CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

Tu próximo iPhone podría costar más, debido a la guerra comercial EE.UU. vs. China

Donald Trump dijo en una entrevista con el 'Wall Street Journal' que puede imponer un impuesto del 10 por ciento a teléfonos y portátiles fabricados en China.

US-POLITICS-TECHNOLOGY

El jefe de Apple, Tim Cook, no estará muy contento si sus iPhone pagan impuestos.

Getty Images

La batalla del presidente Donald Trump con China podría afectar el precio de tu próximo iPhone.

Apple diseña sus teléfonos en Estados Unidos, pero los dispositivos, como muchos otros productos electrónicos, se ensamblan en China. Sus productos han evitado previamente tarifas adicionales, pero Trump, hablando durante una entrevista con el Wall Street Journal el lunes, dijo que podría imponer tarifas en iPhone y computadoras portátiles importadas de China. 

"Tal vez. Tal vez. Depende de cuál sea la tasa", dijo el presidente, refiriéndose a teléfonos móviles y computadoras portátiles, según el Journal. "Quiero decir, puedo llegar al 10 por ciento, y la gente podría soportar eso muy fácilmente".

Reproduciendo: Mira esto: ¿Qué tan resistente es la pantalla del iPhone XR?
6:06

La Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. dijo en junio que el valor de US$50,000 millones en productos chinos con "tecnologías de importancia industrial" estará sujeto a un arancel del 25 por ciento a partir del 1 de enero. Más de 1,100 tipos de productos se verán afectados, pero el gobierno de EE.UU. específicamente excluye los "bienes comprados comúnmente por los consumidores estadounidenses, como teléfonos celulares o televisores". Eso significa que los iPhone estaban exentos. Pero los comentarios de Trump el lunes sugirieron que las tarifas podrían ampliarse. 

Trump también le dijo al Journal que planea seguir adelante con los aranceles del 25 por ciento ya planeados, un aumento desde el nivel actual del 10 por ciento. El gobierno chino ha pedido a Estados Unidos que retrase el inicio de las tarifas. 

Apple se negó a hacer comentarios para este artículo.

Si Trump decide imponer tarifas a los iPhone y otros productos electrónicos, es probable que Apple y otras compañías pasen ese aumento a los consumidores. Los últimos iPhone de Apple ya tienen un precio inicial de US$749 para el iPhone XR, US$999 para el iPhone XS y US$1,099 para el iPhone XS Max.

Según los planes iniciales de Trump, el Apple Watch y los audífonos AirPods habrían estado sujetos a la tarifa del 25 por ciento. Apple en septiembre escribió una nota al Representante de Comercio de EE.UU. solicitando que los artículos estuvieran exentos. En su carta, Apple argumentó que "debido a que todas las tarifas finalmente aparecen como un impuesto a los consumidores estadounidenses, aumentarán el costo de los productos Apple en los que nuestros clientes confían sus vidas diarias". Más tarde ese mes, los artículos fueron eliminados de la lista de tarifas. 

Trump lleva tiempo pidiendo a Apple que fabrique sus teléfonos en EE.UU. En junio, la fabricante de iPhones en China, Foxconn, anunció la inversión de US$10,000 millones en una planta en Mount Pleasant, Wisconsin. La fábrica de 20 millones de pies cuadrados producirá pantallas LCD y empleará a unas 13,000 personas, dijeron las autoridades en el anuncio inicial de la Casa Blanca hace más de un año.

Apple realiza la mayor parte de su investigación y desarrollo en EE.UU. pero la mayoría de sus dispositivos se han ensamblado en el extranjero. La empresa planea construir un nuevo campus, pero aún no ha especificado el tamaño o la ubicación. Y mientras Foxconn está construyendo una nueva fábrica en el Medio Oeste, la mayoría de los dispositivos de Apple continuarán siendo fabricados fuera de Estados Unidos.

Impacto en la bolsa

Las acciones de Apple se han desplomado 21 por ciento desde que la compañía reportó sus ganancias fiscales del cuarto trimestre el 1 de noviembre. La caída ha significado que Apple ya no valga más de US$1 billón, un nivel que había alcanzado en agosto.

En noviembre, los resultados trimestrales de Apple mostraron que podría estar lidiando con un caso de fatiga del iPhone, pero todavía está haciendo que la gente pague más dinero por los teléfonos que compran. La compañía de Cupertino, California, dijo este mes que no vendía tantos iPhones como esperaban los analistas, y proyectó resultados de ingresos deslustrados para el trimestre de diciembre. Apple también dijo que ya no detallaría las ventas de unidades de sus principales dispositivos, una reversión de su estrategia desde la primera introducción de los productos.

Los resultados trimestrales y los planes de no desglosar las ventas del iPhone han hecho que los inversionistas se sientan inquietos. Las amenazas de aranceles adicionales no ayudan.

"Esta amenaza arancelaria sobre los iPhone [...] seguramente se agregará a este período de nudillos para Apple", señaló el analista de Wedbush, Daniel Ives. "Si bien en última instancia creemos que todo esto es parte de una negociación más amplia con China a medida que las conversaciones se intensifican durante la próxima semana, ahora Cook y Apple se encuentran de lleno en el centro de las conversaciones arancelarias, que anteriormente eran ruido de fondo".

Con la colaboración de Laura Martínez.