CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

¿Importa cómo acaba llamándose el iPhone de décimo aniversario?

Desde hace varios años, Apple ha seguido un patrón para nombrar sus teléfonos, pero es probable que lo rompa con el iPhone de 2017. ¿Eso importa? Los expertos creen que no.

Reproduciendo: Mira esto: Ya no es chisme: El nuevo iPhone se presentará el 12...
2:40

Apple es una empresa muy tradicional, hasta que deja de serlo.

Me explico: la gigante de tecnología gusta de caer en patrones obvios, hasta que los rompe. 

Uno de ellos fue el que estableció con su cuarto iPhone, el iPhone 4 de 2010, cuando comenzó una tradición de nomenclatura muy predecible. Un año toca a un iPhone de número entero (4, 5, 6 y 7, hasta ahora), y el año siguiente corresponde a ese número más la letra S (4S, 5S y 6S, por el momento).

(Si no lo recuerdas, los primeros tres iPhone se llamaron: iPhone, iPhone 3G y iPhone 3GS y se lanzaron, respectivamente, en 2007, 2008 y 2009).

Como parte de ese patrón, Apple también nos acostumbró a que los números sólidos representaban cambios importantes en el diseño del celular, por lo que los iPhone 4, 5 y 6 son considerados del diseño más radical y dramático en la historia del dispositivo. Sin embargo, con el iPhone 7 se rompió este ciclo, siendo un teléfono que tiene el mismo aspecto exterior del iPhone 6. Así que, en términos de fórmulas, Apple es el primero en salirse de ellas. (Otro ciclo que se ha roto es el de la fecha de la presentación: no fue sino hasta 2012 que la empresa comenzó a realizar el evento del iPhone en septiembre -- el 2011 fue en octubre, y antes en enero).

Hasta ahora, la empresa nos había ofrecido mucha predictibilidad en el nombramiento de sus teléfonos (con la excepción de los modelos 5C y SE, de baja gama y que nunca fueron los de mayores ventas), pero si el ejemplo del iPad vale de algo, es que nada garantiza que eso vaya a durar para siempre. Recordemos que el iPad comenzó con una numeración simple -- el iPad 2 fue la segunda generación, pero nunca hubo iPad 3. Pero al final acabó por perder los números y sumó terminaciones como Mini, Air y Pro de forma un tanto arbitraria --y confusa.

Por ello, con todos los rumores que han surgido los últimos meses, la expectativa actual es que Apple lance tres teléfonos: dos continuarían el ciclo normal, llamándose iPhone 7S y 7S Plus. Pero se habla de un iPhone de aniversario, con componentes de lujo y lleno de innovaciones, y que podría costar US$1,000 o más, que hasta ahora se ha conocido como iPhone 8.

De hecho, Wee Teck Loo, jefe de electrónicos de consumo de la firma de investigación Euromonitor International indica vía correo electrónico, que incluso el nombre iPhone 8 tiene sus ventajas: "El iPhone 8 se vendería muy bien en China, porque es un número considerado de suerte y asociado con prosperidad".

Pero pocos observadores de la empresa de Cupertino anticipan que el iPhone de décimo aniversario salga al mercado con ese nombre. La pregunta es: ¿acaso eso importa? Según Jan Dawson, analista en jefe de Jackdaw Research, "no importa mucho. La clave es evitar un nombre que sea confuso o que haga parecer que los iPhone que se anuncien el año entrante serán inferiores [...] Pero necesita nombrar a este producto de forma en que se distinga de los otros".

Ben Stanton, analista de la firma de investigación Canalys, dice que a pesar que los nombres sí importan, Apple es una anomalía en el mercado: "Apple es tan famosa, que realmente no importa" cómo llame a su teléfono. Tan pronto como lance un nuevo teléfono, la gente va a conocer el dispositivo y conocer su nombre".

Entre los nombres que se han barajado están iPhone X (la X siendo el 10 en números romanos), iPhone Pro (para vincularlo con la nomenclatura de los iPads más poderosos de la actualidad), iPhone Special Edition (como muchos creían que se llamaba el iPhone SE de marzo de 2016, pero que nunca confirmó la compañía). Un nombre que ha pasado a mejor vida es Air, que acompañó a un iPad y una MacBook pero que ya está en desuso.

Algo osado sería llamarlo Apple Phone, como ha sido la tendencia en la era Tim Cook con el reloj inteligente (Apple Watch, el cual todo dios esperaba que se llamara iWatch) y algunos accesorios (como el Apple Pencil). Sin embargo, dicen analistas, a la empresa le podría salir el tiro por la culata si se pone en un plan tan innovador.

"En cuanto a creatividad", dice Dawson, "yo creo que Apple se quedará en un rango bastante limitado de nombres que ha usado antes, como 'Pro'". Y, dice, el único error que la empresa debe evitar "es eliminar la numeración como lo hizo con los iPads. Debido a que los modelos viejos del iPhone tienden a quedarse por acá un rato, necesitamos la claridad que ofrecen los nombres basados en números", explica Dawson.

Pero más allá del nombre, el iPhone es el producto más importante de Apple. En el año fiscal 2016, la empresa vendió más de 211 millones de unidades de su celular, y más de 231 millones de iPhone en 2015. Por ello, la clave de todo esto es saber si un cambio de nombre afectará a la gallina de los huevos de oro. El consenso de los expertos parece ser que no.

"El nombre del modelo no tendrá un gran impacto en las ventas del iPhone", dice Ian Fogg, director principal del sector móvil y telecomunicaciones de la firma de investigación IHS Markit. "Lo que importa para las ventas es que el nuevo iPhone sea un gran producto con funciones interesantes [...]. Un nuevo iPhone con pantalla de costado a costado ofrecería esta diferenciación frente a los iPhone que la gente usa e impulsaría un enorme ciclo de actualizaciones".

"El foco principal serán el precio y las funciones", dice Loo, de Euromonitor. "Gran parte de la atención caerá sobre el desempeño de la cámara del nuevo iPhone y las funciones que lo diferencian frente a los teléfonos Android".

Pero, lo importante, dice el analista, es que "es un modelo sumamente anticipado y los consumidores lo están esperando", lo cual apunta a otro éxito de Apple, quien sobre todo intentará de interesar a los consumidores en el iPhone de mayor precio. Porque, concluye Loo, a fin de cuentas "una rosa con cualquier otro nombre olería igual de dulce".

Estamos solamente a unos días de conocer el nuevo iPhone el 12 de septiembre, así que sólo nos queda menos de una semana para saber con certeza todos sus detalles, incluyendo el nombre. 

CNET en Español estará presente en el evento de Apple desde el flamante auditorio Steve Jobs, así que no se pierdan toda nuestra cobertura, incluyendo nuestro BLOG EN VIVO.