorola, el fabricante del Moto Z y el Moto Z Force, tiene dos filas de pines de oro en la parte trasera que te permiten conectar magnéticamente diferentes módulos y placas para distintas cosas. Y LG también ha jugado con el concepto modular de teléfono con su LG G5. Parece un teléfono normal hasta que pulsas un botón lateral para hacer malabares en la parte inferior del dispositivo y conectar ahí otros módulos, como uno que potencia el audio y otro que extiende la vida útil de la batería.

Luego está el rarísimo Runcible, un teléfono inteligente circular diseñado por Monohm, una empresa fundada por ex-alumnos de Apple y Sony. El editor de CNET Aloysius Low lo calificó de "impresionante" y dijo que "se destaca en medio de un constante zumbido de dispositivos rectangulares".

¿Será un teléfono redondo algo más común en el futuro? Probablemente no. Pero ese diseño es similar a lo que Apple, Samsung y otros están tratando de hacer con sus smartwatches. El nuevo Gear S3 de Samsung, dado a conocer la semana pasada en la feria electrónica IFA en Berlín, está disponible en un modelo LTE de modo que se pueda utilizar incluso cuando el teléfono no esté cerca para conectarse a Internet.

Apple, por su parte, podría revelar el Apple Watch 2 de Apple en su evento del 7 de septiembre. Es poco probable que el reloj será una versión independiente con su propia conectividad celular, aunque eso es algo en que se supone Apple ya estaría trabajando para sus modelos futuros. Y como el iPhone 7, el reloj de Apple no se espera que tenga una gran revisión de diseño, pero sólo retoques que lo harán más rápido y más útil.

Ahora que Apple se mantiene sin muchos cambios en el diseño, eso ha creado más espacio para que sus rivales empiecen a "pensar diferente", un lema que Jobs popularizó como parte de las campañas publicitarias para convencer a los consumidores a comprar productos de Apple cuando la compañía estaba cerca de la quiebra.

La popularidad del Galaxy S7 Edge de Samsung ha demostrado que las personas están listas para diseños innovadores en sus teléfonos. Características aparentemente tan simple como la resistencia al agua realmente impresionan a los clientes, como aquel usuario de un Galaxy S7 que sobrevivió a un naufragio en Filipinas gracias a la resistencia al agua de su teléfono.

Esperemos entonces que la diferencia más notable que llegue con el iPhone 7 sea más que un nuevo color negro brillante.